Interpol, la herramienta extra de ICE para acelerar deportación de indocumentados

Para expertos en el tema, el proceder del Gobierno bajo esta práctica es legalmente cuestionable

ICE realiza un arresto en Los Ángeles, California.
ICE realiza un arresto en Los Ángeles, California.
Foto: John Moore / Getty Images

El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (ICE) utiliza las alertas rojas emitidas por la agencia internacional Interpol para deportaciones de extranjeros desde Estados Unidos.

El diario Los Angeles Times reseñó esta semana una historia que profundiza sobre esta herramienta de la que se valen las autoridades migratorias para facilitar la expulsión de inmigrantes. Esta medida es adicional a las acciones tomadas contra indocumentados porque sus visas expiraron, ingresaron ilegalmente al país o han sido condenados por cometer algún delito.

Las mencionadas alertas avisan sobre personas buscadas por presuntos delitos en sus países de origen, a pesar de que lo anterior no implica culpabilidad o convicción de un crimen.

El rotativo cita el caso del guatemalteco Hugo Gómez, detenido en un centro de ICE a las afueras de Los Ángeles, California.  El pastor evangélico de 61 años que trabaja como jardinero, vive con su esposa y tienen tres hijas; emigró a Estados Unidos en 1987. El único delito por el que ha sido condenado es manejar bajo la influencia de alcohol o drogas en 1989.

Sin embargo, en Guatemala, las autoridades alegan que, en 1984 durante la guerra civil, cuando Gómez formaba parte de la Policía Nacional, estuvo involucrado en el secuestro de un activista y en la detención ilegal de otro.

En 2009, el país centroamericano envió una solicitud a diferentes agencias policiales en otras partes del mundo para localizarlo y la Interpol emitió una de sus alertas rojas.

Por otro lado, ICE además acusa a Gómez de mentir para obtener su “green card”.

Gómez, así como familiares y amigos, insisten en su inocencia, y mediante una campaña, buscan evitar su deportación.

El de Gómez, según detalla el medio, es uno de los miles de arrestos en la última década amparado en estas alertas rojas.

Casi 1,800 personas como resultados de alertas rojas de la Interpol

Entre 2009 y 2016, ICE deportó a casi 1,800 personas buscadas por presuntos delitos en sus países de origen.

Para expertos en el tema, el proceder del Gobierno bajo este renglón es legalmente cuestionable. Además de que pone sobre el tapete el debate de arrestos por motivaciones políticas por parte de países con regímenes autoritarios.

En ese sentido, Ted Bromund, investigador de la organización conservadora Heritage Foundation, declaró al diario angelino que le preocupa que la mayoría de estas intervenciones puedan estar enfocadas en disidentes políticos.

“La razón por la que encuentro este proceso tan objetable es que subcontrata el juicio sobre quién es un criminal a un Gobierno extranjero”, expuso Bromund.

El experto agregó que no tiene problema con la deportación de criminales desde EE.UU., pero considera importante que las clasificaciones no se confundan, y que la otra nación en realidad esté identificando a los asesinos como asesinos y no a los disidentes políticos como asesinos.

En teoría, la Interpol no es una agencia para aplicar la ley, por lo que las naciones no están obligadas a actuar con base en las alertas rojas, ya que no son órdenes de arresto.

“Una alerta roja es una solicitud para localizar y arrestar provisionalmente a una persona pendiente de extradición. Es emitida por la Secretaría General a solicitud de un país miembro o de un tribunal internacional con base en una orden de captura nacional válida. No es una orden de arresto internacional”, plantea la Interpol en su página web según cita la cadena Telemundo.

ICE trabaja de la mano con la Interpol

A pesar de las críticas a esta práctica, ICE cada vez trabaja más activamente con la agencia internacional.

“El personal de ICE asignado a la oficina de Interpol en Washington, D.C. trabaja a diario de la mano con oficiales, abogados y analistas de otros componentes del Departamento de Seguridad Nacional, el Departamento de Justicia y el Departamento de Estado”, indicó la agencia en su sitio web.

Rachael Billington, portavoz de Interpol, explicó al diario que una alerta roja se emite solo si cumple con la constitución de Interpol. El vocero añadió que todo requerimiento debe cumplir con las disposiciones legales. Actualmente, la agencia está en proceso de revisar decenas de miles que fueron autorizadas antes de 2016.

Te puede interesar:

Administración Biden lanza nuevo plan para inmigrantes en proceso de deportación