Anuncian plan de rediseño de calles de Nueva York y mejoras de vías y seguridad para los próximos cinco años

El alcalde De Blasio y el Departamento de Transporte revelaron nueva iniciativa del programa "Visión Cero", que pretende hacer transformaciones de infraestructura vial con metas para el 2023

Una de las quejas grandes ha sido la falta de reformas a las vías de autobuses en NYC
Una de las quejas grandes ha sido la falta de reformas a las vías de autobuses en NYC
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

Desde que el alcalde Bill de Blasio asumió el control de la Ciudad de Nueva York, uno de sus programas emblemas ha sido “Visión Cero”, con el que se comprometió a mejorar las calles de la Gran Manzana y aumentar la seguridad para peatones y ciclistas. Y faltando menos de un mes para que el mandatario deje el Gobierno, que será asumido por Eric Adams, en enero, De Blasio anunció un plan maestro, como último impulso de su iniciativa, que busca orientar el rediseño de las carreteras durante los próximos cinco años

Bajo el nombre “Plan de Calles de la Ciudad de Nueva York”, el programa anunciado ofrece directrices para mejorar el desarrollo de la infraestructura de vías de autobuses, bicicletas y peatones, balanceando el uso del espacio entre usuarios y transportistas.

“Vision Cero le ha mostrado a la nación cómo reimaginar nuestras calles para autobuses, bicicletas y peatones, no solo para vehículos privados. Este plan traza un camino a seguir para aprovechar ese progreso con ideas innovadoras de las lecciones que hemos aprendido”, aseguró el saliente Alcalde. “este plan hará que nuestras calles sean más seguras que nunca”.

En el plan, entre otros detalles, se advierte la manera en la que el Departamento de Transporte (DOT) deberá trabajar, a fin de lograr avances concretos en manteria de vías antes del 31 de diciembre de 2026. Las metas principales que se buscan incluyen la creación de 150 millas de carriles para autobuses protegidos físicamente o por cámaras, 4,750 señales de tránsito prioritarias en las intersecciones, 250 millas de carriles para bicicletas protegidos, 2,500 actualizaciones de paradas de autobús, como bancos, refugios e información de pasajeros en tiempo real y el rediseño de 2,000 intersecciones señalizadas.

Asimismo, busca crear 2,500 señales peatonales accesibles en las intersecciones, evaluar y modificar las zonas de carga comercial y las rutas de los camiones, desarrollar políticas de estacionamiento, uso del transporte público, reducción de emisiones de vehículos y acceso para personas con discapacidades.

Finalmente, el plan promete crear y mantener un millón de pies cuadrados de espacio para peatones.

El presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson, aseguró que este plan resuelva los problemas de planificación de calles que por años lideraron a la ciudad y que tuvo un impacto negativo entre todos.

“Los neoyorquinos pagaron el precio todos los días atrapados en autobuses lentos o como peatones o ciclistas en calles peligrosas. Aplaudo al DOT por todo su trabajo para hacer realidad esta nueva visión de un plan maestro de calles”, dijo el jefe del órgano legislativo municipal. “Este plan les da a los neoyorquinos una visión concreta de cómo reformaremos la ciudad durante los próximos cinco años y trabajaremos hacia nuestro objetivo de hacer de este un lugar más seguro y equitativo para llamar hogar”.

El comisionado del DOT, Hank Gutman, destacó que el plan proporciona el marco que se necesita para llevar a Nueva York a rediseños de calles efectivos y seguros, que de paso mejorarán la rapidez de los trayectos.

“Representa una hoja de ruta que nos ayudará a ofrecer viajes diarios más rápidos para los pasajeros de autobús, carriles de bicicletas seguros para ciclistas, y aceras y bordillos que están mejor administrados para las cambiantes exgencias de la vida en la ciudad”, dijo el funcionario.

El Comisionado destacó como punto relevante, que el nuevo plan también incluye a las comunidades que han sido desfavorecidas en materia de calles seguras y transporte, buscando además áreas de la ciudad prioritarias para hacer mejoras.

De igual manera se anunció que las comunidades tendrán participación en todos los proyectos de rediseño de infraestructura de vehículos, peatones, ciclistas y autobuses, y en el 2023 el DOT comenzara a hacer reportes periódicos sobre sus avances en las obras.

Danny Pearlstein, director de Política y Comunicaciones de Riders Alliance, organización defensora de los derechos de los usuarios del transporte, hizo un llamado al próximo Alcalde para que garantice que los planes no se queden en el tintero.

“Los pasajeros de autobús necesitan con urgencia viajes más rápidos y confiables, como prometió el alcalde en el Plan de Calles de la Ciudad de Nueva York”, dijo el activista. “La próxima administración debe mejorar mucho. Los autobuses son la máxima prioridad. Nueva York no puede presumir de ser la ciudad más grande mientras millones de neoyorquinos se ven obligados a depender de los autobuses más lentos de Estados Unidos”.

El Plan de Calles de NYC en cifras

  • 31 de diciembre de 2026 es la meta para cumplir el plan
  • 150 millas de carriles para autobuses protegidos físicamente o por cámaras
  • 4,750 señales de tránsito prioritarias en las intersecciones
  • 250 millas de carriles para bicicletas protegidos
  • 2,500 actualizaciones de paradas de autobús, como bancos, refugios e información de pasajeros en tiempo real
  • 2000 rediseños de intersecciones señalizadas
  • 2,500 señales peatonales accesibles en las intersecciones
  • Evaluar y modificar las zonas de carga comercial y las rutas de los camiones.
  • Crear y mantener un millón de pies cuadrados de espacio para peatones.