Urgen medidas más fuertes para sacar armas de las calles de NYC

Tiroteo ocurrido en Times Square pone en evidencia aumento de inseguridad en la ciudad

Urgen medidas más fuertes para sacar armas de las calles de NYC
Foto: AFP / Getty Images

Nueva York.-La balacera ocurrida el sábado en la icónica Times Square de Manhattan levantó de nuevo las alarmas sobre la necesidad de un control más estricto de la posesión de armas y el reforzamiento de la seguridad en la ciudad.

Y es que justamente el incidente se registró la misma semana en que el Departamento de Policía diera a conocer un incremento del 30.4% de delitos en el mes de abril en abril comparación con el mismo mes del 2020.

En la parte específica de balaceras en abril del 2021 hubo 149 tiroteos, mientras que en abril del 2020 se reportaron 56, lo que representa un alza del 166.1%.

“El flujo de armas ilegales en nuestra ciudad debe parar”, dijo el alcalde Bill de Blasio, en referencia al incremento de tiroteos y crímenes en la ciudad en los últimos meses.

De su lado el Comisionado Dermot Shea fue más enérgico al indicar que este momento crítico se debe a la adopción de políticas erradas.
“¿A cuántos niños más necesitamos que les disparen antes de que nos demos cuenta de que las malas políticas tienen consecuencias?”, dijo Shea a la prensa local horas después de la balacera en Manhattan.

Una de las medidas criticadas por el NYPD ha sido el cambio al sistema de fianzas que entró en efecto el año pasado y que permite retornar a las calles a ciertos delincuentes. Sin embargo, al momento no hay una relación directa entre el aumento de la criminalidad y los exreos.

La balacera del sábado en la tarde dejó tres personas heridas: dos mujeres y una niña.

El problema de la seguridad en la Gran Manzana se mantiene también en la mira de quienes aspiran a suceder a De Blasio en el puesto.
Eric Adams fue uno de los primeros en elevar su voz contra la violencia armada: “Estos tiroteos tienen que parar y tienen que parar ahora”, dijo el presidente del condado de Brooklyn y candidato a la Alcaldía.

“Esta epidemia de violencia armada crece a medida que mata, como un virus. Si no lo inoculamos ahora, se extenderá y se extenderá, y significará la muerte de innumerables neoyorquinos y la ciudad que hemos construido. Pero hay una solución para esto si tenemos la inteligencia, la madurez y la fuerza para hacer algo al respecto”, agregó.

Entre las medidas que propone Adams se destacan: Reinstalar la unidad anti-crimen de civil como una unidad anti-armas con oficiales mejor entrenados y equipados para manejar el papel vital de encontrar armas y tiradores ilegales; aumentar significativamente los fondos para la Oficina de la Ciudad para Prevenir la Violencia con Armas; y liberar a los agentes de sus labores de escritorio y asignaciones civiles y ponerlos de vuelta en las calles, desplegándolos en lugares como Times Square que deben estar protegidos.

Por su parte, Andrew Yang insistió en que Nueva York no puede darse el lujo de quitarle los fondos a la Policía, “no mientras los neoyorquinos estén preocupados por las crecientes tasas de delitos violentos”.

“Si la ciudad no puede detener los tiroteos en Times Square, uno de los vecindarios más vigilados de nuestra ciudad, ¿qué dice eso sobre lo que está sucediendo en los sectores de las minorías de nuestra ciudad donde no estamos invirtiendo y sabemos que las tasas de violencia armada son más altas?”, se preguntó el candidato.

También el aspirante Ray McGuire, dijo en un comunicado: “El simple hecho es: no hay seguridad, no hay ciudad”. Por eso urgió a que de inmediato aumente el número de agentes de policía para se enfoquen en sacar las armas de las calles, así como destinar los recursos comunitarios que prevengan e interrumpan la violencia de manera eficaz.

McGuire agregó: “Nuestros tribunales necesitan la capacidad de sacar de las calles a los infractores reincidentes y a los miembros conocidos de organizaciones criminales”.

Hasta la tarde de este domingo el NYPD estaba a la caza del sujeto que usó el arma en la trifulca con otros tres hombres.