Caso del niño Emilio en Chile: Dos hombres lo violaron, lo asesinaron y lo lanzaron a un hoyo

Emilio Jara, de 12 años, salió el pasado 29 de abril a pasear a sus perros; por los brutales hechos fueron acusados dos hombres que son pareja

Caso del niño Emilio en Chile: Dos hombres lo violaron, lo asesinaron y lo lanzaron a un hoyo
Los acusados se encuentran bajo prisión preventiva.
Foto: Shutterstock

Dos hombres enfrentan cargos criminales en Chile por la violación y el asesinato del niño de 12 años, Emilio Jara, luego de que una mujer le brindara pistas a las autoridades sobre uno de los implicados.

Rubén Soto Guerrero y Gerald Repetto Soto, 18 y 27 años, respectivamente, permanecen en prisión preventiva luego de que fueron acusados por los delitos de homicidio y violación en relación con el caso.

Emilio desapareció luego de que saliera a pasear a sus perros

El pequeño desapareció el pasado jueves 29 de abril cuando salió a pasear sus perros, por la comuna de Longaví, en la región del Maule. Su cadáver fue hallado un día después, en las cercanías del Río Liguay dentro de un pozo.

El hoyo de unos 800 metros no estaba muy lejos de la casa de la víctima en Longaví.

Acusados por violación y asesinato de Emilio habrían confesado el crimen

Durante la audiencia en el Juzgado de Garantía de Linares se indicó que tanto Soto Guerrero como Repetto Soto confesaron el crimen.

A principios de semana, el tribunal decretó cinco meses de investigación en el caso. Los sospechosos permanecen en la cárcel de Rancagua.

Mujer es la testigo clave en el caso de Emilio

Un reporte de 24 horas el martes indica que una mujer fue pieza fundamental en el procesamiento del dúo.
Gracias al testimonio clave de una fémina que logró contactarse con uno de los hoy acusados se pudo dar con el paradero de este y lograr su detención.

“Las llamadas perdidas se hicieron a mi teléfono el mismo día que Emilio desapareció. Nosotros cuando nos enteramos que había desaparecido, salimos en su búsqueda y alrededor de las 21.20 horas fue cuando se efectúo la llamada. Mi teléfono estaba en vibrador y yo había subido un estado en WhatsApp, ‘esperamos encontrarte y no lamentar una desgracia’, y quizás lo vio y quiso saber”, relató la mujer según citada por el medio chileno.

“Por algo tienen que haberse querido comunicarse conmigo porque otras veces, sí me llamaba pero solo una vez. Si yo no contestaba a la primera, no insistía pero había demasiadas llamadas”, agregó.

“Cuando decido llamarlo, él me pregunta qué estaba haciendo y le comento que se perdió un niño y sin preguntarle me dice, ‘nosotros estuvimos ahí como a las cuatro. Llegamos hasta El Castaño pero no vimos nada solo a dos muchachos con escopeta'”, recordó la mujer.

Este detalle creó sospecha en la cooperadora que no consideró creíble el relato.

“Solamente quería saber qué es lo que yo estaba haciendo en ese momento, pero era muy insistente”, continuó.

La Policía de Investigaciones de Chile (PDI) se comunica con ella y la mujer describió a los dos hombres que hoy están arrestados y que son pareja.

“Entonces a través de mi teléfono, yo lo llamo y dicen que se encontraban camino a Rancagua, supuestamente a comprar algunas cosas para comer, entonces les digo que lo están buscando la PDI, que necesitan hablar con ellos. Así que les pasé mi teléfono y comenzaron a hablar”, agregó la testigo.

Los hombres fueron arrestados el sábado.

Cientos de personas acuden a funeral a despedir a Emilio

Cientos de personas participaron en el funeral del menor este martes. Su madre, Ana, pidió todo el peso de la ley contra los presuntos criminales. “A nadie les doy el dolor que yo tengo, pero estoy parada en estos momentos para darles las gracias a toda la gente”, expresó la mujer en medio de la ceremonia.

Madre de Emilio conocía a uno de los acusados por la violación y asesinato

En una entrevista el lunes con Mucho Gusto por MEGA la mujer reveló que ubicaba a los alegados homicidas ya que trabajó con uno de ellos.

“Yo los ubico. El año pasado con uno de ellos trabajé. Yo trabajo en la fruta y siempre venían a comprar pan cerca de mi casa, en un panadería que está dos casas más allá y ellos se ponían ahí al frente, pero nunca pensé esto. Son dos hombres”, declaró.

“Emilio era un niño feliz, no peleaba con nadie y sacaba a pasear sus perros. Espero que esto no quede así y se haga justicia”, puntualizó la madre.