Hombre en Ohio se declara culpable de golpear y violar a su hijo de 10 años en ático secreto en su casa

Documentos judiciales corroboran que los últimos años de vida del niño fuero horrorosos; el padre, alegadamente, desnudaba al menor y lo encerraba en un ático inmundo en el interior de la casa donde era golpeado y violado.

El hombre se enfrenta a una sentencia de cadena perpetua.
El hombre se enfrenta a una sentencia de cadena perpetua.
Foto: Bill Oxford / Unsplash

Un hombre en Ohio pasaría el resto de sus días en la cárcel luego de declararse culpable de violar y matar a su hijo de 10 años.

Al-Mutahan McLean, de 32 años, se declaró culpable este miércoles en una corte del condado Montgomery de cargos de asesinato, violación y secuestro, además de otros tres de poner en riesgo el bienestar de un menor.

Takoda Collins fue asesinado el 13 diciembre de 2019. Desde la vivienda familiar en 1934 Kensington Drive de Dayton se alertó a la Policía de que el menor estaba inconsciente.

Aunque personal de emergencia trató de reanimar al niño, este fue transportado al Dayton Children’s Hospital, donde fue declarado muerto.

Las autoridades médicas reportaron que la víctima presentaba múltiples heridas que indicaban que había sido severamente golpeado.

El fiscal del condado Montgomery, Matt Heck, expuso que los abusos extremos y la tortura contra el menor iniciaron en el 2015 cuanto tenía 6 años.

La causa de la muerte de Takoda fue traumatismo contundente en combinación con asfixia compresiva e inmersión en el agua.

El reporte además concluyó que el menor presentaba numerosos patrones de heridas por haber sido golpeado con objetos, además de costillas fracturadas, abrasiones y contusiones.

Los oficiales que llegaron a la escena tomaron fotos de las paredes salpicadas de sangre, la bañera con varias pulgadas de agua y una puerta sospechosa bajo llave, reportó Dayton Daily News.

Documentos judiciales corroboran que los últimos años de vida del niño fueron unos horrorosos. El padre, alegadamente, desnudaba al menor y lo encerraba en un ático inmundo en el interior de la casa donde era golpeado y violado.

En otras ocasiones, el chico era obligado a pararse medio inclinado y con las piernas cruzadas por largos periodos de tiempo, y si dejaba de hacerlo, recibía una paliza del progenitor.

La audiencia de sentencia está pautada para el próximo mes. McLean se enfrenta a una sentencia mínima de entre 40 y 51 años en prisión y una máxima de cadena perpetua.