Jada Pinkett Smith vuelve a los 70 para celebrar su cumpleaños cincuenta

La familia completa y un sinfín de amigos procedentes de diversos sectores de la vida hollywoodiense disfrutaron de una multitudinaria fiesta en casa del clan Smith que, entre otras cosas, se destacó por revivir a lo grande la década de los 70

Jada Pinkett Smith.
Jada Pinkett Smith.
Foto: Amy Sussman / Getty Images

Jada Pinkett Smith celebró el pasado fin de semana su 50 cumpleaños rodeada de sus seres más queridos, esto es, su marido Will Smith, los dos hijos que se desprenden de su matrimonio, Jaden y Willow, y la progenitora de la artista, Adrienne. La familia al completo y un sinfín de amigos procedentes de diversos sectores de la vida hollywoodiense disfrutaron de una multitudinaria fiesta en casa del clan Smith que, entre otras cosas, se destacó por revivir a lo grande la década de los 70.

Toda la música que tocó el DJ contratado a tal efecto se enmarcaba en esos diez años concretos de nuestro pasado reciente, mientras que Jada hizo instalar en su jardín una enorme pista de hielo para que todos sus invitados, que debían traer su propio equipamiento deportivo, pudieran divertirse al máximo con una actividad que, ciertamente, parece más propia del período navideño.

Eso sí, según informan varios testigos presenciales, la idea no caló demasiado entre los asistentes y ni siquiera Will Smith quiso lanzarse al hielo para evaluar sus dotes como patinador. Por otro lado, y como queda reflejado en un artículo del New York Post, Jada y su madre Adrienne prácticamente no salieron de la pista durante toda la celebración, lo que se explica con su gran afición compartida a este deporte.

Fue una fiesta al más puro estilo de los Smith. No hubo ningún tipo de patrocinio y todo lo pagaron de su propio bolsillo. Will no quiso patinar porque no puede arriesgarse a sufrir una lesión ahora que está rodando otra vez. Pero Jada y su madre no se movieron de ahí. A las dos les encanta patinar desde siempre”, ha revelado una fuente al citado medio.