Esto es lo que debes saber sobre el consumo de alcohol y la diabetes

Existen muchas dudas acerca del consumo de alcohol en pacientes diabéticos. Descubre las principales recomendaciones para tenerlo bajo control y cuidar tu salud

Las bebidas alcohólicas son ricas en calorías y carbohidratos. El consumo moderado es indispensable para un buen control de la glucosa.
Las bebidas alcohólicas son ricas en calorías y carbohidratos. El consumo moderado es indispensable para un buen control de la glucosa.
Foto: Shutterstock

¿Puedo beber alcohol? Es una de las principales preguntas que las personas con diagnóstico de diabetes le hacen a sus proveedores de atención médica. Lo cierto es que la diabetes es considerada una de las enfermedades crónicas más recurrentes en la sociedad moderna y es una condición que implica hacer ajustes en el estilo de vida de las personas. 

De hecho se ha comprobado que parte importante del tratamiento es realizar cambios en los hábitos y costumbres, entre los principales se encuentran seguir una alimentación equilibrada, realizar actividad física diaria, descansar bien y controlar los niveles de estrés. Con base en ello han surgido muchos cuestionamientos entorno al consumo de alcohol en diabéticos, lo primero que debes de saber es que según los especialistas puede variar según el estado de salud de cada persona y la ingesta de medicamentos para reducir la glucosa en sangre. Sin embargo como en todo, nada con exceso es saludable y mucho menos si se padece de una enfermedad crónica. 

En general, los expertos en diabetes recomiendan que la mayoría de las personas puedan beber alcohol con moderación sin comprometer su salud, control de glucosa en sangre o seguridad. De hecho, puede haber algunos beneficios para la salud de la ingesta moderada regular de alcohol.

Con base en lo anterior es fundamental tener un buen control de la dieta diaria, limitar el consumo de alcohol a ocasiones especiales, controlar las cantidades y estar informados sobre aporte calórico de las bebidas alcohólicas que solemos consumir. Está última observación es un punto relevante, ya que no todas las bebidas alcohólicas impactan de la misma manera en el organismo.

Entonces: ¿Cuántas calorías tiene una margarita? ¿Una copa de vino aumenta el nivel de azúcar en la sangre? ¿Una cerveza descarrilará un plan de alimentación para la diabetes? A lo largo de este contenido todas estas preguntas serán resueltas. 

¿Cuánto alcohol es demasiado?  

A grandes rasgos los adultos con diabetes pueden beber alcohol y según médicos especialistas deben seguir las mismas pautas dietéticas 2020-2025establecidas para el público en general: un promedio de hasta una bebida por día para las mujeres y hasta dos bebidas por día para los hombres. Cabe mencionar que es indispensable estar familiarizados con los tamaños de las porciones, a continuación algunas referencias de las bebidas más populares:

  • Cerveza regular o light: 12 onzas 
  • Vino (con excepción de los vinos dulces de postre): 5 onzas de vino
  • Licores destilados de 80 grados (como escocés, ginebra, ron o whisky, pueden ser solos o en bebidas mezcladas): 1.5 onzas
  • Otros licores: 1.5 onzas

Los adultos con diabetes, no deberán beber más de tres o cuatro tragos en un solo día. Cuando se trata del control del azúcar en sangre, se cuenta con un estudio en el que se muestran que una cantidad moderada de alcohol tiene efectos mínimos a corto o largo plazo sobre los niveles de azúcar en sangre en personas con diabetes tipo 1 o tipo 2. Sin embargo, se ha demostrado que beber más de tres bebidas al día a lo largo del tiempo hace que el control de la glucosa sea un desafío.

También es indispensable saber que las bebidas alcohólicas, como muchas otras bebidas, contienen calorías que pueden acumularse rápidamente. Así que el simple hecho de salir por un par de bebidas es una costumbre que puede añadir 500 calorías, o más, a su ingesta diaria. Además la mayoría de las bebidas alcohólicas tienen poco o nulo valor nutricional. Si bien existen algunas alternativas ricas en antioxidantes como es el caso del vino y la cerveza, es muy importante evitar los cocteles mezclados con refrescos, jugos, crema o helado, no solo aportan muchas calorías; se destacan por un alto contenido en azúcares y en algunos casos grasas.

Dentro de las opciones de bebidas alcohólicas más recomendadas para la población diabética y que se destacan por su moderado aporte calórico, se encuentran las siguientes alternativas:

  1. Cerveza light (355 ml): 103 calorías *Una cerveza regular aporta: 153 calorías
  2. Ginebra (45 ml): 97 calorías
  3. Vodka (45 ml): 97 calorías
  4. Whiskey (45 ml): 97 calorías
  5. Vino de mesa blanco (145 ml): 128 calorías
  6. Vino tinto de mesa (145 ml): 125 calorías 

Si bien es cierto que se cuenta con diversas referencias que han demostrado que el consumo moderado de alcohol tiene algunos beneficios para la salud, nunca será recomendado y existen casos particulares en los que simplemente no se recomienda. Dentro de sus aspectos positivos, se encuentran una disminución del 30-50% en el riesgo de enfermedad cardíaca y una disminución del 50-80% en el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca.

Sin lugar a dudas la mayor preocupación en torno al consumo de alcohol y diabéticos, es para las personas que toman insulina y/o medicamentos para reducir la glucosa, ya que puede aumentar el riesgo de hipoglucemia. Estos incluyen todas las insulinas y píldoras en la categoría de sulfonilurea y en la categoría de glinida.

El consumo de alcohol en diabetes también se asocia con otros riesgos que vale la pena mencionar. Las bebidas alcohólicas como la cerveza y las bebidas mezcladas azucaradas son ricas en carbohidratos, por lo tanto podrían causar un aumento en los niveles de azúcar en la sangre.

En ciertas personas las calorías que contienen el alcohol, pueden producir un aumento de peso. Es bien sabido que el sobrepeso y la obesidad, son detonantes que hacen que la diabetes sea mucho más difícil de controlar. Lo que sucede es que estas calorías se almacenan en el hígado como grasa y la grasa del hígado hace que las células del hígado se vuelvan más resistentes a la insulina.

A la vez es muy importante mencionar que los estados de embriaguez alteran por completo el estado de salud y hacen que sea más difícil reconocer los síntomas de un nivel bajo de azúcar en la sangre. Por otra parte en los casos de pacientes con complicaciones alternas a la diabetes, como es el caso de daño neurológico, ocular o renal, el alcohol podría empeorar dichas condiciones.

Prácticos consejos para el consumo de alcohol en diabéticos:

  • No bebas ningún tipo de bebida alcohólica con el estómago vacío.
  • No te saltes las comidas principales, especialmente si tomas un medicamento para reducir la glucosa en sangre que podría causar hipoglucemia.
  • Antes de empezar a beber, determina cuál es el nivel de azúcar en sangre.
  • Limita las calorías y los carbohidratos adicionales con alcohol.
  • Evite las bebidas mixtas con alto contenido de calorías y carbohidratos, como margaritas, licores de café, piña colada y daiquiris.
  • Toma desiciones más saludables que ayuden a mantener un bajo el recuento de calorías y carbohidratos. Apuesta por el consumo de cerveza light, una copa de vino o un trago de licores destilados con hielo o mezclado con una bebida sin calorías como agua, agua con gas, agua tónica dietética o gaseosa dietética.
  • Practica la moderación.
  • Siempre acompaña las bebidas alcohólicas con un vaso grande de agua. 
  • El azúcar en sangre debe estar en un nivel seguro (90-150 mg / dl) antes de beber alcohol.