Inmigrantes alzan la voz por una reforma migratoria

Este 1 de Mayo, miles de inmigrantes participan en eventos a nivel nacional para alzar la voz por una reforma migratoria, al destacar el trabajo esencial que han realizado durante años; hay eventos en casi 20 estados

Activistas e inmigrantes presionan al Congreso por una reforma migratoria.
Activistas e inmigrantes presionan al Congreso por una reforma migratoria.
Foto: NICHOLAS KAMM / AFP / Getty Images

Grupos que abogan por los inmigrantes y trabajadores realizarán cerca de 40 actividades en todo el país este fin de semana para “visibilizar” los problemas que viven esas comunidades y recalcar la falta de acción del Congreso y el Ejecutivo en aprobar una reforma migratoria.

De costa a costa de Estados Unidos los grupos, sindicatos y organizaciones políticas han convocado marchas y eventos de protesta siguiendo la tradición de usar la celebración internacional del Día del Trabajo para elevar la voz por los trabajadores menos favorecidos, entre ellos los indocumentados.

“Si no nos levantamos, protestamos y visibilizamos nuestros problemas, el otro lado regresará a atacar nuestros derechos. Y ese ataque no sólo es contra los indocumentados sino que es contra todos porque legalizará el racismo”, dijo a Efe Christine Newman-Ortiz, directora ejecutiva de la organización Voces de la Frontera en Wisconsin.

Sin abandonar la lucha

La organización de Newman-Ortiz convocó dos días de huelga de inmigrantes en ese estado a la que, según confirmó, se unirán decenas de negocios. También habrá una manifestación en el centro de Milwaukee en la que participarán residentes de todo el estado.

“No podemos abandonar la lucha. Tenemos que ser conscientes de que cosas como (el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) DACA para los soñadores se logró por nuestro esfuerzo, al igual que las prioridades de los arrestos o el cierre de cárceles de inmigración”, subrayó.

Bajo la misma consigna de lucha, en Nueva York cerca de 30 organizaciones se reunirán desde el mediodía en el Washington Square Park para exigir protecciones a los trabajadores, entre las que se destaca un camino a la ciudadanía para los indocumentados, según un comunicado de Make the Road New York.

En Los Ángeles los manifestantes se tomarán las calles tanto el sábado 30 de abril como el 1 de mayo. La ciudad fue escenario en 2006 de una marcha que reunió a más de un millón de personas en defensa de los inmigrantes y contra un proyecto de ley que criminalizaba a los indocumentados.

Al respecto, Angélica Salas, directora de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA), dijo a Efe que “la lucha de los trabajadores inmigrantes ha dado logros en estados como California, pero los derechos y prestaciones no son igualmente respetados a nivel nacional”, por lo que es importante retomar la movilización en todo el país.

Una reforma estancada

Salas reconoce que la lucha por una reforma migratoria con camino a la ciudadanía para amparar a los trabajadores esenciales “no ha dado muchos frutos”.

El segundo semestre del año pasado los esfuerzos se concentraron en tratar de sacar adelante un proyecto de reforma migratoria que estaba aunado al plan social del Gobierno del presidente Joe Biden, que finalmente nunca logró el apoyo de los 50 demócratas del Senado.

Esta semana un grupo bipartidista de senadores anunció que sostendrá conversaciones sobre inmigración, retomando el tema que se había quedado estancado.

El grupo incluirá al presidente del Comité Judicial del Senado, el demócrata Dick Durbin, y a su compañero de partido Alex Padilla. Por el lado republicano estarán los senadores John Cornyn y Thom Tillis. Todos los senadores son miembros Comité Judicial.

Aunque lograr un acuerdo en un año electoral es casi imposible, Newman-Ortiz opina que es necesario regresar a la presión precisamente porque se necesitarán los votos latinos y el apoyo de los inmigrantes para las elecciones, especialmente entre los demócratas.

“Es preocupante que algunos de los senadores demócratas se están dejando arrastrar por políticas racistas y las mentiras de campaña de los republicanos. Ellos pueden caer en esa trampa pero nosotros no”, consideró la activista.

Por su parte Salas recalcó que es necesario continuar con las movilizaciones “hasta que logremos lo que merecemos”.

Ciudades como Washington, DC.; Aurora, Colorado; Las Vegas, Nevada; Miami, Florida; Vancouver, Washington; Minneapolis, Minnesota; Chicago, Illinois; San Francisco, California, y Filadelfia, Pensilvania, entre otras, tienen planeadas manifestaciones y acciones a las que se han unido sindicatos y organizaciones políticas que defienden a los trabajadores