Muere bebé luego de que sus padres la bañaran con agua hirviendo por ensuciar el pañal

Durante 2 años, la pareja ocultó lo que en realidad habían hecho con su propia hija, un acto lleno de crueldad

Muere bebé luego de que sus padres la bañaran con agua hirviendo por ensuciar el pañal
Le provocaron serias quemaduras que derivaron en su muerte.
Foto: Shutterstock

Ser padres no solo es una experiencia que puede llenarte de amor, sino también puede que en ocasiones, tengas que llenarte de mucha paciencia para poder sobrellevar determinadas situaciones que son naturales con los bebés y niños.

Sin embargo, la rutina y el cansancio puede provocar episodios de molestia y enojo que en ocasiones, los adultos no sabemos controlar y terminamos descargando la furia en los más pequeños de la casa, lo que puede provocar situaciones con desenlaces fatales.

Eso fue lo que ocurrió en 2017 con una pareja australiana que no pensaron en las terribles consecuencias que tendría un castigo que decidieron imponer a su bebé.

Shane David Stokes, de 33 años, y Nicole Betty Moore, de 26, eran los padres de una bebé a la cual, decidieron darle un terrible castigo por haber ensuciado el pañal: bañarla con agua hirviendo.

Esto le provocó a la pequeña de nombre Maddilyn-Rose Ava Stokes severas quemaduras en piernas, espalda, ingles y glúteos, las cuales, los padres decidieron atender en su casa pues no querían llevarla a un hospital para evitar ser interrogados sobre lo que le habría ocurrido a la bebé.

Sin embargo, la salud de Maddilyn-Rose se deterioró un par de días después, por lo que la pareja accedió a llevarla a un hospital, en donde tan solo un par de días después, murió de un paro cardiorrespiratorio, provocado por la grave sepsis que desarrolló por sus quemaduras.

En un principio, David declaró a médicos y a la policía que su esposa le contó que las quemaduras de la bebé se las habría hecho otro niño mientras jugaban; sin embargo, la madre le habría dicho a su abogado que desconocía cómo se habría lastimado la pequeña, por lo que cayeron en inconsistencias en sus declaraciones.

Finalmente, 2 años más tarde, ambos decidieron confesar lo que en realidad habrían hecho con la bebé, por lo que las autoridades los culparon de los delitos de tortura y homicidio.

Hace apenas unos días, el padre fue condenado a 11 años en prisión mientras que la madre pasará 9 años tras las rejas.