Instan a promulgar ley en Nueva York por el ‘derecho a permanecer callado’

La S.2800/A.5891 modifica la Ley de Tribunales de Familia y la Ley de Procedimiento Penal para garantizar que un menor de 18 años consulte con un abogado antes de que pueda renunciar a su derecho constitucional a permanecer en silencio

 Según los activistas, muchos jóvenes no comprenden claramente sus derechos legales.
Según los activistas, muchos jóvenes no comprenden claramente sus derechos legales.
Foto: Joe Raedle / Getty Images

Una coalición de 100 organizaciones, la Legal Aid Society, exjueces y agentes del orden público están impulsando una propuesta de ley en Albany que protegería el derecho constitucional de los jóvenes neoyorquinos a permanecer callado y recibir asistencia legal antes de un interrogatorio policial.

La S.2800/A.5891, patrocinada por el senador estatal Jamaal Bailey y la asambleísta Latoya Joyner, modifica la Ley de Tribunales de Familia y la Ley de Procedimiento Penal para garantizar que un menor de 18 años consulte con un abogado antes de que pueda renunciar a su derecho constitucional a permanecer en silencio, asegurando así cualquier que cualquier renuncia a los llamados Derechos Miranda es genuinamente consciente y voluntaria.

Entre los que hicieron un llamado a los legisladores estatales para que promulguen esta legislación se encuentra Yusef Salaam, miembro del grupo conocido como los “Cinco del Central Park”, un grupo de jóvenes que hace más de 30 años fueron obligados a hacer confesiones falsas en relación a una violación. Ya adultos fueron exonerados tras la confesión del verdadero culpable.

“Como alguien que perdió años de su vida como resultado del trato indignante de la policía cuando era adolescente, incluida una confesión forzada, sé cuán esencial es este proyecto de ley”, dijo Salaam. “Es particularmente devastador que, décadas después, estas prácticas atroces todavía estén permitidas. Esta ley fundamental está muy retrasada y Albany debe promulgarla en esta sesión legislativa”.

En una carta dirigida a la líder de la mayoría del Senado Andrea Stewart-Cousins y al presidente de la Asamblea Carl Heastie, el fiscal de distrito del condado de Los Ángeles, George Gascón, escribió que este proyecto de ley “ofrece a Nueva York la oportunidad de abordar la desproporcionalidad racial y establecer un estándar nacional en la implementación de las protecciones necesarias para los jóvenes en las interacciones con las fuerzas del orden”.

Por su parte, la abogada a cargo de la práctica de Derechos Juveniles de la Legal Aid Society Dawne Mitchell sostuvo que esta legislación brindaría protecciones que se han retrasado hace mucho tiempo para sus clientes negros y latinos.

“Los jóvenes no son capaces de comprender plenamente su derecho a permanecer en silencio ni las consecuencias de renunciar a ese derecho”, advirtió Mitchell. “Al requerir que los jóvenes consulten con un abogado antes de que puedan renunciar a sus Derechos Miranda, este proyecto de ley garantizaría que aquellos que no tienen los medios para contratar a un abogado privado no estén en desventaja”.