Criminal más buscado en Bangladesh por Interpol tiene supuesto pasaporte dominicano

Una fuente de la Junta Central Electoral (JCE) indicó a Diario Libre que el fugitivo no figura en los registros de la institución

Imagen de pasaportes falsos incautados en el Aeropuerto Internacional de San Francisco.
Imagen de pasaportes falsos incautados en el Aeropuerto Internacional de San Francisco.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

Uno de los hombres más buscados por las autoridades de Bangladesh y por la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) aparece con pasaporte dominicano en la lista de fugitivos de dicha entidad.

El bangladesí Zeesan Ahmed, contra quien pesan cargos de asesinato y posesión de explosivos, posee un supuesto pasaporte de República Dominicana no se sabe cómo.

El Diario Libre reseñó esta semana el caso del surasiático de 1.67 metros de altura  y de 51 años.

El rotativo caribeño hace referencia a una noticia publicada en octubre de 2019 en el periódico de Bangladesh bdnews24.com en la que se indica que Zeesan Ahmed fue nombrado en 2001 en la lista del Ministerio del Interior de ese país como uno de los 23 “principales criminales” junto con una recompensa por su arresto.

“En mayo de 2003, dos agentes de la Sección de Detectives de la Policía murieron en un operativo para arrestarlo en un hotel de Malibagh. El incidente causó revuelo en todo el país. Más tarde, Zeesan Ahmed se escondió y huyó a la India, desde donde se fue a Dubái”, señala el reporte del medio bangladesí.

Por su parte, el periódico The Daily Star reseñó en un reporte de octubre de 2019 que Zeesan Ahmed fue arrestado en los Emiratos Árabes Unidos, pero que luego habría sido liberado bajo fianza por un tribunal de Dubái.

El referido medio británico explica que Zeesan Ahmed tenía un pasaporte indio que expiró en 2019 y que, desde ese momento, ha estado usando uno de República Dominicana.

En vista de la controversia, una fuente de la Junta Central Electoral (JCE) indicó a Diario Libre que el fugitivo no figura en los registros de la institución, por lo que lo más probable es que el delincuente lo consiguió de forma fraudulenta.