Oportunidades para ganar o perder

La derogación de Roe vs. Wade es un tema que puede atraer votantes para estos comicios

La decisión de la Corte Suprema sobre Roe vs Wade abrió una caja de Pandora.
La decisión de la Corte Suprema sobre Roe vs Wade abrió una caja de Pandora.
Foto: BRYAN R. SMITH / Getty Images

Con el debate que se formó por la decisión de la corte suprema de justicia de revertir el fallo de hace casi 50 años Roe vs. Wade, al decir que el aborto nunca estuvo bajo protección de la constitución, creo que hay una tormenta con río revuelto, pero sin agua. Pues tampoco dijo que estaba prohibido.

Esa decisión abre una caja de pandora, que si se aprovecha bien, dejaría a todas las partes contentas y acabarían las protestas en las calles de la Gran Manzana y a lo largo de la nación, sin que New York se convierta en lo que se llamaría un paraíso para quienes no quieren tener sus partos, o como la meca del turismo de aborto.

Si vemos el vaso medio lleno puede ser el gancho de campaña para atraer votantes no sólo en las primarias del Congreso y el Senado estatal que se realizarán el 23 de agosto, si no para los candidatos que salieron victoriosos en las primarias del 28 de junio, es decir la propia gobernadora Kathy Hochul y su contendor republicano Lee Zeldin.

Con ese tema sus electores podrían darles un mandato claro, como una especie de referéndum para resolver el asunto de manera democrática y no por 6 votos de magistrados ultraconservadores.

Esa propuesta también funcionaría el 8 de noviembre cuando se eligen 34 de los 100 escaños al senado y representantes a la Cámara de 435 distritos del país.

El tema no será fácil, y los elegidos podrán trabajar en leyes para todos, poniendo a los electores en el primer punto de la agenda, y ganarían las curules, si su propuesta es la correcta.

Y no me asombraría que este tema sea la plataforma política para una futura campaña popular de la fiscal Letitia James, pues hasta definió una línea telefónica de información sobre los derechos a suspender los embarazos indeseados dejando a New York como refugio, pues el abortó ya está prohibido en nueve estados.

Pero, lo que sí me parece preocupante es que la Corte derogara fallos de otros jueces. Me parece que deja un precedente que pondría en riesgo la estabilidad de la justicia y podría llevar a castigar penalmente no sólo a las pacientes, si no a los médicos que las asistan.

Y para que eso no pase, el Tribunal Supremo señaló la responsabilidad del congreso a decidir lo mejor para quienes los eligieron.

A nivel estatal los estados podrían definir si permiten los procedimientos, pero en Washington DC estaría el verdadero poder para poner fin a la controversia.

Sofía Villa es autora y escribe esta columna a título personal. Trabaja como Producer Writer en Univision NY y sus opiniones no representan a Televisa Univision Communications Inc.