Preso esposado de Rikers Island se robó un bus lleno de pandilleros: más anarquía en la mayor cárcel de Nueva York

Un preso acusado de robo tomó el control del volante y estrelló el autobús. Los otros pasajeros incluían a varios miembros conocidos de las bandas pandilleras "Bloods" y "Crips"

Rikers Island es la prisión más grande de NYC.
Rikers Island es la prisión más grande de NYC.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Aún teniendo las manos esposas, un recluso de Rikers Island se robó un autobús con prisioneros a bordo y lo estrelló contra una pared, la noche del jueves.

Fue apenas el último incidente de caos en la cárcel más grande de NYC, que ha causado escasez de personal por miedo a laborar allí, creando un círculo vicioso de más violencia y anarquía.

Abubakar Sanuwo, de 29 años, era uno de los al menos seis prisioneros en el autobús alrededor de las 8:30 p.m. cuando saltó al asiento del conductor y se estrelló contra una pared en el “Centro Anna M. Kross”, que alberga a presos varones en el complejo carcelario de Rikers Island.

Dos oficiales correccionales aparentemente dejaron el autobús en marcha cuando se bajaron para obtener el papeleo alrededor de las 8:20 p.m., dijeron las fuentes al New York Post.

Sanuwo había estado tras las rejas por cargos de robo con allanamiento de morada. Los otros pasajeros incluían a varios miembros conocidos de las bandas pandilleras “Bloods” y “Crips”. Las lesiones de los pasajeros no se conocieron de inmediato, y la División de Transporte estaba evaluando el autobús por la cantidad de daños.

No estaba claro de dónde venía o hacia dónde se dirigía el autobús. “Nunca en mi vida había oído que sucediera algo tan loco”, dijo un veterano del Departamento de Corrección (DOC), organismo que no emitió comentarios.

Ayer, la gobernadora Kathy Hochul firmó la legislación ‘Menos es Más‘, que ayudará a que los neoyorquinos en libertad condicional no sean devueltos a prisión por infracciones técnicas menores. De inmediato la medida beneficiaría a 191 reclusos de Rikers, mientras algunos se oponen a que continúe la liberación masiva de presos iniciada en la pandemia, alegando que impacta negativamente en el auge de violencia que vive la ciudad.

Esta semana también en Rikers un preso intentó ahorcarse mientras unos políticos recorrían las instalaciones para ver las condiciones de primera mano. La senadora estatal Alessandra Biaggi (D-Bronx) describió como “infernales” las condiciones en esa cárcel, que ha visto 10 muertes de reclusos en lo que va de 2021.

El alcalde Bill de Blasio dio a conocer un plan esta semana para mejorar las condiciones en las instalaciones, incluyendo tomar medidas enérgicas contra el ausentismo de los oficiales penitenciarios allí, según dijo.

Una nueva regla le ha otorgado al DOC autoridad para penalizar a los oficiales que se ausenten sin permiso con suspensiones no pagadas de hasta 30 días.