Robots repartidores entregan pedidos en menos de una hora en calles de Reino Unido

Con la pandemia del coronavirus los robots repartidores se han hecho muy populares en el Reino Unido; actualmente 200 circulan por las calles, pero pronto serán 500 los que estén en operación para entregar compras y alimentos

Los pequeños robots ganaron gran popularidad por su servicio en medio de la pandemia de coronavirus.
Los pequeños robots ganaron gran popularidad por su servicio en medio de la pandemia de coronavirus.
Foto: DANIEL LEAL-OLIVAS / Getty Images

La zona residencial de Milton Keynes, a 80 kilómetros al norte de Londres, se ha hecho muy popular por los pequeños y elegantes robots de seis ruedas que cruzan las aceras, dio a conocer AFP.

Hoy en día 200 de estos aparatos recorren las calles de esa ciudad y también de la vecina Northampton, entregando las compras o las comidas, pero se espera que pronto sean 500, para atender a cinco nuevos municipios.

Los robots están en funcionamiento desde hace 3 años, pero con la pandemia han sido muy solicitados y se han vuelto indispensables: “Todo el mundo necesitaba entregas sin contacto”, resume Andrew Curtis, jefe de operaciones en el Reino Unido de Starship Technologies, la empresa que construye y explota a estos autómatas.

La compañía ha cuadruplicado sus entregas y actualmente hace 1,000 repartos diarios en el país y la demanda no ha disminuido pese al fin de las restricciones impuestas durante la pandemia.

Además, Starship Technologies acaba de cerrar un contrato con la cadena de supermercados Co-op, para poner a trabajar 300 nuevos robots para finales de año y multiplicar por tres las entregas.

Robot
GettyImage

Milton Keynes es cliente de la empresa repartidora desde 2018 y es común observar frente a sus sucursales una decena de robots que esperan pacientemente su próximo pedido.

Con sus antenas flanqueadas por una pequeña bandera naranja, que los hacen más visibles, les dan un aspecto de pequeños autos chocadores.

Los equipos cuentan con un espacio para carga, cámaras y sensores y son 99% autónomos, según su fabricante. Y si el autómata se encuentra frente a una situación desconocida, un operador puede conducirlo a control remoto.

Con los productos a entregar a bordo, el robot avanza sin dificultad en el laberinto de caminos peatonales avanzando a una velocidad de 3.7 millas por hora (6 km/h) y entrega los pedidos en menos de una hora.

A pesar de los beneficios que generan los robots, sobre todo en materia ambiental, suscitan críticas de los sindicatos, que temen que se adueñen del trabajo de los humanos.

También hay inquietudes acerca de decidir qué distancia pueden recorrer y preocupaciones relativas a la utilización de las aceras.

“Nunca hemos tenido un accidente”, asegura Andrew Curtis, enfatizando que en el Reino Unido la empresa obtuvo la autorización de las autoridades locales para cada una de sus actividades.

También te puede interesar:

Despiden a robot ¡por incompetente!

Llega Rex, el primer robot biónico

Coronavirus: Asisten a graduación usando robots