20 años de 9/11: hombre caminará de Boston a Nueva York para honrar a víctimas del ataque terrorista

Por rotación de horario se salvó de trabajar en uno de los vuelos siniestrados; ahora su caminata de 220 millas (350 kilómetros) comenzará el 21 de agosto para reconocer a las tripulaciones víctimas del terrorismo en 9/11

Memorial 9/11, Bajo Manhattan, NYC.
Memorial 9/11, Bajo Manhattan, NYC.
Foto: DANIEL SLIM/AFP / Getty Images

Paul Veneto, un ex asistente de vuelo que perdió a varios colegas cuando el vuelo 175 de United se estrelló contra la torre sur del World Trade Center en Nueva York el 11 de septiembre de 2001, honrará a sus amigos y colegas en el vigésimo aniversario de los ataques terroristas empujando este mes un carrito de bebidas de la aerolínea desde Boston hasta la zona cero del Bajo Manhattan.

Veneto, hoy de 62 años, trabajó durante tres décadas como asistente de vuelo en cinco aerolíneas de EE.UU. Muchas veces laboró en el vuelo 175 de Boston a Los Ángeles, pero ese 11 de septiembre estaba libre, tras haber volado la noche anterior.

Al momento de los ataques estaba ayudando a un amigo a construir un muro de hormigón en Boston y al principio no sabía que el segundo avión que había chocado contra las torres era su vuelo regular de United. Cuando se enteró, “estaba en shock”, dijo. “Quería vengarme. Estaba enojado y sabía que no había nada que pudiera hacer”.

Ahora, veinte años después, el propósito de su caminata de 220 millas (350 kilómetros), llamada “Paulie’s Push”, es reconocer a las tripulaciones de los cuatro vuelos trágicos del 11 de septiembre de 2001. “Fueron los primeros en responder. Fueron héroes. Fueron héroes absolutos”, insistió en declaraciones a Associated Press.

La caminata beneficiará a las organizaciones sin fines de lucro registradas de las familias de los miembros de la tripulación del 9/11 y “Power Forward 25”, que ayuda a personas que enfrentan la adicción, lucha que Veneto conoce muy bien, pues los ataques terroristas alimentaron su dependencia a los opioides que le habían recetado para un problema de espalda mientras seguía trabajando. Luego, el décimo aniversario lo puso en picada y se retiró en 2011.

Le tomó cinco años más vencer su adicción a las drogas. Desde octubre ha estado entrenando para la caminata, empujando el carrito en su ciudad natal Braintree y Quincy, en Massachusetts, hasta 16 millas (26 kilómetros) por día. Su viaje hacia Nueva York comienza el 21 de agosto.

Ha perdido 30 libras y dejado de fumar. Ha estado recibiendo consejos de entrenamiento del director de maratones Dave McGillivray, el dos veces campeón de la Copa Stanley Kevin Stevens, y Becca Pizzi, una mujer de Massachusetts que hace cinco años completó siete maratones en siete días en siete continentes.

Ha sido una lucha, pero “No es nada en comparación con lo que hicieron” los tripulantes aquel día, dice Veneto. “Esa cosa (el carrito) terminará en Nueva York aún si tengo que cargarlo en mi espalda. Sé que ellos habrían hecho lo mismo por mí”. Su viaje heroico puede seguirse en el portal www.pauliespush.com