El “revolucionario” experimento con mosquitos que redujo en un 77% contagios de dengue

Un experimento llevado a cabo en Indonesia en el que se infectaron mosquitos transmisores de dengue con una bacteria consiguió reducir considerablemente los casos de contagio y el número de pacientes que requirieron hospitalización

El “revolucionario” experimento con mosquitos que redujo en un 77% contagios de dengue
Para el experimento se infectaron cinco millones de huevos de mosquitos con la bacteria wolbachia.
Foto: Getty Images

Un “revolucionario” experimento con mosquitos transmisores de dengue ha logrado reducir los casos de contagio en un 77%.

Así lo anunciaron este jueves los científicos que llevaron a cabo el ensayo y que infectaron los mosquitos con una bacteria que reduce su capacidad de propagar la enfermedad.

La prueba se realizó en la ciudad de Yogyakarta, Indonesia, y el plan es ampliarla con miras a que se pueda erradicar el virus.

En esa línea, el equipo del Programa Mundial del Mosquito (una institución global que tiene como objetivo prevenir las enfermedades virales transmitidas por mosquitos) señala que el método podría ser la solución a un virus que se ha propagado por el mundo.

Y es que se ha convertido en una lenta pero implacable pandemia y los casos han ido aumentando dramáticamente. Así, mientras en 1970 solo nueve países sufrían brotes graves de dengue, en la actualidad se registran hasta 400 millones de infecciones al año.

En las dos décadas del 2000 ha sido Sudamérica la región en la que más ha aumentado su incidencia, especialmente en Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Venezuela.

En algunos lugares se le conoce también como la “fiebre rompehuesos”, por los fuertes dolores musculares y óseos que provoca.

Un hombre con una máscara protectora pasa frente a un cartel que advierte del dengue

Getty Images
El dengue se ha propagado dramáticamente en América Latina, especialmente en Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Venezuela.

El enemigo de mi enemigo

En el ensayo experimental se utilizaron mosquitos infectados con la bacteria wolbachia, a la que una de las investigadoras, la doctora Katie Anders, describe como “milagrosa”.

Lawolbachia no le hace daño al mosquito, pero se situa en las áreas de su cuerpo por donde el virus del dengue suele penetrar.

Así, compite con este por los recursos y hace mucho más difícil que el virus del dengue se reproduzca, reduciendo de esta manera las probabilidades de que el mosquito cause una infección.

En el experimento se usaron cinco millones de huevos de mosquitos infectados con wolbachia.

Estos fueron depositados en cubos con agua repartidos por toda la ciudad. Renovaron los huevos cada dos semanas y el proceso para generar una población de mosquitos infectados tomó nueve meses.

La ciudad de Yogyakarta fue dividida en 24 zonas y se liberaron los mosquitos en sólo la mitad de estas.

Prueba experimental en Indonesia

World Mosquito Programme
Por toda la ciudad de Yogyakarta dejaron cubos de agua con los huevos infectados para criar una población de mosquitos que luego liberaron.

Con la liberación de estos mosquitos infectados los casos de dengue se redujeron en un 77% y el número de pacientes que requirió atención hospitalaria disminuyó en un 86%, según los resultados del experimento, publicados en la revista especializada New England Journal of Medicine.

“Es muy emocionante. (El resultado) Es mejor de lo que esperábamos, para ser sincera”, le dijo la doctora Anders a la BBC.

La técnica ha sido tan exitosa que los mosquitos han sido liberados por toda la ciudad y el proyecto se está llevando a las zonas aledañas con miras a erradicar el dengue de la región.

La doctora Anders, quien también es directora de evaluación de impacto del Programa Mundial del Mosquito, describió el resultado como “revolucionario”.

“Creemos que puede tener un mayor impacto cuando se aplique en grandes ciudades de todo el mundo, donde el dengue es un inmenso problema de salud pública”.

La wolbachia también es “espectacularmente manipuladora” y puede alterar la fertilidad del organismo portador para asegurar que sea transmitida a la siguiente generación de mosquitos.

Eso significa que, una vez la wolbachia se establezca, debería perdurar durante un largo tiempo y continuar protegiendo contra las infecciones de dengue.

Fumigación contra el mosquito Aedes aegypti

Getty Images
Otros métodos de control del mosquito del dengue incluyen la fumigación, pero esta debe mantenerse constantemente.

¿Control completo del dengue?

Este método contrasta con otras formas de controlar la enfermedad, como el uso de insecticidas y la liberación de grandes cantidades de mosquitos machos estériles, que requieren de una constante actualización.

“Estamos encantados con el resultado de esta prueba”, declaró la doctora Yudiria Amelia, directora de prevención de enfermedades en la ciudad de Yogyakarta.

“Esperamos que el método pueda ser implementado en todas las áreas de Yogyakarta y expandirlo a las otras ciudades de Indonesia”.

El ensayo experimental marca un hito, ya que la especie de mosquito que propaga el dengue, el Aedes aegypti, normalmente no se infecta de wolbachia.

Estudios sobre modelos de propagación de enfermedades también vaticinan que la wolbachia, si se arraigara, podría ser suficiente para reprimir completamente el dengue.

David Hamer, profesor de salud global y medicina de la Universidad de Boston, dijo que el método tiene un “emocionante potencial” para el control de otras enfermedades como el zika, la fiebre amarilla y la chikungunya, que también se propagan con la picadura de mosquitos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.