Recuerdan con una ceremonia a los 30,000 muertos por COVID-19 en la ciudad de Nueva York

Imágenes de neoyorquinos fallecidos durante la pandemia fueron proyectadas en el icónico Puente de Brooklyn

Imágenes de fallecidos en NYC fueron proyectadas en las torres que soportan el Puente de Brooklyn.
Imágenes de fallecidos en NYC fueron proyectadas en las torres que soportan el Puente de Brooklyn.
Foto: EFE

La Ciudad de Nueva York recordó la noche de domingo en una emotiva ceremonia frente al Puente de Brooklyn a los más 30,000 muertos por la pandemia del coronavirus, en el mismo día que se cumplía un año desde el primer fallecimiento registrado en la ciudad por el COVID-19.

La escala de tragedia en la ciudad, que durante la primavera de 2020 fue el epicentro mundial de la pandemia, con un número de muertes y hospitalizaciones que no se registraba en ninguna otra ciudad del mundo en ese momento, es más de diez veces superior a las muertes que provocaron los atentados del 11 de Septiembre del 2001.

Familiares de las víctimas recordaron a sus fallecidos frente al Puente de Brooklyn, sobre el que se proyectaron las imágenes de algunos de los que sucumbieron a la enfermedad, que atacó con más fuerza a vecindarios en Queens, Brooklyn y El Bronx.

La ceremonia, en la que participaron líderes religiosos cristianos, judíos y musulmanes, contó con la emotiva intervención de Carolina Juárez, neoyorquina que perdió a su padre mexicano por Covid-19 quien aseguró que recuerda a su padre cada vez que pasea por los lugares en los que compartieron momentos en Harlem.

El alcalde Bill de Blasio aseguró que la pandemia “ha tocado a todos los neoyorquinos de una manera o de otra”, y citó en español al Nobel colombiano de Literatura Gabriel García Márquez para recordar a las víctimas: “Nadie podrá quitarte los bailes que ya hayas tenido”.

Los intervinientes coincidieron en agradecer el sacrificio del personal sanitario y de los miembros de los servicios de emergencia en este año de pandemia, que saturó los hospitales en la pasada primavera, puso a muchos negocios al borde de la quiebra y ha vaciado la ciudad de gran parte de la actividad con la que vibraba cada día.

Los avances en la campaña de vacunación en Nueva York permiten ver la luz al final del túnel para “la ciudad que nunca duerme”, que ha comenzado a levantar restricciones a negocios, restaurantes, eventos deportivos y ha reabierto los colegios.

Más de dos millones de personas en la ciudad de Nueva York ya ha recibido al menos una dosis de la vacuna, aunque los barrios más afectados por la pandemia, aquellos de bajos ingresos, de mayorías latinas y negras, como en El Bronx, siguen rezagados en el avance de la inmunización.