Alcalde Eric Adams reitera que escuelas de NYC seguirán abiertas y pide a padres no temer por oleada de Ómicron

La nueva Administración municipal puso sobre el 'pizarrón' en letras grandes que están en capacidad de continuar con clases presenciales de manera segura para la comunidad escolar

Fuentes del DOE  aseguran que es muy pronto para realizar una balance real del primer día de llamado a clases en 2002.
Fuentes del DOE aseguran que es muy pronto para realizar una balance real del primer día de llamado a clases en 2002.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

El nuevo alcalde de la Ciudad de Nueva York Eric Adams, avanzó este lunes en su primera “gran tarea” de reabrir los edificios escolares públicos, en medio de una arremetida de la variante variante Ómicron durante las vacaciones de fin de año y la petición de sectores gremiales de iniciar este 2022 con clases remotas.

Desde la escuela primaria Concourse Village, en El Bronx,  el mandatario que asumió el cargo apenas el pasado sábado acotó que “estamos muy entusiasmados con la apertura de nuestros planteles públicos. Le decimos a los padres y representantes que son el sitio más seguro para mantener a sus hijos”.

Adams argumentó que el aprendizaje remoto había sido “desastroso” para muchos estudiantes en el sistema escolar más grande del país. Recordó que fue una proceso “particularmente dañino” para los niños de vecindarios de bajos ingresos y los estudiantes que viven en refugios.

“Nosotros vamos a mantener las escuelas abiertas y seguras. Tenemos 1.5 millones de pruebas de descarte disponibles para poder llevar a cabo nuestro plan. Recordemos que en el último año en los ambientes escolares la tasa de infección fue apenas del 1%”, acotó el Alcalde.

El mandatario municipal precisó que estarán en la capacidad de dar seguimiento a los riesgos de expansión del virus en cada salón de clases y en los planteles.

“Los números muestran que el mero hecho de que un niño esté expuesto, no significa que todo el aula esté expuesta. Exhorto a los padres a no temer a enviar a sus hijos a la escuela”, subrayó.

La recién estrenada Administración de la Ciudad empezó a darle seguimiento al plan creado por el exalcalde Bill de Blasio que está diseñado para mantener más aulas abiertas, a medida que continúan las infecciones en alza. 

En esta dirección, el nuevo Canciller de Educación David Banks aseguró que “todo indica que estamos en un lugar bastante bueno en este momento, tenemos mucho trabajo por delante en los próximos seis meses que restan de este año escolar. Le recordamos a los padres que las vacunas están disponibles y forman parte también de nuestro esfuerzo”.

En medio de una alta ola

Este plan de vuelta a clases en 2022 viene acompañado de una ola muy elevada de casos de COVID-19, y prevé la distribución de 1.5 millones de kits de pruebas rápidas para los estudiantes, y la duplicación del programa de exámenes aleatorios en las escuelas al 20% de los niños que sean autorizados por sus padres.

La Ciudad también cambió sus reglas para limitar la cuarentena. En lugar de que todo el aula cambie al aprendizaje remoto, cuando uno o más estudiantes dan positivo, todos los estudiantes de la clase recibirán pruebas rápidas en casa.

Aquellos que resulten negativos y sean asintomáticos podrán regresar el día después de su primera prueba negativa. Luego, se les dará a los estudiantes una segunda prueba en casa dentro de los siete días de su exposición.

Toda esta estrategia se adelanta cuando los nuevos casos de coronavirus aumentaron a más del doble en la ciudad durante los últimos siete días entre Navidad y Año Nuevo.

En el período de los últimos siete días que terminaron este domingo, la Gran Manzana registró en promedio 36,900 casos nuevos por día, en comparación con 17,180 por día en los siete días antes de que las escuelas iniciaran vacaciones.

Gremio docente no está contento

En el primer día laboral, después del fin de semana de Año Nuevo, se pudo conocer de manera extraoficial que al igual como varias pequeñas empresas e instituciones están lidiando con la escasez de personal para poder operar, en algunas escuelas de la ciudad de Nueva York está pasando lo mismo.

“Obviamente hay ausencias de personal, docente, administrativo y seguridad. Muchos padres decidieron no enviar a sus hijos por temor, pero aún no podemos tener un balance detallado. No se puede tener una película de la apertura”, dijo a El Diario una fuente del Departamento de Educación de la Cudad de Nueva York (DOE).

Medios locales revelaron que al menos la Escuela Pública 58 en Carroll Gardens, en Brooklyn, le fue imposible abrir este lunes por el número de bajas en su fuerza laboral.

Pero avanzado el cronograma de aperturas, de más de 1,700 planteles de educación pública en la Gran Manzana, la Federación Unitaria de Maestros (FUT) siguió desconfiando que se trate de una decisión 100% segura. 

“Le sugerimos al Alcalde que deberíamos ir a clases remotas, durante al menos un par de días, porque realmente necesitamos averiguar cuál es la realidad en cuanto a la capacidad de personal”, dijo el presidente de la UFT, Michael Mulgrew. 

El líder sindical comentó de manera informal y sin detallar cifras, que “muchos maestros” declinaron asistir a sus clases, porque informan que sus propios hijos dieron positivo en los test.

“Hemos visto casos de COVID-19 durante las pasadas vacaciones, como nunca antes habíamos visto“, acotó.

Todo peor en El Bronx

En efecto, si bien Manhattan había experimentado un gran aumento en los casos durante las dos semanas anteriores, las estadísticas del Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York (DOHMH) revelan un aumento masivo en las últimas horas en El Bronx. 

El Condado de la Salsa tuvo 12 de las 15 áreas de la ciudad de Nueva York con las tasas de positividad más altas en 7 días entre el 24 y el 30 de diciembre, vecindarios como Fordham, Kingbridge y University Heights mostraron cifras que se dispararon por encima del 44% de la tasa de contagios.

En este sentido, la presidenta del condado de El Bronx Vanessa Gibson, quien también está debutando en esa posición ejecutiva, respaldó en este nuevo paisaje pandémico la reapertura de los edificios escolares.

“Debemos garantizar duplicar el acceso a las pruebas, especialmente en nuestras comunidades que no tienen fácil acceso. Empezamos hoy a trabajar unidos para ello”, reforzó Gibson.

La madre dominicana María Campuzano residente de Manhattan asegura que “no fue prudente” iniciar clases presenciales este lunes. (Foto: F. Martínez)

En la calle: Dudas y certezas

Como se presumía, centenares de padres y representantes tenían opiniones divididas, entre dudas y certezas, ante el hecho de enviar a sus hijos a las escuelas.

Tal es el caso de la dominicana María Campuzano, residente de Manhattan, quien tiene una hija de doce años en el sistema de educación pública.

“Yo pienso como miles en esta ciudad, que es imposible que miles de niños y maestros hayan mantenido el distanciamiento social después de estas fiestas. Lo prudente era esperar unos días. Yo sé de muchos que los dejaron en sus casas. Y sé que hay aulas que estaban hoy a la mitad”, cuenta María.

La isleña mostrando un video en su celular, asegura que en los sitios de prueba, el pasado fin de semana muchas familias tuvieron que exponerse hasta a cinco horas de espera para poder practicarse el test.

“Se pudieron esperar unos días para abrir. Porque es verdad que hay millones de pruebas gratuitas, pero no se pueden administrar en un solo día”, opinó la inmigrante.

Para madres como la dominicana María Campuzano las filas para que la comunidad escolar se haga las pruebas siguen siendo muy largas.

Entre tanto, la madre mexicana Valeria López, también en Manhattan, tuvo que tomar una decisión dura: “Yo empezaba hoy un nuevo trabajo al mediodía, después de meses desempleada, con mucho miedo mandé a mis dos niños a la escuela en Harlem rogando que estuviera abierta.Y así fue”.

Lo que cuenta el docente puertorriqueño Javier Lucero, quien enseña en una escuela en Harlem, podría estar cerca de describir lo que han vivido decenas de educadores luego se sentirse un poco mal, y haber estado en reuniones familiares o viajado la semana pasada.

“Yo la semana pasada me sentí un poquito mal. Por eso no me quise reunir para Año Nuevo. Ayer domingo me hice el test y salió positivo. Me siento bien. Tengo triple vacuna. Pero tenía que descartarlo, antes de ir a la escuela. Como yo estoy seguro hay centenares. Y esperé horas en una fila”, relató el educador.

Ante las críticas de la reapertura de las escuelas, a las cuales se unieron algunos líderes electos, el alcalde Adams replicó: “Esta es una ciudad acostumbrada a levantarse de los momentos más duros. Con toda seguridad en un tiempo, ya no nos definiremos por la pandemia o por el crimen. Sino por nuestra recuperación”.

Escuelas de NYC y COVID-19:

  • 1,100,000 estudiantes en el sistema de educación pública de la ciudad de Nueva York.
  • 3,334 casos activos de COVID-19 bajo investigación en el distrito escolar público más grande del país en las escuelas públicas de NYC hasta el 30 de diciembre.
  • 60% de los casos involucraban a estudiantes. 
  • 8 escuelas de 1,700 estaban cerradas antes de las vacaciones de invierno por brotes de coronavirus.
  • 1 escuela en Brooklyn no pudo abrir sus puertas este lunes por fallas en el personal de acuerdo con versiones de medios locales.