Cómo beneficia el consumo de probióticos el proceso de vacunación

La calidad de la dieta y los hábitos cotidianos se relacionan directamente con la salud intestinal, la cual es clave en un sistema inmunológico fuerte y la respuesta ante la vacuna. El consumo de probióticos es una gran herramienta para beneficiar el microbioma y la respuesta inmune

Seguir una dieta saludable y basada en plantas, beber abundantes líquidos y realizar actividad física, son medidas básicas durante el proceso de vacunación.
Seguir una dieta saludable y basada en plantas, beber abundantes líquidos y realizar actividad física, son medidas básicas durante el proceso de vacunación.
Foto: Shutterstock

Los factores relacionados con el estilo de vida y hábitos alimenticios de las personas no solo son un aspecto relevante que puede incrementar el riesgo de contraer covid-19, en algunos casos pueden inclusive relacionarse con consecuencias más graves. Además influyen en la eficacia de la vacuna. Con base en ello los científicos han comprobado que existen conductas que aportan beneficios potenciales, si bien la calidad de la alimentación y el estilo de vida son fundamentales recientemente ha llamado de manera específica la atención de los especialistas: las bondades del consumo de probióticos. 

Sin lugar a dudas el tema más candente a nivel mundial es la vacuna COVID-19, finalmente después de vivir las devastadoras consecuencias de una pandemia la vacuna llegó a darnos un poco de tranquilidad en la tormenta. Con base en ello han salido a la luz muchas dudas sobre las mejores recomendaciones para potenciar sus bondades. Mucho se ha hablado sobre las mejores recomendaciones de alimentos y consumo de alcohol, finalmente un sistema inmunológico fuerte nos hará responder mucho mejor. Es por ello que la salud intestinal juega un papel esencial, no en vano el intestino es considerado el segundo cerebro y la razón es que se relaciona directamente con numerosos aspectos de salud y claro, con el sistema de defensas del cuerpo. Lo cierto es que existen billones de bichos que viven en el intestino y es importante garantizar el buen equilibrio entre las bacterias buenas y malas que lo habitan. Y justamente una de las mejores maneras de lograrlo es a través del consumo de probióticos, microscópicos organismos vivos que son la más pura medicina. Su consumo se asocia con beneficios para mejorar el proceso digestivo, la salud intestinal, combaten afecciones estomacales comunes, fortalecen y nutren al sistema inmunológico, son un gran aliado para combatir la inflamación, ayudan a bajar de peso e inclusive afectan positivamente el estado de ánimo.

¿Cómo benefician los probióticos el proceso de vacunación?

Lo primero que tenemos que decir es que las reacciones ante la vacuna suelen variar según las condiciones de cada persona. Sin embargo existen conductas que funcionan como una buena herramienta y complemento para protegernos durante el proceso. 

La relación bidureccional que existe entre la microbiota intestinal y el sistema inmunológico es un aspecto que impacta directamente en la homeostasis microbiana (es decir una flora intestinal estable) y esta elegante interacción puede ser un factor en las respuestas a las vacunas. Los expertos creen que la alteración intestinal o la disbiosis es un factor que puede generar una respuesta deficiente ante las vacunas, esto quiere decir que las personas que tienen una microbiota intestinal débil son más propensas a tener un sistema inmune deprimido y con ello afectar el proceso de vacunación. Esto no quiere decir que la vacuna deje de funcionar. 

Cabe mencionar que la respuesta inmune a las vacunas es el resultado de una compleja interacción de diferentes factores. De este modo, los mecanismos que pueden afectar la respuesta a la vacunación son múltiples e incluyen factores relacionados con la propia vacuna, el sistema inmunológico del huésped y la microbiota intestinal. La buena noticia es que las costumbres cotidianas como la dieta son aspectos que pueden alterar positivamente el microbioma y por fortuna los probióticos son el mejor aliado aumentar la producción de anticuerpos y con ello mantener una respuesta inmunitaria activa.

Los probióticos nos ayudan a estar más fuertes, benefician la absorción de nutrientes y aumentan la afluencia de bacterias buenas. De tal modo que apostar por integrar en la dieta alimentos ricos en probióticos naturales y complementarlo con la ingesta de suplementos, es un hábito alimenticio que potenciará la respuesta ante la vacuna y sobre todo protegerá nuestra salud en todo aspecto. Apuesta por el consumo de probióticos naturales sobre todo aquellos que se obtienen de alimentos fermentados como: kimchi, kéfir, chucrut, yogurt, tempeh y kombucha. Los especialistas enfatizan que en muchas ocasiones es normal que no obtengamos las cantidades óptimas a través de los alimentos, por lo que una buena recomendación es complementarlo con el consumo de suplementos. Son considerados una alternativa muy accesible y fácil de integrare en la rutina, según las declaraciones del Dr. Josh Axe, especialista en nutrición y fundador de Ancient Nutrition: durante el proceso de vacunación es muy aconsejable el consumo de cápsulas de probióticos con el estómago vacío, ya sea al despertar en ayuno o justo antes de acostarse (aproximadamente 2 a 3 horas después de la última comida del día). Ahora ya lo sabes los probióticos son un básico en un estilo de vida saludable y enfocado en la prevención de enfermedades.

Te puede interesar: