Nueva York se prepara para dar el último adiós con honores a los dos policías hispanos abatidos en Harlem

Este jueves se realizará el velorio del dominicano Jason Rivera en la Catedral de San Patricio

Restos mortales de Wilbert Mora fueron escoltados a una funeraria en Inwood.
Restos mortales de Wilbert Mora fueron escoltados a una funeraria en Inwood.
Foto: Justin Lane / EFE

Cientos de oficiales del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) iniciaron este miércoles los homenajes a Wilbert Mora, el segundo oficial que murió luego de recibir varios disparos junto a su compañero de origen dominicano Jason Rivera, cuando atendían un reporte de violencia doméstica en un apartamento de Harlem.

Los restos de Mora llegaron a Riverdale Funeral Home, en el Alto Manhattan, escoltado por una gran caravana de uniformados, después que fue trasladado desde la oficina del Médico Forense de la Ciudad, justamente a un par de cuadras en donde vivía su compañeros en Inwood.

A la par, el alcalde Eric Adams ordenó bajar las banderas en todos los edificios de la Ciudad para honrar a los dos funcionarios que fueron considerados como “héroes” de la Gran Manzana, luego de ser víctimas de una emboscada de tiros por parte del acusado Lashawn McNeil, quien también murió baleado cuando trataba de huir de la escena del crimen.

Los actos funerales de Mora se llevarán a cabo el próximo 1 de febrero, mientras que varias vigilias para dar el último adiós al efectivo de la Uniformada, se tienen programadas en diferentes comisarías policiales.

Rivera será velado en San Patricio

El velorio del oficial Jason Rivera, quien murió el pasado viernes a las horas de recibir el impacto de las balas, se realizará de 1 a 8 de la noche de este jueves en la emblemática Catedral de San Patricio.

La Quinta Avenida de Manhattan estará cerrada al tráfico al menos entre las calles 42 y 51 para el servicio religioso. Se espera que los socorristas de todo el país honren al héroe policía novato asistiendo al servicio.

La estimación es que miles de dolientes acompañen a su familia de origen quisqueyano en su funeral a las 9 de la mañana de este viernes, que culminará en una  ceremonia de cremación privada en el cementerio Ferncliff en el condado de Westchester.

Rivera se graduó en la Escuela de Aprendizaje Expedicionario de Washington Heights en el 2017.

Su maestra de secundaria en los grados 10 y 11, Samantha Love, en una entrevista con medios locales recordó que “todos recordarán su espíritu y su sonrisa”.

En los alrededores de la residencia del oficial en el Alto Manhattan, caído mientras cumplía su deber, decenas de vecinos y amigos seguían ofreciendo plegarias en un altar dispuesto en la Avenida Nagles del Alto Manhattan.

“Uno no entiende esta vida. Tanta gente indeseable que hace daño y no sirven para nada. Y estos muchachos que solo querían proteger a la comunidad se mueren de esta manera. Yo pienso en esas familias mucho, a pesar de que no los conozco. Pero cualquiera puede ser víctima de una bala en esta ciudad”, comentó María Luzardo, una isleña que cruzaba por casualidad al frente de la que fuera la residencia del fallecido.