Finge su secuestro, cobra su rescate y se gasta el dinero en el bingo

En Cataluña, España, una mujer adicta al bingo hizo algo impensable: fingir su secuestro, pedirle a su marido que pagara el rescate y gastarse el dinero en el juego

Su esposo pagó el rescate del supuesto secuestro, que ella gastó en el juego.
Su esposo pagó el rescate del supuesto secuestro, que ella gastó en el juego.
Foto: Shutterstock

No está mal que de vez en cuando decidas apostar en un juego de azar pues todos sentimos ese impulso de arriesgar para ver si puedo ganar una suma de dinero considerable, ya sea en la lotería, en casinos o en el bingo.

El problema radica cuando el juego y las apuestas se vuelven el centro de la vida. Ahí estaríamos hablando de alguien que ha desarrollado una ludopatía, es decir, una adicción por los juegos de azar y que podría tener consecuencias, sobre todo en las finanzas personales, y que puede provocar cosas fatales.

Sobre el tema, recientemente se volvió noticia una mujer de 47 años, la cual hizo algo inverosímil con tal de conseguir mucho dinero para poder seguir jugando al bingo.

De acuerdo al informe dado por los Mossos d’Esquadra, la policía de Cataluña, en España, el pasado 4 de octubre se montó todo un operativo de rescate luego de que el esposo de esta mujer denunciara que esta había sido secuestrada y que incluso, ella se comunicó con él vía telefónica para pedirle que pagara el rescate (unos $6,200 dólares), pues su vida pendía de un hilo.

Entonces, el esposo pidió ayuda a la policía, quienes de inmediato solicitaron el apoyo a la Unidad Central de Secuestros y Extorsiones para que atendieran la investigación.

Temeroso por lo que le pudiera ocurrir a su esposa, el hombre depositó el dinero del rescate; sin embargo, la sorpresa se dio cuando los agentes de la Unidad Central de Secuestros rastrearon y localizaron a la mujer, quien en realidad no había sido secuestrada y estaba en una sala de bingo.

De inmediato, la policía detuvo a la mujer quien terminó confesando que su secuestro fue una gran mentira y que quería el dinero para poder seguir jugando al bingo. Ahora, enfrenta denuncias por simulación de delito y extorsión y aunque se encuentra en libertad, se encuentra a la espera de que un juez la llame a declarar para definir su situación.

Te puede interesar:

* ¿Cómo identificar una adicción a los juegos de apuesta online?
* “La adicción de mi hija me dejó sin casa”
* la ludopatía destruye la vida del adicto al juego y la de su familia