Alerta por contaminación del aire en estaciones del Metro y PATH en Nueva York

La parada Christopher St en el West Village de Manhattan tuvo la peor calidad del oxígeno

Alerta por contaminación del aire en estaciones del Metro y PATH en Nueva York
Se ve de todo en el Metro de NYC
Foto: ANDRÉS CORREA GUATARASMA

Investigadores de la Universidad de Nueva York (NYU) concluyeron que los usuarios y trabajadores del transporte público subterráneo en la ciudad de Nueva York han estado expuestos a niveles peligrosos de contaminación del aire.

El estudio, publicado la semana pasada en la revista Environmental Health Perspectives, encontró que el sistema de tránsito de Nueva York expuso a los pasajeros a más contaminantes inhalados que cualquier otra metrópolis en el noreste del país.

Investigadores de la Facultad de Medicina Grossman de NYU monitorearon el aire en 71 estaciones de Metro en 12 líneas de tránsito durante las horas pico de la mañana y la tarde en Boston, NYC, Filadelfia y Washington DC, antes de la pandemia.

El sistema PATH, que conecta estaciones en Manhattan con varias ciudades de Nueva Jersey, tuvo la concentración más alta de partículas en el aire con 392 microgramos por metro cúbico. El Metro de la MTA de NYC ocupó el segundo lugar con 251; seguido del Metro de Washington con 145, y el de Boston con 140 microgramos por metro cúbico, según un comunicado de prensa.

La estación Christopher Street PATH en West Village de Manhattan tuvo la peor calidad de aire, con un nivel 77 veces más alto que la concentración típica de contaminantes en la atmósfera de ciudad.

El aire en la estación es comparable al de los incendios forestales y la demolición de edificios, según el estudio, citado por Fox News.

La exposición diaria a concentraciones de partículas finas que superen los 35 microgramos por metro cúbico plantea graves riesgos para la salud, según la Agencia de Protección Ambiental (EPA). Los trabajadores y los viajeros pueden tener un mayor riesgo de problemas cardíacos y pulmonares dependiendo de la duración de la exposición.

“Hemos realizado pruebas previas de calidad del aire en trenes subterráneos que operan en nuestro sistema y no encontramos riesgos para la salud; sin embargo, revisaremos este estudio a fondo, ya que la seguridad de los clientes y empleados es siempre nuestra máxima prioridad”, comentó Tim Minton, director de comunicaciones de la MTA, en una declaración al New York Post.