Instan a NY a acabar con la disparidad laboral entre mujeres, que aumentó en la pandemia

Testimonios de madres latinas, organizaciones comunitarias y líderes políticos del Estado y la Ciudad coinciden con datos revelados por un informe del Pew Hispanic Center que reveló que para las mujeres ha sido cada vez más difícil ver la luz en el campo laboral

La madre mexicana Alberta Vivaldo reconoce que como mujer le ha tocado más duro en la pandemia y ha sido difícil recuperar su vida laboral
La madre mexicana Alberta Vivaldo reconoce que como mujer le ha tocado más duro en la pandemia y ha sido difícil recuperar su vida laboral
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

Antes de que la pandemia del COVID-19 golpeara a Nueva York, una de las principales quejas entre comunidades vulnerables, era que las mujeres la tenían de cuadritos a la hora de conseguir buenos empleos, buenos salarios y condiciones óptimas de trabajo, muy por debajo de los hombres.

Y ya a dos años del inicio de la crisis que causó el coronavirus en Nueva York, testimonios de madres latinas, organizaciones comunitarias y líderes políticos del Estado y la Ciudad, coinciden en que el panorama de acceso laboral para las mujeres neoyorquinas, especialmente inmigrantes, después de los momentos más duros del coronavirus, cada vez está más cuesta arriba.

Así lo asegura Alberta Vivaldo, madre de familia, quien admite con frustración que si su panorama laboral ya era difícil y desigual entes de la pandemia del COVID, ahora las cosas son más duras.

“Yo pude regresar a trabajar a una lavandería, pero ya no tiempo completo, porque cada vez se hace más difícil para las mujeres, no solo porque no hay muchos empleos que den una buena estabilidad económica, sino porque también muchas tenemos que estar pendientes del hogar y los niños, con todo lo que hubo con la educación virtual”, asegura la mexicana.

Ana Salas, madre peruana, tiene una visión casi idéntica del panorama, y confesó que la pandemia le dio “muy duro” a ella, como mujer cabeza de hogar, y dijo que recién hace poco pudo empezar en un puesto laboral con cierta estabilidad, tras batallar mucho para que la emplearan.

“Yo era mesera en una pizerria en la que trabajaba muchas veces de 11:00 a 10:00. Allí me pagaban en cash y con la pandemia me quedé sin trabajo, porque allá solo hacían deliveries, y entonces cuidando a los niños, y todo, pasé como nueve meses sin recibir ingresos. Hasta me tocó ir a las despensas a pedir comida para poder subsistir”, aseguró la madre soltera de dos niños, quien agregó que al intentar buscar empleo, sintió discriminación por ser mujer.

“Ya cuando las cosas empezaron a mejorar, fui a varios restaurantes a buscar trabajo y en varios lugares me decían que preferían hombres, porque quieren que carguen cosas pesadas, pero uno como mujer también puede”, agregó la inmigrante. “Duele mucho ese trato preferencial a los hombres, y aunque es difícil sobrellevarlo, hay que seguir adelante y sobreponernos, mientras se logra una justicia real para las mujeres, que siempre llevamos la peor parte”, agregó la trabajadora de un “deli”.

Y es que la realidad en Nueva York no desentona con datos revelados por un informe del Pew Hispanic Center que muestran que para las mujeres ha sido cada vez más difícil tener buenos empleos, haciendo que la brecha que ya existía, con respecto al acceso laboral a oportunidades de los hombres, se haya agrandado más. La recuperación del empleo es dispareja, y eso se siente.

Los datos del estudio señalan que la pandemia aumentó las disparidades de género en el mercado laboral en todo Estados Unidos, y que entre adultos mayores de 25 años sin educación calificada, han sido más las mujeres que han salido de la fuerza laboral que los hombres, en el orden del 1.3%.

Otro dato reportado por el informe es que las mujeres con estudios profesionales, tienen más opciones de escalar positivamente el ámbito laboral, pues tanto hombres como mujeres con al menos un título, aumentaron en 2,7% y 3,9%, respectivamente sus plazas laborales, entre 2019 a 2021, aunque los caballeros siguen arriba.

Pero para aquellas mujeres que no cuentan con estudios, las cosas se hacen más difíciles, y la pandemia también afectó de manera desproporcionada el acceso de aquellas que tienen diplomas de secundaria, disminuyendo en un 6% su fuerza laboral. En el caso de los hombres de esa categoría, su disminución fue de 1,8%.

Y aunque el Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York (DOL) le dijo a El Diario NY no tener datos sobre la fuerza laboral femenina, ni sobre el impacto que ha tenido la pandemia entre las mujeres sobre pérdida de empleos y regreso a la fuerza laboral, ni tampoco sobre el efecto en los latinos, se sabe que 1.917.700 empleos privados se perdieron en la pandemia en NY en el sector privado, de los cuales ya se han recuperado el 65%.

Los niveles de desempleo formal en el Estado, sin incluir “el rebusque”, en el que participan miles de mujeres inmigrantes, muchas de ellas sin papeles, actualmente es de 6.2% y en la ciudad es del 8.8%.con tendencia a la mejoría.

Y aunque el Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York afrma no tener cifras concretas sobre las mujeres, que ayuden a comprender mejor su realidad actual en materia laboral, esa agencia reconoce que las mujeres han llevado la peor parte.

Así lo indica un informe titulado “Empleo en el Estado de Nueva York: Investigación y estadísticas”, de agosto del año pasado, donde se advierte que el efecto desproporcionadamente negativo de acceso laboral para las mujeres es real.

“En recesiones pasadas en EE.UU., los hombres perdieron más empleos que las mujeres. Sin embargo, desde el inicio de la pandemia, las mujeres, especialmente las que tienen niños pequeños, abandonaron la fuerza laboral estadounidense a un ritmo más rápido que sus homólogos masculinos”, aseguró la economista Kylee Teague, analsta de los datos del Departamento de Trabajo.

La experta mencionó que según McKinsey & Company, una firma de consultoría de gestión, “la pandemia hizo que las mujeres retrocedieran media década porque han tenido que tomar más tiempo fuera de la fuerza laboral” o detener la progresión de la carrera para cuidar a los niños.

“La tasa de participación en la fuerza laboral general para las mujeres se redujo más de dos veces
tanto -1.3 puntos porcentuales (para ellas) como para hombres -0,6 puntos porcentuales”, aseguró la analista.

“Las mujeres con niños menores de 13 años vieron lo más agudo en la disminución en La tasa de participación en la fuerza laboral (-2.3 puntos porcentuales) durante este período como resultado de la pandemia. En cambio, los hombres sin niños menores de 13 años vieron la disminución más pequeña de -0,5 puntos porcentuales”,agregó la economista.

Otro dato destacable es que muchas mujeres se vieron impactadas ya que las industrias en las que trabajaban fueron más impactadas por la pandemia, como alojamiento y restaurantes y servicios educativos y de salud.

“Una segunda razón de la reciente caída en la tasa de participación en la fuerza laboral de las mujeres
se deriva del cambio al “aprendizaje remoto” para la mayoría de niños y el cierre de muchas guarderías durante
la pandemia. En general, las mujeres en los EE. UU. asumen más responsabilidad en el cuidado de los niños que los hombres”, agregó.

Yesenia Mata, directora de la organización La Colmena, de Staten Island, que trabaja directamente con mujeres trabajadoras inmigrantes, aseguró que la pandemia del COVID-19 ha sido extremadamente difícil para ellas, no solo por la pérdida de sus empleos sino por los abusos y atropellos que sufren en sus puestos de trabajo, y exigió acciones inmediatas.

“En muchas ocasiones han llegado madres que han sido despedidas de su trabajo, otras han sido víctimas de robo de salario y en ocasiones les han pagado un salario bajo. Por eso es importante que la Ciudad trabaje con organizaciones como La Colmena, ya que ayudamos a prevenir estos tipos de discriminación”, dijo la activista.

Mata agregó que si la Administración Municipal trabaja de la mano con grupos comunitarios, pueden ayudar a conseguir trabajo de manera más fácil para las mujeres, donde se logre no solo negociar salarios justos y tener acceso a un abogado si son víctimas de robo de sueldos, sino que se eduquen más sobre sus derechos. Asimismo, hizo un llamado a la Gobernación, para que les de la mano a miles de mujeres que dependen de la aprobación de más dineros para el Fondo de Trabajadores Excluídos.

“En este momento estamos pidiéndole a la Gobernadora Hochul que agregue $3 mil millones más en el Fondo Trabajadores Excluidos y que cree una solución permanente, aprobando la legislación #excluidosnomas, donde les dará acceso al fondo de desempleo, ya que muchas contribuyen”, agregó la líder comunal.

El Defensor del Pueblo, Jumaane Williams también dio crédito a las preocupaciones de las mujeres de comunidades vulnerables sobre la falta de acceso igualitario a empleos de calidad y buenas condiciones y salarios, y pidió que se empuje una plataforma completa que abarque diferentes flancos.

“Está claro que la pandemia no ha impactado a todos por igual, particularmente en las comunidades de color. Más mujeres, especialmente latinas e indocumentadas, dejaron sus trabajos para llenar los vacíos creados por sistemas inequitativos e insuficientes”, dijo el Defensor. “Para una recuperación justa, necesitamos más caminos hacia buenos empleos, programas ampliados de obras públicas, mayor acceso a cuidado infantil subsidiado y más fondos para la educación en todos los niveles”.

Williams destacó que tanto la Ciudad como el Estado deben trabajar para traer de regreso a quienes quedaron por fuera de la fuerza laboral, pero advirtió que se deben “tomar medidas tangibles” que hagan que regresar a trabajar sea seguro y posible.

La recién posesionada presidenta del Concejo Municipal de la Ciudad de Nueva York, Adrienne Adams, de amplisima mayoría femenina, destacó que la desproporción en la brecha entre hombres y mujeres con respecto a condiciones laborales es un problema de mucho tiempo atrás que se agravó en la pandemia, por lo que que en la Gran Manzana debe ser resuelto de una vez por todas.

“Durante demasiado tiempo, las mujeres han sufrido brechas salariales, con inmigrantes y mujeres de color afectadas de manera desproporcionada”, dijo la líder política. “El impacto de esta pandemia ha sido peor entre las mujeres, y la recuperación debe distribuirse de manera uniforme”.

La jefa del órgano legislativo de la Ciudad advirtió que la presencia de más mujeres en esa cámara tendrá efectos en cerrar esa brecha que han sufrido miles de trabajadoras.

“Este Concejo Municipal, que por primera vez tiene una mayoría de mujeres como miembros, se centrará en promover la equidad. Trabajaré con nuestros dos nuevos presidentes del Comité de Mujeres y Equidad de Género y el Comité de Inmigración, respectivamente, como líderes importantes en estos temas”, advirtió la Presidenta legislativa. “Enfrentaremos las disparidades para garantizar oportunidades equitativas”.

La Administración del recién aterrizado alcalde Eric Adams ha admitido con preocupación la manera como las mujeres de la Gran Manzana han padecido de manera más dura los efectos de la pandemia en varios aspectos como el laboral, y destacó planes concretos de acción, enfocados en mujeres inmigrantes, particularmente mujeres indocumentadas.

“Los trabajadores inmigrantes, en particular las mujeres, trabajan en muchas de las industrias que han enfrentado mayores desafíos durante la pandemia, como los servicios minoristas y de alimentos. Es por eso que la Ciudad está haciendo todo lo posible para que la economía se mueva, pero también impulsa los Fondos para Trabajadores Excluidos, para ayudar a los trabajadores inmigrantes en esta situación y devolver dólares críticos a los vecindarios donde viven y trabajan las comunidades inmigrantes”, aseguró Manny Castro, comisionado de la Oficina de Asuntos de Inmigración de la Ciudad (MOIA).

El jefe de MOIA agregó la importancia de trabajar mancomundamente con organizaciones comunitarias en programas de educación y capacitación en areas específicas de plazas laborales, como medidas para ayudar a poner fin a las brechas para las mujeres trabajadoras.

“El desarrollo de la fuerza laboral y la alfabetización de adultos también son importantes para que las comunidades de inmigrantes se recuperen de la pandemia”, dijo el funcionario. “El quid de nuestro trabajo se basa en nuestro apoyo a las organizaciones comunitarias que brindan sus servicios y recursos a las trabajadoras domésticas, niñeras/trabajadoras de cuidado de niños, limpiadoras de casas, trabajadoras de salones de belleza, vendedoras, trabajadoras de la construcción y trabajadoras de restaurantes”.

Y la Gobernación tampoco ha sido ajena en reconocer esa disparidad, por lo que, según un portavoz de la Administración Hochul, se están impulsando medidas que buscan acabar con esa brecha.

“La gobernadora Hochul está comprometida a abordar las desigualdades en la fuerza laboral, que se vieron exacerbadas por la pandemia, proponiendo la creación de un consejo sobre equidad de género, apoyo ampliado para empresas propiedad de mujeres, acceso mejorado a aprendizajes en áreas de alto crecimiento para mujeres y otros grupos subrepresentados, y nuevas inversiones para reforzar el acceso al cuidado infantil”, aseguró Jim Urso, vocero de la mandataria estatal. “La Gobernadora continuará trabajando de cerca con la Legislatura, para cerrar estas disparidades y apoyar a las mujeres en la fuerza laboral”.

El empleo y las disparidades en cifras

  • 1.3% de mujeres que perdieron empleos en el país no lo han recuperado
  • 0.9% es el caso de los hombres
  • 6% de las mujeres sin diploma de secundaria salieron de la fuerza laboral
  • 1.8% fue el caso para los hombres
  • 22% de las mujeres trabajadoras tienen opciones de hacer teletrabajo
  • 28% de los hombres tienen opciones de teletrabajo
  • $0.86 menos de salario por cada dólar que ganan los hombres se estima afecta a las mujeres
  • 45,400 empleos en el sector privado se recuperaron en NY en diciembre de 2021
  • 0,6% fue el incremento de empleos en todo el estado en diciembre
  • 7’667.400 es el número de trabajadores estimado en el sector formal en NY
  • 9,101,500 es el número de trabajadores en general estimado
  • 1.917.700 empleos privados se perdieron en la pandemia en NY en el sector privado, pero el Departamento de Trabajo no sabe cuantos de ellos fueron de mujeres
  • 65,3% de los trabajos perdidos se han recuperado, pero el DOL no tiene datos sobre cuántos son de mujeres
  • 383,300 puestos de trabajo se recuperaron en NY entre diciembre del 2020 y diciembre del 2021
  • 5,2% fue el porcentaje de recuperación de empleos
  • 6,9% fue el caso para la ciudad de Nueva York
  • 6,2 % es la tasa actual de desempleo en NY, pero el DOL no tiene datos de cuántas son mujeres
  • 8.8% es la tasa de desempleo en la Gran Manzana
  • 572,600 neoyorquinos en empleos formales estaban desempleados el mes pasado.