Senador Bob Menéndez dice que dará la batalla para conseguir votos republicanos para aprobar reforma migratoria en el Senado

El senador de Nueva Jersey es uno de los que lidera los esfuerzos en el Congreso para darle paso a la reforma migratoria propuesta por la Administración Biden

Senador Bob Menéndez dice que dará la batalla para conseguir votos republicanos para aprobar reforma migratoria en el Senado
“Queremos una reforma robusta”, insistió el senador de NJ, Bob Menéndez.
Foto: Michael Reynolds-Pool / Getty Images

El senador demócrata Bob Menéndez, uno de los que lidera los esfuerzos legislativos en el Congreso de Estados Unidos para aprobar la reforma migratoria que impulsa la Administración Biden, dijo que las negociaciones para conseguir los votos republicanos en ese cuerpo continúan.

En entrevista con Noticias Telemundo esta semana, el legislador de origen cubano dijo estar confiando en que su delegación puede convencer a los senadores opuestos a la Ley de Ciudadanía Estadounidense de 2021, una de las iniciativas clave impulsadas por el presidente Joe Biden y su equipo.

En 2013, Menéndez formó parte de la llamada “Banda de los Ocho” que logró aprobar una reforma migratoria bipartidista en el Senado. Sin embargo, la medida fue bloqueada por líderes republicanos en la Cámara de Representantes.

“En el 2013 cuando yo fui parte del grupo de los ocho nos dijeron que no era posible, y pasamos la ley de reforma migratoria con 68 votos en el Senado. Desafortunadamente, la Cámara de Representantes controlada en ese entonces por republicanos no nos dieron los votos. Así que yo creo que sí es posible”, insistió el legislador de Nueva Jersey.

En ese sentido, Menéndez destacó que las conversaciones entre las delegaciones en el Senado continúan.

“Estamos en esas negociaciones y esas conversaciones. Muchos de nuestros colegas vienen de estados agrícolas y quieren ver esas secciones de la ley que tienen que ver con los trabajadores de la agricultura. Otros vienen de centros donde se almacenan las carnes y los pollos, otros tienen intereses en las visas de alta tecnología. En fin, todo el mundo tiene un elemento. La pregunta que le hacemos a todos esos colegas cuando estamos indagando con ellos es: ‘si quieres eso también tienes que ser parte de algo más’, y así estamos tratando de acumular esos votos”, explicó.

“Lo que es diferente esta vez es que tenemos un presidente, el presidente Biden -que desde que empezó ha estado apoyando, una Cámara controlada por demócratas que ya pasaron varios elementos de esto…y una mayoría en el Senado que, por lo menos, podemos tratar de lograr el apoyo de alguno de nuestros colegas republicanos”,  expuso el demócrata.

De paso, el entrevistado, que no respalda una reforma por partes, mencionó los elementos clave de la propuesta.

“Queremos sobre todo tener una reforma robusta, lo más posible que podamos lograr para esos 11 millones que están indocumentados, para los que están en TPS, para los ‘soñadores’ (dreamers), y otros que pensamos debe buscársele una vía a la legalización”, puntualizó.

Este jueves, el proyecto de ley de reforma migratoria fue presentado en el Congreso federal, con el respaldo de Menéndez y la representante Linda Sánchez, de origen mexicano.

Menéndez, el latino de más alto rango en la Legislatura de EE.UU. y Sánchez buscan remodelar el sistema migratorio del país que no experimenta una alteración de este tipo desde hace más de 30 años.

Alcance de la reforma migratoria integral de la Administración Biden

Entre los grupos que resultarían beneficiados más pronto con  la legislación destacan los “soñadores” o inmigrantes que llegaron al país siendo niños y amparados por el programa DACA; los beneficiados por el Estatus de Protección Temporal (TPS) -que en su mayoría proceden de Centroamérica- y los trabajadores agrícolas.

Como está escrito el proyecto, esos inmigrantes serían acreedores de la residencia legal inmediatamente; tres años más tarde podrían obtener la ciudadanía.

El resto de los potenciales beneficiarios deberán pasar por un proceso de ocho años para alcanzar la ciudadanía. Antes de cumplirse ese periodo, quedarán amparados por un estatus temporal y, después de cinco años, podrán optar por una tarjeta de residencia permanente o “green card”.

La propuesta además amplía los visados de diversidad de 55,000 a 80,000, promueve cambios en el sistema de inmigración basado en el empleo, así como la reunificación familiar.

Para que la reforma sea aprobada en el Congreso, deberá contar con todos los votos demócratas en el Senado (50) y asegurarse 10 republicanos.