Grupo de hispanos que sirven en las Fuerzas Armadas en Nueva York se convierten en ciudadanos en vísperas del 4 de Julio

Fueron 25 los inmigrantes naturalizados que juraron lealtad a su nueva bandera, en un acto en la Gran Manzana este viernes previo a la conmemoración de los 245 años de la Independencia del país

La colombiana Ericka González quien forma parte de la Armada juró como ciudadana estadounidense
La colombiana Ericka González quien forma parte de la Armada juró como ciudadana estadounidense
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

La colombiana Ericka González, de 23 años y residente de Manhattan, fue apenas una de los 9,400 nuevos ciudadanos que juraron lealtad a la bandera estadounidense este viernes, en las 170 ceremonias de naturalización que realizó en todo el país el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) para conmemorar “a lo grande” los 245 años de la Independencia de Estados Unidos.

Erika, en medio de su emoción, compartió que está consciente que su camino a la ciudadanía fue corto, si se compara con la mayoría de los inmigrantes. La bogotana llegó al país hace cuatro años, ingresó a las Fuerzas Armadas y está a solo pasos de convertirse en Sargenta.

“Desde que vivía en Colombia estaba vinculada por mi familia con el mundo militar. Siento que como servidora mi compromiso es doble, como hispana a pesar del corto tiempo que tengo acá, puedo asegurar que en este país maravilloso, si se trabaja duro y honestamente, lo más seguro es que logres tus objetivos”, exclamó al salir de la ceremonia de naturalización.

Este viernes en las vísperas de la conmemoración del 4 de Julio, esta militar inmigrante suramericana juró lealtad a su nueva bandera, en una ceremonia realizada en la Biblioteca Pública de la Fundación Stavros Niarchos de la Quinta Avenida, en donde otros 25 miembros de la Fuerza Aérea y la Marina de 15 países, hicieron lo propio.

En este evento de naturalización post pandémico otros cuatro hispanos enrolados en las fuerzas militares se naturalizaron como ciudadanos estadounidenses, como es el caso de Elvin Almonte, de 35 años y nacido en Francisco de Macorís, en República Dominicana. El nuevo ciudadano no pudo contener la emoción cuando a través de un video proyectado en la sala, el presidente Joe Biden le dio la bienvenida a los nuevos americanos con un mensaje: Todos ustedes vienen por diferentes circunstancias, pero los une el coraje. ¡Gracias por escogernos a nosotros como su país!

Desde el año 2013 Elvin emigró desde su isla a la Gran Manzana, seis años más tarde ingresó a la Armada y hoy con una nueva ciudadanía en sus manos, se prepara para perseguir su sueño de ingresar a las filas del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD).

“Es un honor estar aquí. Y me siento muy privilegiado de servir a esta gran nación. Mi vocación es ayudar y lo haré desde cualquier posición que ocupe, especialmente a los jóvenes de nuestra comunidad para que entiendan el valor que significa la carrera militar”, destacó el especialista de la Armada quien ya está a un paso de ingresar a la Academia de la Uniformada neoyorquina.

El dominicano Elvin Almonte recibió este viernes el certificado de su nueva nacionalidad. (Foto: F. Martínez)

“El patriotismo es más…”

Durante el año 2020 la oficina del distrito de Nueva York de USCIS reporta haber naturalizado a 48,000 personas a pesar de los cierres causados por el COVID-19, ahora las ceremonias se empiezan a realizar con restricciones, con el uso de máscaras y distanciamiento social, pero con la opción limitada de que familiares puedan participar nuevamente en las juramentaciones.

“Sabemos que esta es una nación y una ciudad construida por inmigrantes. Hoy dimos la bienvenida a 25 personas que actualmente sirven en los Estados Unidos, cada una de las cuales se ofreció como voluntaria para luchar por los derechos de este país, incluso antes de que se convirtieran en ciudadanos. El patriotismo es mucho más que fuegos artificiales y barbacoas. Esto que vemos hoy, es verdadero patriotismo”, expresó en el acto Timothy J. Houghton, director de USCIS en el Distrito de Nueva York.

La directiva de la oficina de USCIS en el distrito de NY celebra con los nuevos estadounidenses en vísperas del 4 de julio en Manhattan. (Foto: F. Martínez)

Un camino a veces largo

Para otros inmigrantes, como el ecuatoriano Miguel Angel Hermoso, de 60 años y residente de Huntington, en Long Island, su camino a la ciudadanía fue largo y espinoso. Cinco años después de celebrar no solo la independencia de su nuevo país, sino su nueva nacionalidad, relata que en su caso esperó “35 largos años para poderse legalizar y naturalizar”.

“Cada caso es particular, fueron años de muchas trabas, en donde estuve un tiempo sin papeles, pero si se viene a trabajar con honestidad y cumplir con tus compromisos, tarde o temprano lo vas a lograr. Mis familiares la vivieron peor con el anterior Presidente. Ya cuando estaban cerca de lograrlo, pusieron ese examen de ciudadanía que todo lo complicaba”, destacó el empresario de la jardinería que nació en Manta.

La referencia que hace Miguel Angel se vincula con la prueba de ciudadanía aprobada por el gobierno de Donald Trump en 2020, la cual fue duramente criticada por activistas proinmigrantes por calificarla como “larga y difícil”. La Administración Biden suspendió su aplicación por considerarla una “barrera potencial” y retomó la versión 2008 de la prueba de educación cívica.

También el entrenador deportivo venezolano, José Valenzuela, de 55 años y residenciado en Brooklyn desde hace 20 años, tiene todo el ánimo de celebrar el “nacimiento de esta gran nación” este fin de semana. Tiene esta vez razones de mucho peso.

“Apenas el año pasado pude dar este paso a la ciudadanía, después de superar muchos altibajos personales en mi caso. Incluso una orden de deportación. Fueron años de insistencia, de abogados. Nada que valga la pena es fácil. Y hoy me preparo para celebrar el primer año como ciudadano estadounidense”, remató.

Nuevas políticas

La celebración de los 245 años de la independencia de Estados Unidos coincide esta vez con cambios de estrategias interinstitucionales para derribar las barreras a la ciudadanía y promover la naturalización de todos los que son elegibles, como se describe en la Orden Ejecutiva 14012 del mandatario nacional.

En efecto, Tracy Renaud, directora interina de USCIS, asegura que esta agencia ha reavivado su compromiso de capacitar a los inmigrantes para que obtengan la ciudadanía, junto con los derechos y oportunidades que la acompañan.

“Es muy apropiado que antes del cumpleaños de nuestra nación, en este 2021, conozcamos de nuevas iniciativas entre varias agencias para facilitar este camino. No hay mayor testimonio de la fuerza de Estados Unidos que nuestra voluntad de alentar a otros a unirse a nosotros como ciudadanos, mientras trabajamos juntos para construir una unión más perfecta”, detalló Renaud.

Uno de los avances de la Administración Federal ha sido la revisión del manual de políticas con respecto a los requisitos educativos para la naturalización, para facilitar lo referido a los pasos para demostrar conocimiento y comprensión de los fundamentos de la historia, los principios y la forma de gobierno de los Estados Unidos.

El dato:

  • 9,400 nuevos ciudadanos serán juramentados en 170 ceremonias de naturalización que se celebrarán en varias ciudades del país hasta el 7 de julio.
  • 625,000 inmigrantes fueron naturalizados en todo el país durante el 2020.
  • 1776 fue el año en que se firmó la Declaración de la Independencia en Estados Unidos en Filadelfia, Pensilvania, y es cuando el país proclamó su separación oficial del imperio británico. Antes de la firma, había 13 colonias del imperio británico que originalmente se establecieron en América del Norte.