El director de ‘La Migra’ de Nueva York debe ser destituido de inmediato

Dos funcionarios del Concejo piden además la abolición de ICE, al nuevo secretario del Departamento de Seguridad Nacional

El director de ‘La Migra’ de Nueva York debe ser destituido de inmediato
Se acusa a los agentes de ICE de practicar arrestos en hospitales, escuelas y lugares de culto.
Foto: Servicio de Inmigración y Aduanas / ICE

NUEVA YORK.- El vicepresidente del Concejo, Corey Johnson y el presidente del Comité de Inmigración, el concejal Carlos Menchaca, pidieron este miércoles la inmediata destitución de Thomas Decker, director de ‘La Migra’ en Nueva York, a quien acusan de ordenar operativos y redadas innecesarias en vecindarios y pequeñas empresas de inmigrantes.

A través de una carta al nuevo secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Alejandro Mayorkas, los dos funcionarios electos exponen una amplia gama de argumentos por los cuales exigen la remoción del director de la oficina del Servicio de Control de Aduanas (ICE) e inclusive plantean la abolición de esta agencia.

“Sin lugar a dudas, la intimidación y las tácticas físicamente violentas de ICE son aborrecibles y no se pueden dejar sin control ni un minuto más. El tiempo es esencial ya que, claramente, las vidas de los neoyorquinos están en juego”, destaca el documento.

“No se puede confiar en ICE”

“Este caso y años de aplicación disruptiva de la ley, muestran que no se puede confiar en que Decker, como director de ICE en Nueva York, implemente de buena fe los tipos de políticas y procedimientos que la Administración Biden ya ha dejado en claro que estarán a la vanguardia de su trabajo de inmigración”, establece el documento.

De paso, la carta felicita la nominación de Mayorkas como secretario del DHS y destaca su vasta experiencia, que incluye haber sido director de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

“Creemos que está bien posicionado para promulgar cambios rápidos y lo alentamos a usted y al presidente Biden a cumplir el compromiso de desmantelar las políticas de inmigración punitivas e inhumanas de la administración anterior”.

“Creemos firmemente que ICE debe abolirse, pero reconocemos que algunos cambios pueden ser más rápidos de implementar que otros. Por esa razón, como primer paso inmediato, solicitamos respetuosamente que Thomas Decker, sea destituido de su puesto lo antes posible”, insisten los firmantes de la carta.

Johnson y Menchaca denuncian que los agentes de Operaciones de Ejecución y Remoción (ERO), bajo la dirección de Decker, se involucraron habitualmente en actividades peligrosas, discriminatorias y legalmente dudosas. Subrayan que, así como hacen responsables a los arquitectos de las destructivas políticas de inmigración de la Administración anterior, también deben pedir cuentas a quienes las aplicaron con tanto celo.

“En resumen, creemos que no se puede confiar que Decker como director de ICE en Nueva York implemente, de buena fe, las pautas establecidas en la Orden ejecutiva del presidente Biden emitida el 20 de enero de 2021”.

Caso de deportación en el limbo

Las denuncias contra Decker también incluyen el caso de Javier Castillo Maradiaga, un joven neoyorquino elegible para el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) que está en peligro de ser deportado, a pesar de que la Orden Ejecutiva del presidente Biden. Johnson y Menchaca solicitan que se detenga la deportación del inmigrante durante 100 días.

El abogado de Castillo Maradiaga, funcionarios electos y grupos comunitarios requirieron una gran atención de los medios de comunicación y apoyo para presionar a ICE a cumplir, solo para que esta agencia reprogramara la deportación de Javier para unos días después.

“Al momento, Castillo Maradiaga, permanece en el limbo y, lamentablemente, su caso es solo uno de los muchos que demuestran por qué no debemos dar por sentado el cumplimiento de ICE”.

Los agresivos operativos de ICE en NYC

Como parte del ataque de ICE a la comunidad de inmigrantes de la ciudad de Nueva York, y bajo el liderazgo de Decker, los agentes de la agencia apuntaron a los vecindarios de inmigrantes de la ciudad para realizar redadas domiciliarias en la madrugada, generalmente ejecutadas sin una orden judicial.

Los agentes de ICE con frecuencia también se identificaron como policías locales que investigaban un crimen. De manera similar, los inmigrantes propietarios de pequeñas empresas experimentaron cómo agentes de ICE irrumpieron en sus establecimientos durante las redadas causando miedo y confusión entre empleados y clientes por igual.

ICE también aumentó su presencia en lugares gubernamentales como los juzgados, un lugar donde todos los neoyorquinos deben sentirse cómodos al ingresar para solicitar órdenes de protección, resolver disputas civiles y familiares y buscar justicia.

Más atroces aún fueron los informes de los agentes dirigidos por Decker, en los que se demostró que llevaron a cabo operaciones en violación de las propias políticas de ICE, específicamente, el memorando que prohíbe los arrestos en “ubicaciones sensibles”, como hospitales, escuelas y lugares de culto.