Cómo evitar la fatiga de las reuniones por Zoom

Algunas de las causas de la fatiga, es el contacto visual tan de cerca y ver constantemente a todos los asistentes. Reducir el tamaño de la ventana y enfocar sólo al orador son formas de reducir el estrés visual.

Cómo evitar la fatiga de las reuniones por Zoom
Reducir el uso de la plataforma o utilizarla sólo para casos puntuales, evitará la fatiga.
Foto: Shutterstock

Evitar ver a todos los asistentes, minimizar la ventana y limitar el uso de los chats de video son algunas de las estrategias que podemos emplear para reducir la fatiga de las reuniones virtuales.

Zoom se ha hecho una parte indispensable de la vida de muchas personas en la actual contingencia sanitaria, pero eso no quita que el uso de la plataforma cause fatiga a las personas. A continuación indicaremos algunas estrategias para evitar la fatiga que genera esta plataforma de videoconferencias.

Evitar ver a todos los asistentes

En una reunión normal, todos los asistentes miran al orador en curso, dirigiendo toda su atención hacia él. Esto produce un nivel de fatiga e impacto psíquico bastante controlable.

En muchas llamadas de Zoom, todas las personas miran a todos, la atención no está enfocada en una sola persona. En otras palabras, el contacto visual se produce de manera continua entre los asistentes, lo que puede dar lugar a la ansiedad.

Esto se puede evitar si elegimos solo enfocar al orador de turno. Así, solo lo tendremos a él y no deberemos observar a los rostros de los demás.

zoom
En las reuniones por zoom, pueden conectarse hasta 100 personas. Una buena medida es hacer las reuniones con grupos reducidos de personas. Foto: Shutterstock

Minimizar la ventana

Cuando la cara de alguien se encuentra tan cerca de la nuestra, el cerebro lo interpreta como una situación de intensidad. Esto sumerge a la persona en un estado de alta excitación que se extiende tanto como dure la sesión de Zoom.

Esto se puede regular si reducimos las dimensiones de la ventana de la reunión de Zoom de manera que los rostros de los asistentes estén un poco más “lejos” del nuestro, lo que reduciría las probabilidades de entrar en una situación muy intensa.

Limitar el uso de los chats de video

En efecto, gran parte de la fatiga asociada al uso de Zoom viene ocasionada por el uso de video, por lo que limitar el uso de esta función debería ayudar a reducir la fatiga que genera la plataforma.

Por otro lado, desactivar la función de video fortalece la solidez de la conexión, lo que podría ayudar a las personas cuya conexión no es muy estable o rápida.

Reducir el tiempo de uso de Zoom

La mejor manera de evitar la fatiga de las reuniones de Zoom es minimizar el uso de esta plataforma y optar por modalidades de reunión virtual que sean menos demandantes para las personas, o usar Zoom para las ocasiones más importantes.

El uso de Whatsapp y Telegram para fines académicos o laborales ha cobrado mayor relevancia desde inicios de la pandemia, y eso gracias a su accesibilidad, facilidad de uso, y su mayor familiaridad para los usuarios.

Estas estrategias contribuyen a que el uso continuo de Zoom sea menos extenuante y nos lleve a una mejor conservación de nuestra energía. Si estas estrategias no te ayudan, quizá debas replantear el uso de otras modalidades.

También te puede interesar:

7 alimentos para combatir la fatiga

Recuperar energía, salud y desintoxica el hígado a otro nivel con jugo de vegetales y jengibre