Hombre alegó que mató a su novia multimillonaria en medio de sexo salvaje en hotel, pero, en realidad, buscaba su fortuna

En el juicio en Suiza contra Marc Schätzle, trascendió que el alemán cargaba con deudas por más de $54,000 por el despilfarro en alcohol, drogas y artículos de diseñador

El acusado habría alegado falsamente que algo salió mal en el encuentro sexual
El acusado habría alegado falsamente que algo salió mal en el encuentro sexual
Foto: Shutterstock

Un “bouncer” alemán está acusado de estrangular a su novia multimillonaria en un hotel de Suiza para quedarse con su dinero ya que estaba endeudado.

Marc Schätzle, de 32 años, enfrenta juicio en ese país europeo por el asesinato de Anna Reed, su novia británica de 22 años.

Inicialmente, el acusado había alegado ante las autoridades que mató a su pareja en medio de una sesión de sexo salvaje cuando un juego erótico no salió bien.

En abril del 2019, la pareja reservó una habitación en el Hotel la Palma au Lac en Locarno. En el baño del lugar, las autoridades hallaron el cuerpo sin vida de la chica. Una autopsia reveló que murió estrangulada, además de sufrir varios cortes y magulladuras.

La pareja se había conocido en Tailandia en medio de un viaje alrededor del mundo.

En el proceso judicial en Lugano trascendió que Schätzle, padre de dos y quien se hacía llamar Marc Dirtywhite en las redes sociales, cargaba con deudas por más de $54,000 por el despilfarro en alcohol, drogas y artículos de diseñador, según reseñó The Sun.

La víctima también era asidua a la buena vida, y de los clubes de sexo como “Kit Kat” en Berlín, según el hombre.

El día de su muerte, la pareja compartió una botella de champagne de $140 como parte de la cena antes de regresar al “penthouse” del hotel en el que se hospedaban.

Otros inquilinos declararon haber escuchado una fuerte discusión desde el interior de la habitación de la pareja antes de que Schätzle apareciera en el vestíbulo indicando que la chica no se encontraba bien.

Al ser cuestionado sobre el alegado juego sexual, el acusado dijo: “Yo puse una toalla alrededor de su cuello y la empecé a besar. Pero ella quería más, así que puse mi mano en la toalla y halé”.

Aparentemente, Schätzle, que tenía tatuado la palabra “guerrero” en su frente, sabía que su pareja tenía más de £25,000 (aproximadamente, $34,000 dólares) en su cuenta de banco.

Lo anterior habría sido el regalo del padre de la joven por su cumpleaños número 21. El progenitor es dueño de un criadero de caballos con valor de $16 millones.

Cinco meses después de su muerte, los investigadores hallaron la tarjeta de crédito de Reed escondida en un panel de un elevador del hotel. Las autoridades sospechan que el hombre la robó antes o después de la muerte de la británica. Schätzle alegó que se trató de una broma.

Schätzle enfrenta cargos de homicidio intencional, robo, fraude y ofensas de drogas.