Renovarse o perder el puesto: Zinedine Zidane buscará revolucionar al Real Madrid en su peor momento como entrenador

El técnico francés se encuentra ente la espada y la pared y su equipo no ha respondido en la cancha

Renovarse o perder el puesto: Zinedine Zidane buscará revolucionar al Real Madrid en su peor momento como entrenador
Zinedine Zidane. técnico del Real Madrid.
Foto: Getty Images

Nunca había estado tan furioso Zidedine Zidane en el banquillo del Real Madrid; el francés está perdiendo las maneras y la paciencia pues su equipo no responde y cada día que pasa parece que más se le va de las manos.

“Todos los días estoy fuera. El año pasado la Liga la ganamos nosotros, el Real Madrid. Tenemos el derecho a pelear la Liga este año. Por lo menos este año. El año que viene hay que hacer cosas, hay que cambiar… ¿Pero este año? Déjennos pelear, a los que ganaron la Liga el año pasado. No hace 10 años, el año pasado. Sólo pido un pequeño respeto a todo esto. Me hacen reír… Pero no pasa nada. Ustedes decís muchas cosas y hay que asumirlas. Díganme en la cara: ‘te queremos cambiar’, no sólo por detrás”, disparó Zizou en una conferencia de prensa previo al partido ante el Huesca visiblemente molesto. Como nunca.

Más allá de su molestia, la verdad es que Zidane está viviendo su peor momento con entrenador merengue: eliminado de la Copa por un segunda B y apeado también de la Supercopa, el Madrid se aferra a un milagro en Champions o una distracción histórica del Atlético que tiene prácticamente ganada La Liga.

En la dirigencia blanca respetan a Zidane y le darán el beneficio de la duda en estos seis partidos antes de enfrentar al Atalanta en Champions en los que deberá mostrar una cara muy diferente a los últimos encuentros en donde ha estado -por decir lo menos- demasiado irregular.

¿Qué tendrá que hacer Zidane? Primero, cerrar filas, ubicar los futbolistas con los que cuenta para poder darle vuelta a la tortilla y buscar soluciones internas porque fichajes no habrá. Revolucionar al Real Madrid es lo único que le queda al francés para poder seguir conservando el empleo… ¿lo conseguirá?