“Para vivir en la mansión Playboy había que dormir con Hugh Hefner”, ex conejita Playboy hace fuertes declaraciones del magnate

Al parecer el dueño del imperio Playboy tuvo muy mal carácter con algunas de sus exnovias. Una de ella confesó detalles

Hugh Hefner con Kendra Wilkinson, Bridget Marquardt y Holly Madison. Esta última dio detalles de su vida en la mansión Playboy.
Hugh Hefner con Kendra Wilkinson, Bridget Marquardt y Holly Madison. Esta última dio detalles de su vida en la mansión Playboy.
Foto: Carlo Allegri. / Getty Images

El relato de su vida en la mansión Playboy que acaba de compartir Holly Madison, una de las exnovias del fundador de la mítica revista, se desmarca de la visión que han ofrecido otras antiguas inquilinas de la mítica vivienda de Hugh Hefner. Su viuda, Crystal, le definió en el último aniversario de su muerte como un hombre amable y generoso que le abrió al mundo las puertas de su hogar, y Pamela Anderson -una de sus grandes musas- aseguró que su etapa residiendo en el número 10236 de Charing Cross Rd fue lo más parecido a una formación universitaria que ha recibido nunca.

Sin embargo, Holly no guarda el mismo recuerdo de su paso por la mansión, en la que solo se podía conseguir una habitación, según su versión de los hechos, pasando antes por la cama de Hefner. “No estoy tratando de avergonzar a nadie ni nada por el estilo, pero nunca se le pidió a ninguna chica que se mudara allí a menos que se hubiera acostado con él”, ha afirmado en el podcast ‘Call Her Daddy’.

En su caso, recuerda perfectamente qué se le pasó por la cabeza después de la primera vez que mantuvo relaciones sexuales con el entonces octogenario empresario: “Pensé: ‘De acuerdo, lo he hecho. He sobrepasado mis propios límites y no me sentía cómoda con ello'”.

Sin embargo, la antigua conejita Playboy decidió sacar el máximo partido a la situación en que se encontraba aunque fuera a costa de acallar sus propias emociones. Finalmente acabó pasando siete años como una de las parejas oficiales de Hefner, pero en 2008 tomó la decisión de marcharse porque estaba harta de los cambios de humor de su novio y sabía que con él no podría cumplir su deseo de ser madre debido a su avanzada edad.

“Cuando me di cuenta de que no iba a ser capaz de tener hijos con él, eso fue algo muy importante… y mi depresión estaba resurgiendo. Todo el mundo empezó a marcharse, y comencé a darme cuenta de que estábamos solos Hef y yo. Él empezó perder los papeles más a menudo. No sé si estaba estresado… Sé que las cosas no iban demasiado bien a nivel financiero”, ha matizado Holly.