Contrata a sicarios en Chile para que maten a mujer y a su hijo, pero delincuentes lo asesinan a él

A Crescencio Gómez Mamani, literalmente, "le salió el tiro por la culata"; los matones no solo lo apuñalaron 16 veces sino que le robaron todo lo que llevaba consigo

Contrata a sicarios en Chile para que maten a mujer y a su hijo, pero delincuentes lo asesinan a él
Los sicarios atacaron al hombre con un cuchillo.
Foto: Shutterstock

Dos colombianos fueron acusados formalmente esta semana en Chile como autores del asesinato de Crescencio Gómez Mamani, quien le había pagado a los hombres para que mataran a una mujer y a su hijo.

El dúo de presuntos sicarios, Marvin Estupiñán Hurtado y Brayán Díaz Ardila, compareció al Juzgado de Garantía de Alto Hospicio, según reportó este lunes BioBioChile.

La Fiscalía de Alto Hospicio plantea que Gómez Mamani le había pagado $600,000 pesos (unos $852 dólares) para asesinar a una mujer que le debía $3 millones (unos $4,260 dólares) y que vivía con su hijo en esa comuna del norte de Chile.

Algunos reportes identifican a la mujer como la esposa del sujeto que terminó muerto, mientras que otros señalan que era la exesposa.

El día de los hechos, el pasado 10 de abril, el hombre que contrató a los asesinos a sueldo, los esperó a las 3 a.m. en las inmediaciones de la vivienda donde supuestamente debían entrar a asesinar a la fémina y a su hijo. La residencia ubica en la Av. Unión Europea, al costado del colegio Nirvana.

Pero, una vez el individuo les pagó, los dos hombres lo apuñalaron en varias ocasiones.

Gómez Mamani recibió 16 puñaladas en el tórax, según el reporte de Publimetro. El supuesto interés de los sicarios era robarle al otro. Los atacantes revisaron la ropa de quién los había contratado y se llevaron su teléfono celular y una billetera con 30,000 pesos ($42 dólares), y lo dejaron desangrado en el lugar.

Las autoridades dieron con los alegados homicidas tras rastrear el teléfono celular que habían robado y que fue vendido a un tercero.

Oficiales de la Policía De Investigaciones De Chile (PDI) establecieron que en la casa donde se reportó el crimen vivía el propio Gómez Mamani en el primer piso, mientras que en el segundo habitaban las personas a las que había mandado a matar. Los procesados confesaron a las autoridades que antes del día de los hechos acordaron que no matarían a la mujer, pero que se quedarían con el dinero y atacarían con un cuchillo a Gómez Mamani.

El dúo acordó que le robarían todo lo que estuviera en posesión del hombre, y lo abandonarían en el sector de La Pampa, en Alto Hospicio.

Tras el arresto, los alegados criminales habrían confesado los hechos e indicaron que Gómez Mamani les había mostrado previamente la casa donde debían acudir. El hoy fallecido también habría ordenado a los sicarios que mataran al hijo de la mujer.

Los acusados permanecerán en prisión por al menos 80 días como medida cautelar mientras avanza la investigación del caso.

El tribunal acogió la solicitud de la Fiscalía y decretó la prisión preventiva para ambos.