Hispana asesinada por indocumentado que le prometió $15,000 a cambio de matrimonio para “green card” fue apuñalada en el cuello

Erick Gael Hernández-Méndez, acusado en North Carolina por el asesinato de Christina María Matos, con quien se había casado días antes en un matrimonio de conveniencia para obtener la residencia permanente en Estados Unidos, habría apuñalado en el cuello a la víctima múltiples veces

Hispana asesinada por indocumentado que le prometió $15,000 a cambio de matrimonio para “green card” fue apuñalada en el cuello
Imagen ilustrativa de tarjetas de residencia permanente.
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images

Erick Gael Hernández-Méndez, acusado en North Carolina por el asesinato de Christina María Matos, con quien se había casado días antes en un matrimonio de conveniencia para obtener la residencia permanente en Estados Unidos, habría apuñalado en el cuello a la víctima.

El certificado de defunción que citan esta semana medios locales como Daily Raleigh News indica que Matos, de 20 años, murió de múltiples puñaladas en el cuello.

El documento forense precisa que la joven falleció pocos minutos después de la embestida en el apartamento en el 1505 de la calle Hillsborough de Raleigh que compartía con el presunto asesino y otra persona.

La muchacha fue hallada muerta el pasado 4 de abril en el segundo piso del apartamento en una habitación que había sido cerrada con llave, a eso de las 7 p.m. en medio de un chequeo de seguridad.

Oficiales de la policía arribaron al complejo de vivienda luego de que Matos no se presentara a su fiesta de cumpleaños dos días antes.

No están claras las circunstancias que llevaron al crimen. Sin embargo, una amiga de la occisa reveló a los medios que Hernández-Méndez, también de 20 años, había prometido pagarle $15,000 a Matos a cambio de que se casara con ella para convertirse en residente legal y conseguir la “green card”.

Savannah Ferrell, amiga de la joven, dijo a ABC11: “El vino donde Christina con esperanzas de que se pudieran casar y él pudiera ser un ciudadano legal, y él prometió, ‘ok, si nos casamos, yo te doy $15,000 y nosotros estaremos como si estuviéramos separados y, eventualmente, nos divorciamos en tres años’. Christina tenía la completa intención solo de divorciarse, obtener su cheque y desaparecer”.

Según Ferrell, Matos planeaba utilizar el dinero para ayudar a su familia.

El sospechoso está acusado de asesinato en primer grado y se enfrenta a la pena de muerte.

En medio de su funeral este lunes en Lea Funeral Home, amigos y familiares de Matos la describieron como una persona de fe que le gustaba ayudar a los más vulnerables.

“Ella siempre era la que preguntaba si todo el mundo estaba bien”, dijo Will Kelley, ministro de jóvenes en Everett Chapel Freewill Baptist Church de Clayton. “Ella era siempre la que tomaba la iniciativa”, agregó.

Sobre el sospechoso, Kelley dijo que conocía muy poco de él.

“Yo lo conocí unas pocas veces cuando estaba en la iglesia”, recordó el religioso. “Yo no tenía una relación cercana con él. Yo lo conocía como un paseante”, puntualizó.

Matos tomó clases en Wake Tech en otoño pero no estaba matriculada para el semestre de primavera, según la información que maneja de The News & Observer.

La hispana trabajó como mesera en Jonathan’s Sports Lounge & Grill así como en el centro nocturno Mango’s.

Te puede interesar: