Cómo realizar correctamente las 3 fases de la Dieta Dukan

La dieta Dukan es muy controversial, ya que limita muy mucho tiempo frutas y carbohidratos. La dieta se realiza en 3 fases, y debe seguirse con con mucho cuidado ya que puede afectar la salud.

En la Fase 2, comienza a flexibilizarse la dieta al poder incluir las verduras.
En la Fase 2, comienza a flexibilizarse la dieta al poder incluir las verduras.
Foto: Pixabay

La dieta Dukan consiste en un menú estructurado en 3 fases, en las que no se cuentan calorías, por lo que no se pasa hambre, pero sí se restringen alimentos. Se trata de una dieta hiperproteica en la que básicamente se elimina el consumo de hidratos de carbono durante un tiempo para que el cuerpo entre en cetosis. La cetosis es un proceso por el cuál el organismo quema mucha más grasa de la que quemaría en estado normal para obtener energía. La primera de estas fases consiste en consumir solo proteínas; la segunda, combinar proteínas y verduras; y la tercera es la fase de consolidación.

Fase 1 solo proteinas
En la primera fase de esta dieta, sólo se podrá consumir proteína de origen animal. Foto: Pixabay

Debido a lo estricta que es la dieta, hay que saber seguirla para evitar problemas de salud o el famoso efecto rebote, esto es, recuperar el peso perdido o peor aún, llegar a ganar más peso del que se había logrado perder. A continuación describiremos cada una de sus fases para que puedas seguirla correctamente.

Fase 1: solo proteínas

En la primera etapa, según la dieta Dukan, se deben consumir alimentos que contienen proteínas animales, tales como carne, pescado, mariscos y huevos; también se incluyen el tofu y el seitán.

Adicional a las proteínas, se puede consumir una cucharada y media de salvado de avena al día. Esta se puede hacer en una pequeña torta. El aceite de oliva y de cualquier otro tipo queda descartado.

Solo se puede usar para aderezar: el vinagre, hierbas aromáticas, jugo de limón y especias. Los productos lácteos deben ser desnatados. Esta fase dura dependiendo del peso que se desee perder.

Si son menos de 5 kilos, dura un día. Si son más, lo recomendable es consultar a un nutricionista.

Fase 2: proteínas y verduras

En la segunda fase se pueden incluir verduras. Así, se pueden alternar días donde se consuma sólo proteínas, y días donde se le agrega verduras como complemento. Esta fase debe seguirse hasta lograr el peso deseado.

La alternancia es: un día de proteína y otro día de proteínas y verduras. Claro está, esta alternancia dependerá de cada persona, del peso a perder y si sufre algún problema, como estreñimiento.

Las únicas verduras que no se pueden consumir son: el aguacate, los guisantes, el maíz y la papa. Las zanahorias y remolachas se pueden consumir con moderación y en una sola comida al día.

Fase 3: consolidación

En esta fase se pueden consumir aquellos alimentos que estaban prohibidos en las fases anteriores, pero con moderación.

En este sentido, es posible comer solo 1 pieza de cualquier fruta, excepto las uvas y los frutos secos; se puede comer 2 rebanadas de pan integral, y al menos 40 gramos de queso. Y 1 sola vez a la semana se puede comer una ración de pasta, arroz o lentejas.

Aunque esta fase es un poco más flexible, debe seguirse manteniendo el día de consumo de solo proteína, o proteína pura. Y una vez a la semana, se puede tomar una comida libre, donde se puede incluir el postre.

Hay quienes apuestan por esta dieta, mientras otros la evitan por ser muy restrictiva y por el efecto rebote. Además, quienes la hacen deben buscar asesoría de un nutricionista para no poner en riesgo su salud.

También te puede interesar:

Palitos crujientes de zanahoria: el mejor snack para incluir en tu dieta

Los contras de las dietas hipocalóricas