Anuncian respiro a pequeños negocios de NYC con plan de reducción y eliminación de multas

La Administración Adams eliminará por completo 30 tipos de multas y reducirá otras 90, como parte de un plan para aliviar gastos por penalidades a más de 220 mil empresas

El mexicano Pedro Roque, dueño de Kiosko Deli, en Queens.
El mexicano Pedro Roque, dueño de Kiosko Deli, en Queens.
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

Durante muchos años, las multas que diferentes agencias municipales imponen a diario, desde pequeños detalles como no tener un aviso a la vista, hasta serios asuntos que tienen que ver con el bienestar y la seguridad, se han convertido en “El coco” de los más de 220,000 pequeños negocios que hay en la ciudad de Nueva York.

Y justo cuando los negocios de la ciudad siguen camino a la recuperación, después de más de dos años de haber sido impactados por los efectos de la pandemia del COVID-19, la Administración del Alcalde Eric Adams, anunció una buena nueva, que les dará un respiro a cientos de pequeñas empresas.

La Ciudad de Nueva York eliminará por completo 30 tipos de multas y reducirá otras casi 90, en su afán de reducir la carga con las que pequeñas empresas de la Gran Manzana deben lidiar a diario por múltiples violaciones a códigos de agencias municipales. En 49 tipos de infracciones por infringir regulaciones locales, se promoverá la disminución de penalidades y en 39 se instituirán períodos de gracia, antes de emitir multas, como cuando una empresa no muestra de manera destacada y visible su lista de precios.

Así lo anunció el Alcalde, tras explicar que la Ciudad realizará reformas a 118 normas, a través de una Orden Ejecutiva, emitida desde enero, que hizo una revisión exhaustiva a más de 225 tipos de infracciones comerciales, con lo que se estima que los pequeños negocios se ahorrarán unos $8.9 millones al año.

El mandatario local destacó que la meta es remover sanciones innecesarias, pero al mismo tiempo garantizando que no se ponga en peligro la salud o la seguridad pública.

“Desde los primeros días de mi administración, dejé en claro que la ciudad sería socia de la comunidad de los pequeños negocios, que es la columna vertebral de nuestra economía”, aseguró el alcalde Adams. “Las reformas que estamos delineando son un resultado directo de nosotros escuchando a casi 1,000 propietarios de pequeñas empresas y poniendo en marcha un plan de acción para ayudar a satisfacer sus necesidades, eliminando la burocracia, reduciendo las regulaciones onerosas y ahorrando a nuestras pequeñas empresas aproximadamente $8.9 millones, impulsando nuestra recuperación y allanando el camino para una economía equitativa en los cinco condados”.

Pequeñas empresas, una prioridad

La vicealcaldesa de Desarrollo Económico y Laboral, Maria Torres-Springer, advirtió que las reformas a las multas comerciales de la Gran Manzana, son una muestra de que la Administración Municipal está cumpliendo las promesas que le hizo a los negocios.

Estamos dejando en claro que las pequeñas empresas serán priorizadas y apoyadas porque crean empleos y mantienen nuestros vecindarios y corredores comerciales dinámicos y vibrantes”, aseguró la funcionaria. “Estoy orgullosa del trabajo que nuestras agencias municipales han realizado para promover estas reformas y confío en que se manifestarán en más empleos, más ingresos fiscales y más actividad económica para estimular nuestra recuperación”.

El comisionado del Departamento de Servicios para Pequeñas Empresas, Kevin D. Kim, destacó que al reducirse sanciones y multas, se busca promover y apoyar más a los pequeños negocios y acabar con penalizaciones innecesarias.

“Estas recomendaciones hacen que el mensaje de la Ciudad sea muy claro: estamos aquí para animar a las pequeñas empresas, no para castigarlas“, dijo el Comisionado.

Tras enterarse de las buenas nuevas, propietarios de pequeños negocios se mostraron animados de saber que luego de años en los que muchos propietarios afirman haber sufrido en carne propia castigos a sus bolsillos por detalles pequeños en el seguimiento de ciertas normas, por fin podrán sentirse más alivianados.

“Me parece perfecto que bajen las multas, porque a veces a uno le pueden poner multas hasta por tener una silla afuera y creo que eso nos afecta mucho a todos”, aseguró Pedro Roque, dueño del negocio Kiosko Deli, de Long Island City, en Queens, quien pidió al Alcalde que se suministre más información detallada a los negocios y se creen otras mejoras.

Las multas le quitan mucho dinero a los negocios, y sería bueno que dieran información más amplia sobre esto y también que nos ayuden con otros planes como que todos podamos poner nuestras sillitas y mesas afuera y no solo para los restaurantes”, agregó el mexicano, quien tiene su negocio hace 17 años.

Tony Forte, copropietario de la tienda de café Coffee Uplifts People, se sumó al mismo sentir y describió el alivio de multas como una ayuda para que las empresas no estén tan ahorcadas.

“Para los propietarios de pequeñas empresas como yo, la decisión de reducir las multas y las infracciones es algo más que dólares y centavos”, aseguró el pequeño empresario. “Se trata de asegurarse de que las pequeñas empresas prosperen aquí mismo en la ciudad de Nueva York”.

Susana Osorio, propietaria del restaurante Mamasushi, advirtió que los cambios en el sistema de multas influirán de manera directa en el desarrollo de pequeños empresarios que como ella tratan de mantenerse en pie en medio de las adversidades que como la pandemia, pusieron en jaque a muchos comerciantes hispanos en los cinco condados.

“Las pequeñas empresas necesitan toda la ayuda que podamos obtener en este momento”, dijo la empresaria. “Esta revisión de multas y regulaciones nos quitará una carga real a los propietarios de pequeñas empresas y ayudará a nuestras comunidades a recuperarse y crecer”.

Jeff García, dueño de la pizzería Wahizza Pizza, manifestó que pequeños negocios como el suyo son los que hacen que Nueva York se mueva y genere empleos, y aplaudió los cambios, que considera una muestra de que el alcalde Adams está pensando en los sectores vulnerables.

“Cientos de miles de pequeñas empresas hacen que la ciudad de Nueva York prospere”, comentó García. “Al simplificar las regulaciones y reducir el costo de hacer negocios, las pequeñas empresas crecerán y seguirán siendo parte del futuro de nuestra ciudad”.

El plan de la Ciudad es que la eliminación de multas y el rediseño de otras penalidades se implemente antes del 31 de diciembre de este año.

Dentro de los cambios que significan las reformas a las penalidades comerciales están que haya un período de subsanación universal de 60 días en todas las infracciones mayores, Clase 2 e infracciones menores, Clase 3, con el Departamento de Edificios de la Ciudad de Nueva York (DOB), la abolición de la multa a los restaurantes por no tener contenedores para desechar sorbetes.

Asimismo, se permitirá que los restaurantes puedan tener más tiempo para resolver problemas de mantenimiento y reemplazo con interceptores de grasa, se reducirán las multas máximas por violaciones del control de tiempo y temperatura para preparar alimentos y se eliminará la infracción por no publicar de manera visible el permiso de trabajo eléctrico mientras el trabajo esté en progreso.

Deshacerse de regulaciones obsoletas

Eric Ulrich, comisionado del Departamento de Edificios, una de las agencias que más multas impone, aseguró que la iniciativa “Small Business Forward”, que logró materializar los cambios, logró avances al deshacerse de regulaciones obsoletas e infracciones excesivamente punitivas.

“El alcalde Adams entiende que estas tiendas y restaurantes son los pilares de sus comunidades y me enorgullece ser parte de este compromiso para apoyar a nuestras pequeñas empresas”, dijo el funcionario. “Al dar a los neoyorquinos la oportunidad de corregir más infracciones sin incurrir en sanciones adicionales, estamos enviando un fuerte mensaje de que Nueva York está abierta nuevamente para los negocios”.

Jessica S. Tisch, comisionada del Departamento de Sanidad de Nueva York, aplaudió los cambios venideros y aseguró que es necesario encontrar este tipo de medidas que beneficien a los pequeños negocios para que continúen operando.

“¿Quién va a ser un mejor socio en el trabajo de mantener limpio un vecindario: una pequeña empresa próspera con un interés creado en el éxito de nuestra ciudad o una tienda vacía que quedó desocupada y sin limpiar porque la burocracia llevó a un neoyorquino trabajador a la quiebra?”, se preguntó la funcionaria. “Es obvio que las pequeñas empresas son la clave para limpiar las calles, y estas reformas significan que las empresas y el DSNY pueden pasar menos tiempo preocupándose por las multas por cosas como calcomanías extraviadas en los contenedores de basura y más tiempo trabajando en lo que realmente importa: construir edificios saludables, seguros y vecindarios limpios”.

Marjorie Velázquez, presidenta del Comité de Protección al Consumidor y al Trabajador del Concejo Municipal,dijo que las reformas que se pondrán en marcha en los próximos meses serán vitales en medio del proceso de recuperación de los pequeños negocios, que tanto sufrieron el coletazo de la pandemia.

“Nuestras pequeñas empresas son una parte esencial de la recuperación de la ciudad de Nueva York, y me complace ver iniciativas que ayudan a revitalizarlas”, dijo la política de origen latino. “Va a ser necesaria una cooperación audaz y emprendedora con nuestros socios y agencias de la ciudad para el progreso que la gente necesita después de la pandemia”.

El plan de reducción de multas para pequeños negocios de NYC en cifras

  • 220,000 pequeños negocios se estima hay en la ciudad
  • 118 violaciones comerciales serán reformadas
  • 30 infracciones se eliminarán por completo
  • 49 tipos de infracciones se disminuirán
  • 39 tipos de infracciones ahora tendrán períodos de gracia y advertencias antes de ser multados
  • $8.9 millones de dólares se estima será el ahorro en penalidades por parte de los negocios
  • 227 tipos de violaciones fueron evaluadas por seis agencias para tomar las decisiones
  • 31 de diciembre de 2022 o antes es la fecha para implementar los cambios

¿Cómo se llegó al proceso de reforma de multas?

  • El 4 de enero pasado, el alcalde Adams firmó la Orden Ejecutiva 2, “de Pequeños negocios”, donde solicitó al DOB, DEP, DSNY, el Departamento de Bomberos de Nueva York (FDNY), el DCWP y el DOHMH que revisaran las regulaciones comerciales, para reducir multas y permitir períodos de gracia y advertencias para infracciones por primera vez, y extender más tiempo para que los negocios reparen las violaciones. Todo se hizo bajo la iniciativa “Small Business Forward”, que requirió que las seis agencias reguladoras evaluarán 25 disposiciones de ley que más se aplican, revisando un total de 227 violaciones con la ayuda de más de 980 propietarios de pequeñas empresas.