Bebé latino murió arrollado por su propio padre: tragedia casera en Virginia

El bebé de 2 años murió después de que su padre lo atropellara accidentalmente con su camioneta; más de 50 niños son golpeados por autos en "retroceso" cada semana en EE.UU.

Bebé latino murió arrollado por su propio padre: tragedia casera en Virginia
El niño se bajó del auto y el papá no lo vio.
Foto: Pixabay

Bayron Alexander Zapata, un niño de 2 años, murió después de que su padre lo golpeara accidentalmente con su camioneta mientras salía en reversa de la casa familiar en el norte de Virginia.

El bebé, conocido como “Alex”, fue golpeado afuera de su casa en Roma Street en Fairfax. El accidente ocurrió rápido, dijeron los padres del niño entre sollozos, reportó NBC News.

Su padre, Byrol Zapata, estaba en su Ford F-350 2005 el lunes por la noche, listo para retroceder en su camino de entrada. “Lo puse adentro (al bebé) y le dije que se quedara adentro, y él dijo, ‘Está bien, papá’. Pero no me di cuenta cuando salió de nuevo”, narró el padre en español mientras lloraba. “Cuando ocurrió el accidente fue muy tarde.”

La hermana de 4 años del niño vio el accidente, dijo su madre, Kelly Castillo. La policía del condado Fairfax llegó aproximadamente a las 6:45 p.m. y encontró al bebé Zapata con heridas graves. Fue declarado muerto en la escena.

Una investigación está en curso.  En medio de un dolor inimaginable, los Zapata tenían un mensaje para los demás. “Por favor, cuide a sus hijos”, dijo el padre.

Kids and Cars, una organización de seguridad sin fines de lucro, estima que más de 50 niños son golpeados en accidentes de “retroceso” cada semana en Estados Unidos. Por ello recomiendan:

-Usar cámaras y sensores retrovisores en su vehículo.
-Mantener las puertas de la casa cerradas. Asegúrese de que los niños estén supervisados ​​cada vez que alguien llegue o salga.
-Instale cerraduras en la parte superior de las puertas que los niños no las puedan alcanzar.
-Camine alrededor de su vehículo antes de conducir. Si ve o escucha a niños, asegúrese de que estén siendo supervisados ​​por un adulto.
-Nunca deje que los niños pequeños caminen en los estacionamientos.
-Baje la ventanilla cuando retroceda para que pueda escuchar cualquier advertencia de que se detenga.