Solo manejar por el centro de Manhattan en horas pico podría significar un cargo mínimo de $9

A finales de agosto se someterá a consulta pública un plan para reducir las trancas en el corazón de la Gran Manzana, a través del cobro de nuevos peajes. La medida no exime a los taxistas

De ser aprobada la medida de peajes entraría en vigencia en 2024.
De ser aprobada la medida de peajes entraría en vigencia en 2024.
Foto: MTA / Cortesía

En cuestión de meses, el solo conducir un vehículo por algunas calles y avenidas de la ciudad de Nueva York, podría significar un cargo automático de dinero. 

Una idea que viene tomando fuerza desde hace varios años, ya tiene un plan concreto a través del Programa de Peajes del Distrito Comercial (CBDTP) que no es más que una serie de nuevas tarifas de congestión, horarios y ciertas excepciones para los vehículos que circulan por el centro de Manhattan, para contrarrestar las colosales trancas que caracterizan a este condado. Y, además, reducir la contaminación.

Ya la Autoridad Metropolitana de Transporte de Nueva York (MTA) abrió esta semana una etapa de consultas públicas de siete escenarios distintos, para dar marcha al esquema de peajes, con incidencia directa para quienes se desplazan en automoviles por las calles del corazón de la Gran Manzana.

En la propuesta se proponen peajes de $9 durante las horas pico, $7 al final de la noche y $5 durante la noche.

Los camiones pagarían mucho más, de acuerdo con sus características y carga, con tarifas que se moverán entre $12 y $82.

Esta propuesta no plantea excepciones para los taxistas amarillos y para las empresas de transporte a pedido que ya pagan una tarifa de $2.50 y $2.75, respectivamente, mientras operan en la calle 96 hacia el sur de la isla.

Algunas excepciones aplican

De acuerdo con el programa compartido por la MTA, que entraría en vigencia desde el año 2024, los conductores que ingresen a Manhattan, por debajo de la calle 60, se les cargará un peaje electrónicamente, con las excepciones de West Side Highway y FDR Drive, 

Los ingresos, estimados en mil millones de dólares cada año, serán para mejorar el sistemas de metro y autobuses de la MTA.

En todas las capas que contempla el plan, las horas “pico” serían de 6 a. m. a 8 p. m. de lunes a viernes y de 10:00 a.m. a 8:00 p.m. los fines de semana.

También el CBDTP dispone de descuentos en forma de límites diarios y créditos para conductores que pagan otros peajes en puentes y túneles, que conectan directamente con la zona comercial de Manhattan desde otros condados de la Gran Manzana y Nueva Jersey.

Esos cruces incluyen los túneles Queens-Midtown, Hugh Carey, Lincoln y Holland, y los puentes Robert F. Kennedy, Henry Hudson y George Washington.

Los costos de transitar por Manhattan también podrían aumentar durante los días de alerta de embotellamiento de la ciudad, las épocas del año con más tráfico, como cuando se reúnen las Naciones Unidas y durante la temporada navideña entre el Día de Acción de Gracias y el Año Nuevo.

Según la ley de precios de congestión aprobada en la Asamblea Estatal en 2019, los vehículos de emergencia y los conductores que transportan personas con discapacidades que califiquen ya están exentos de la tarifa. Y los residentes del distrito comercial central, que ganen menos de $60,000 pueden obtener un crédito fiscal estatal contra los peajes.

En resumen, el argumento ambiental de peso, es que la contaminación disminuiría alrededor del 11 por ciento en el centro y el Bajo Manhattan, así como casi el nueve por ciento en el Alto Manhattan.

El plan está abierto a consulta pública

La Administración Federal de Carreteras, el Departamento de Transporte del Estado de Nueva York, la Autoridad de Puentes y Túneles de MTA Triborough y el Departamento de Transporte de la Ciudad de Nueva York (DOT)  publicaron este miércoles el plan de evaluación ambiental, que está disponible en línea para ser analizado y comentado por los neoyorquinos.

La comisionada del Departamento de Transporte del Estado, Marie Therese Domínguez, explicó que la publicación de este informe,  es un paso importante en la “iniciativa transformadora” para reducir la congestión en el distrito comercial central de Manhattan. 

“Animo a todos a que asistan a las audiencias públicas y brinden retroalimentación y comentarios, para que podamos hacer mejoras y entregar un plan integral”, acotó.

En este sentido, el comisionado del DOT, Ydanis Rodríguez, informó que este borrador de evaluación ambiental, es el producto de tres años de estudio y es un hito importante hacia la implementación de precios de congestión para los neoyorquinos. 

El CBDTP, es el primer plan de este tipo en el país, pero otras ciudades como Londres, Estocolmo y Singapur han implementado con éxito un impuesto similar a los conductores durante años.

Taxistas al borde

El informe reconoce que los conductores de vehículos de alquiler golpeará fuertemente a los taxistas amarillos y de aplicaciones digitales, cuya circulación se ha triplicado en Manhattan entre 2010 y 2019, hasta alcanzar los 120,000. 

Esta medida podría llevar a la quiebra a quienes ya están sobreviviendo en esta industria, incluso si los clientes se encargan de pagar el eventual recargo, así ya lo han interpretado los sindicatos de transporte.

Los peajes podrían reducir la cantidad de millas que recorren los taxistas hasta en un 16.8 %.

El taxista colombiano, Miguel Ferrer criticó ferozmente el proyecto del nuevo cargo de congestión, señalando que todo apunta a convertir a la ciudad de Nueva York en un lugar en donde solo se pueden “desplazar, vivir y manejar los ricos”.

“Nadie va a estar de acuerdo con que le pongan un nuevo peaje. Es cómo que le preguntes a un inquilino si está de acuerdo que le aumenten la renta. Pero verás que al final, en unos meses, se tendrá que pagar igual. Y los taxistas seremos los más afectados”, opinó.

La evaluación de la MTA concluye que “si bien esto podría afectar negativamente a los conductores individuales, la industria seguiría siendo viable en general”.

Participe, opine, haga valer su voz:

  • La MTA y los socios del proyecto de nuevos peajes en Manhattan, han anunciado una serie de audiencias públicas virtuales que se llevarán a cabo del 25 al 31 de agosto.
  • Se aceptan comentarios en línea, por correo electrónico, correo postal, correo de voz y fax.
  • Los miembros del público que deseen hablar en las audiencias pueden inscribirse en línea en mta.info/CBDTP. 
  • Se podrá acceder a las audiencias en línea a las fechas y horas detalladas en mta.info/CBDTP.
  • Además de las audiencias, hay muchas maneras en que el público puede hacer oír su voz: A partir del 10 de agosto, las agencias recopilarán los comentarios del público sobre la Evaluación ambiental en línea, así como por correo electrónico, correo postal, correo de voz telefónico y fax.
  • En línea: mta.info/CBDTP
  • Correo electrónico: CBDTP@mtabt.org
  • Correo: Programa de peaje de CBD, 2 Broadway, piso 23, Nueva York, NY 10004
  • Teléfono: 646-252-7440
  • Fax: Enviar al (212) 504-3148 con atención al equipo de CBDTP.
  • Los comentarios recibidos serán considerados y pasarán a formar parte del expediente administrativo. 
  • Cada audiencia pública se transmitirá en vivo en el canal de YouTube de la MTA en YouTube.com/MTAInfo y en el sitio web del proyecto: mta.info/CBDTP. 
  • Cualquier persona de cualquier área puede participar en cualquier audiencia. Los oradores dispondrán de tres minutos para hablar, y quien desee hablar en las audiencias tendrá la oportunidad de hacerlo. 

Menos carros, más transporte público:

Con base a un informe divulgado por la MTA, para dar luz verde al plan de peajes:

  • 28 condados alrededor de Manhattan estarán impactados directamente por este plan de peajes extendiéndose hasta Connecticut y los suburbios de Filadelfia.
  • 22,2 millones de residentes del aŕea triestatal serán afectados por el CBTP.
  • 15.4% a 19.9% sería la disminución del número de vehículos que ingresan a las áreas más congestionadas de Manhattan en los diferentes escenarios planteados en el plan.
  • 1-2% se calcula sería el aumento en el número de pasajeros del transporte público en NYC, pues se aumentaría la confiabilidad en el sistema de autobuses.
  • 1.5% a 0.2% se reduciría el tráfico en otras localidades congestionadas de la Gran Manzana.