Estos son 7 de los alimentos más adictivos del planeta, mejor olvídalos

Dejar a un lado estas bombas calóricas, abrirá el camino hacia un cuerpo, mente y peso corporal más saludables

Estos son 7 de los alimentos más adictivos del planeta, mejor olvídalos
Los alimentos adictivos son la principal causa de padecer sobrepeso, obesidad y diabetes.
Foto: Unsplash

Claro todos los seres humanos necesitamos comida para sobrevivir y prosperar, sin embargo la sociedad moderna está expuesta a demasiados estímulos que no siempre nos llevan a tomar las desiciones más saludables. De tal modo que es muy fácil “engancharnos” con el consumo de alimentos que pueden nublar el cerebro, elevar el nivel de azúcar en sangre, hacernos más propicios a contraer enfermedades crónicas y por supuesto a subir de peso. 

Lo cierto es que actualmente contamos con valiosa información sobre los super-alimentos, que no pueden faltar en nuestra dieta y cómo gracias a su densidad en nutrientes se han vuelto un poderoso aliado medicinal. Resulta igual de importante darnos a la tarea de romper los malos hábitos y estudiar esa lista de alimentos que son de lo MÁS adictivos, se asocian con un alto contenido en calorías, grasas saturadas, azúcares y sodio. Deterioran la salud física y mental , por lo que olvidarnos de ellos marcará una gran diferencia.

1. Pizza

Los alimentos procesados son el peor enemigo de la salud. Si bien la lista de este tipo de comidas es extensa, llama la atención el consumo excesivo de pizza. Lo que sucede es que la pizza es tan deliciosa que, desencadenan una respuesta en nuestro cerebro que hace que la comamos en exceso de forma regular. Por lo tanto cuanto más comemos este tipo de alimentos más los anhela el cuerpo. Según un estudio reciente la respuesta psicológica ante las combinaciones de ingredientes de la pizza se explica parcialmente por el hecho de que los alimentos altamente procesados ​​como la pizza, con cantidades añadidas de grasa, carbohidratos refinados y sal, están más asociados con indicadores conductuales de adicción, como la pérdida de control sobre el consumo, los antojos y la adicción. Por otra parte se cuenta con investigaciones que han descubierto otras afectaciones, como que los vasos sanguíneos se restringen y los tejidos se inflaman. La presión arterial también se ve afectada, los radicales libres dañinos aumentan y los niveles de insulina pueden subir o bajar rápidamente. Apuesta por consumir alimentos no procesados ​​llenos de fibra y granos. 

Pizza./Foto: Pixabay

2. Refresco de dieta

Claro lo hemos escuchado hasta el cansancio, el consumo habitual de refrescos es uno de los peores hábitos para la salud. Sin embargo solemos pensar que la peor alternativa son las versiones regulares, que brillan por su alto contenido en azúcar y muy calóricas. Y con el objetivo de estar más saludables, optamos por consumir las variantes “de dieta”, sin embargo es una pendiente muy resbaladiza. Se ha comprobado que la gente tiende a volverse mucho más adicta de los refrescos de dieta, esto se debe a que los edulcorantes artificiales añadidos pueden alterar las hormonas que regulan el apetito y terminamos anhelando más comida. El aspartamo es aproximadamente 200 veces más dulce que el azúcar, lo que sucede es que nuestras papilas gustativas se vuelven insensibles a los sabores dulces, por lo que con el tiempo necesitamos experimentar sustancias cada vez más dulces para experimentar una sensación más potente. Apuesta por el consumo de agua mineral con rodajas de cítricos, es una alternativa mucho más saludable.

Coca-Cola elimina a Tab, su primer refresco sin azúcar
Refrescos de dieta./Foto: Getty images

3. Papas fritas 

Todos hemos disfrutado de esa inigualable textura crujiente que viene con las papas fritas, sin embargo lo que hace que sean tan intensamente satisfactorias para el paladar, es su alto contenido en sal. Es bien sabido que un exceso de sodio en la dieta se relaciona con consecuencias devastadoras para la salud, sobre todo es la llave a la hipertensión, también se ha comprobado que ansiar la sal puede ser un signo de fatiga suprarrenal y aviso sobre la necesidad de electrolitos. La alta proporción de grasa a calorías en las papas fritas también es un aspecto que las hace muy satisfactorias, ya que se trata de calorías muy disfrutables y que se sienten gratificantes al instante. A la vez se trata de uno de los refrigerios más fáciles y convincentes para comer sin complicaciones, lo cual hace que también sean más tentadoras y aumenta su calidad adictiva ¡Están en todos lados! Apuesta por el consumo de chips deshidratados de verduras y botanas como los frutos secos al natural (sin tostar y sin sal). 

Papas fritas
Papas fritas./Foto: Pixabay

4. Palomitas de microondas 

No queremos que este punto se mal entienda, las palomitas son un snack saludable y saciante, siempre y cuando se preparen de manera natural; sin mantequilla y sal. Sin embargo las palomitas de maíz para microondas, hacen que todos sus beneficios se disminuyan. Para mayor contexto este tipo de palomitas contienen aproximadamente 30 gramos de grasa, lo que equivale al 45% de la ingesta diaria recomendada y 15 gramos de los cuales son grasas saturadas, lo que equivale al 75% de la ingesta diaria recomendada y 650 mg de sodio, que es el 28% de la ingesta diaria recomendada. Lo cierto es que las botanas “chatarra” como lo son estas versiones de palomitas, se caracterizan por estar llenas de una combinación de los ingredientes que más entusiasman a nuestro cerebro: sal, azúcar y grasa. Además, la comida chatarra engaña a nuestro cerebro haciéndole creer que estamos obteniendo alimentos llenos de nutrición, pero terminan siendo poco saciantes, altos en calorías y carecen de nutrición real. Es típico que terminamos deseando comer “mas y más” antes de que el cerebro reciba el mensaje de que en realidad estás satisfecho. Apuesta por el consumo de palomitas naturales, alimentos integrales (frutas/verduras, cereales integrales, carnes magras), son perfectos ejemplos nutritivos para saciar el hambre y no subir de peso.

Palomitas de microondas. /Foto: Shutterstock

5. Productos ricos en azúcares refinados

La alimentación de la sociedad moderna no deja de sorprendernos, lo cierto es que cada día estamos más expuestos a consumir alimentos con un alto contenido en azúcares refinados ¡Inclusive los que menos podrías imaginar! Estos alimentos ricos en azúcar refinada son los más adictivos, tienen la peculiaridad de aumentar la carga tóxica en el hígado y causa inflamación y su presencia básicamente ‘estresa’ al cuerpo. Por supuesto que también son considerados una de las principales causas de obesidad, afecciones cardíacas, diabetes y estados de ánimo alterados. Es muy importante tener el hábito de leer las etiquetas con la información nutricional de los productos, evitar los procesados y optar por el consumo de frutas ante cualquier antojo dulce. 

Dulces
Dulces./Foto: Pixabay

6. Donas

Sin lugar a sudas las donas son uno de los antojos más recurrentes y disfrutables, parece como si se derritieran en la boca. Sin embargo son uno de los enemigos más letales de seguir una nutrición saludable y de hecho son una de las peores adiciones, están hechas con harina que causa adicción debido al contenido de trigo, son fritas (por lo tanto ricas en grasas saturadas) y suelen contener un violento aporte en azúcar. Por lo general las donas comerciales se fríen en un aceite a base de grasas trans y luego el glaseado en la parte superior es azúcar puro, por supuesto que resultan increíblemente adictivas. Al combinar todos estos factores no solo estamos consumiendo un producto lleno de calorías; debido a su falta de nutrientes, aumenta enormemente el azúcar en la sangre, lo que provoca un colapso y luego más y más antojos. Para los días de antojos dulces inexplicables, apuesta por galletas hechas con harina de almendras y harina de coco. Tienen más nutrientes, te llenarán de energía saludable y mantendrán más estables tus niveles de azúcar en sangre. 

Donas. /Foto: Pixabay

7. Helado

¿Existe algo más antoja que el helado? Probablemente no y es que es uno de los grandes placeres de la vida, existen todo tipo de deliciosas combinaciones, es refrescante y cumple con las expectativas de hasta los más exigentes. Sin embargo el helado, contiene un alto contenido de grasas y azúcar, dos factores importantes que hacen que un alimento sea ‘adictivo’. También en muchas ocasiones según los ingredientes que se utilicen pueden ser ricos en grasas saturadas y por supuesto cuando contienen otros elementos como nueces, chocolate y frutas en almíbar, se vuelven aún más calóricos y dulces. Apuesta por el consumo de nieves naturales sin azúcar, helados veganos sin azúcar o barras de yogur griego. 

Helado
Helado. /Foto: Pixabay