El historial delictivo del hispano que mató a policía de Texas

La policía se encuentra investigando los posibles vínculos de José Óscar Rosales con bandas de El Salvador, Guatemala y Honduras

José Óscar Rosales es sospechoso de asesinar a un policía en Texas.
José Óscar Rosales es sospechoso de asesinar a un policía en Texas.
Foto: Houston Police / Cortesía

José Óscar Rosales, sospechoso de asesinar a un policía en una emboscada el fin de semana pasado en Texas y quien fue arrestado en México, era un fugitivo desde hace más de 25 años de las autoridades del condado de Harris, informaron este jueves autoridades locales.

Rosales, de 51 años, fue arrestado el miércoles en Ciudad Acuña, en el estado mexicano de Coahuila, como sospechoso de asesinar al cabo Charles Galloway del Departamento del Alguacil del Condado de Harris la madrugada del domingo pasado.

Las circunstancias del arresto del sospechoso en México y la posible participación de autoridades estadounidenses en la detención no han sido reveladas.

El sospechoso, que ya fue trasladado a Texas para responder por el asesinado de Galloway, tenía ya un expediente criminal de décadas, indicó en una conferencia de prensa la fiscal de distrito del condado de Harris, Kim Ogg.

Oriundo de El Salvador, Rosales había sido acusado de asalto agravado con un cuchillo en 1995. En ese momento el salvadoreño, que usaba el alias de “Maurico Aguilar Albarenga”, fue sentenciado a cinco años de cárcel pero se le otorgó libertad condicional.

En 1996 la libertad condicional fue revocada porque no cumplió con los requerimientos y permaneció prófugo desde entonces. “Fue un fugitivo por 25 años del condado de Harris por el delito de asalto agravado, ha sido violento antes”, señaló Ogg.

La fiscal agregó que investigan posibles vínculos de Rosales con bandas criminales de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Según Ogg, Rosales también es requerido por cargos de asesinato en El Salvador. Agregó que en la acusación por la muerte del policía Galloway no descarta la pena capital.

“Este caso tiene todas las marcas de odio y es un caso de pena de muerte”, señaló.

El asesinato del policía ocurrió la madrugada del 23 de enero cuando Galloway en su patrulla detuvo un Toyota Avalon blanco en el vecindario de Beechnut en Houston. Según la evidencia recolectada, el conductor salió del automóvil al ser detenido e inmediatamente disparó repetidamente contra la patrulla del agente.

Galloway recibió varios disparos y murió en el lugar en un hecho catalogado por los investigadores como “una emboscada”.

La acusación contra Rosales está basada en un vídeo que muestra al sospechoso disparando contra el policía.

Reina Márquez y Henri Mauricio Pereira, identificados como esposa y cuñado de Rosales, respectivamente, también fueron acusados en este caso por intentar encubrir la participación del sospechoso en el asesinato.

Los dos hispanos fueron captados limpiando el Toyota. El vehículo del sospechoso fue confiscado como parte de los cargos de manipulación contra Márquez y Pereira.

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) dijo a la televisora KTRK (ABC13) que presentó ordenes de retención contra Pereira, de origen mexicano, y Márquez, de origen salvadoreño.

Las autoridades de inmigración también presentaron una orden para retener a Rosales, quien ingresó previamente ilegalmente a Estados Unidos explicó el ICE a la televisora.

Está programado que Rosales se presente ante una corte este viernes para responder por la muerte de Galloway