Cómo usar la linaza para reemplazar al huevo en una dieta vegetariana

Seguir una dieta basada en plantas es la actual tendencia de salud y nutrición. La linaza resulta una magnífica alternativa para sustituir con éxito y mucha nutrición el uso de huevo, contienen mucílagos que actúan como un gel aglutinante

Las semillas de lino son muy ricas en ácidos grasos Omega-3, fibra, vitaminas y antioxidantes, que promueven la buena salud y elevan los niveles de energía.
Las semillas de lino son muy ricas en ácidos grasos Omega-3, fibra, vitaminas y antioxidantes, que promueven la buena salud y elevan los niveles de energía.
Foto: Shutterstock

La actual tendencia de nutrición y bienestar nos invita a seguir en medida de lo posible una dieta basada en plantas. No en vano en los últimos años numerosos estudios científicos avalan las bondades de este estilo de vida, que nos invita a vivir de manera más consciente, natural y sostenible. Con base en ello cada día son más las personas que demuestran interés en iniciar una dieta vegetariana y por consecuencia la popularidad de ciertos alimentos vegetales densos en nutrientes ha aumentado a pasos agigantados. Uno de los productos más valorados para la tendencia vegetariana son las semillas de linaza que se caracterizan por su alto contenido en fibra, que contribuye al bienestar de la salud intestinal y gracias a ello son consideradas un buen aliado para prevenir enfermedades crónicas. Están repletas de nutrientes y beneficios para la salud, lo mejor de todo es que son una magnífica adición culinaria para las dietas vegetarianas y enfocadas en la pérdida de peso. 

El vegetarianismo también conocido como vegetarismo​, se trata del régimen alimentario que tiene como principio dejar de consumir cualquier tipo de producto de origen animal. Resulta interesante saber que la dieta vegetariana no se reduce únicamente a la nutrición, se relaciona también con una actitud y un estilo de vida que rechaza otras formas de utilización de los animales para producir bienes de consumo o para la diversión humana. Es por ello que es las personas que siguen este tipo de alimentación, se rigen en principios ecologistas y naturistas.

Dentro de la práctica vegetariana existen diversos tipos y grados. Lo cierto es que muchos de sus defensores consideran que solo existe una manera real de seguir este estilo de alimentación y es a través del vegetarianismo estricto, que se caracteriza por la prohibición de cualquier producto derivado de los animales. Por lo tanto se omite el consumo de carnes, pescados, aves, embutidos, lácteos y huevo. Si bien para algunos es muy evidente no comer “carne roja y procesada” cuando se trata de encontrar sustitutos y productos sin huevo, la situación puede tornarse complicada. Finalmente el huevo es un ingrediente fundamental en numerosos productos de consumo cotidiano.

Con base en lo anterior uno de los principales retos de elegir el camino vegetariano, es encontrar sustitutos buenos, accesibles y fáciles. La buena noticia es que los huevos no son un ingrediente obligatorio en las recetas, se pueden reemplazar con otros ingredientes que ayuden a cumplir con el mismo objetivo. La mayoría de las veces, los huevos se utilizan como aglutinantes o para ayudar a elevar la estructura y agregar humedad. Por lo tanto para muchos son considerados un básico en la elaboración de diversas variedades de pan, galletas, muffins y postres. 

De cierta manera se podría decir que el propósito central de agregar huevos es unir los ingredientes y aportar humedad, con mayor razón en aquellas recetas que requieren solo un huevo. Recientemente  se ha descubierto que el uso de semillas de lino es una de las mejores alternativas para sustituir con éxito el uso de huevo. Además de ser saludables, las semillas de lino son mucilaginosas. Es decir que contienen mucílagos, una sustancia vegetal viscosa que actúan como una solución acuosa espesa de una goma o dextrina utilizada para suspender sustancias insolubles y para aumentar la viscosidad. Se encuentran en las algas, semillas de lino (linaza), semillas de chía, en raíces de malva, membrillo, liquen, nopal, en ciertos hongos y en muchos otros vegetales.

Dentro de sus más grandes virtudes para reemplazar el huevo se encuentra que al mezclarse con agua, la linaza se espesa y crea un “gel” con una textura similar a la de una clara de huevo, es por ello considerada el sustituto perfecto del huevo.

¿Cómo utilizarla con éxito?

Lo mejor de todo es que las semillas de lino, son uno de los sustitutos más accesibles y fáciles del huevo. Sin lugar a dudas se volverá una de las adiciones vegetarianas favoritas en la dieta diaria, también son la opción perfecta para las personas intolerantes al huevo.

Fórmula equivalente a un huevo:

– Mezcla una cucharada de semillas de lino molidas + 3 cucharadas de agua en un tazón. *Nota: Es importante utilizar las semillas de lino recién molidas para obtener sus beneficios totales y evitar que se enrancien rápidamente.

– Permite que la mezcla repose durante 5 minutos.

– Utiliza esta mezcla para reemplazar el uso de huevo en todas tus recetas de productos horneados ¡Ni te darás cuenta que no contienen huevo! Y lo mejor de todo es que obtendrás una larga lista de beneficios adicionales relacionados con las inmensas propiedades de la linaza.

No podemos dejar de mencionar las grandes propiedades nutricionales y medicinales que aporta la linaza. Actualmente es considerada uno de los super-alimentos más valorados para seguir una alimentación equilibrada y de gran potencial medicinal. Las semillas de lino, brillan por su contenido en ácidos grasos Omega-3 que benefician la salud cardiovascular, son muy ricas en fibra y con ello mejoran la salud digestiva, intestinal y promueven la pérdida de peso. Son muy ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes de gran poder antiinflamatorio. Además promueven el equilibrio hormonal, gracias a su contenido en tres de los lignanos que se encuentran en las semillas –secoisolariciresinol, matairecinol y pinoresinol. Reducen el riesgo de desarrollar síndrome metabólico, fortalecen al sistema inmunológico y nos protegen contra enfermedades neurológicas.

Te puede interesar: