Cómo respondemos a la explotación del dolor ajeno

Los migrantes enviados desde Texas a Nueva York son seres humanos que merecen respeto, dignidad y compasión

Fotografía de un grupo de migrantes a su llegada a Nueva York tras ser enviados por el Gobierno de Texas.
Fotografía de un grupo de migrantes a su llegada a Nueva York tras ser enviados por el Gobierno de Texas.
Foto: Javier Otazu / EFE

Desde abril de este año, el Gobernador de Texas, Greg Abbott, ha estado enviando de manera inconsulta a Nueva York y Washington D.C. inmigrantes recién llegados a su estado.  Se trata de mujeres, en algunos casos embarazadas; niños, muchos comprensiblemente traumatizados, y hombres que han cumplido con las leyes estadounidenses e internacionales, y que tienen derecho de presentar su solicitud de asilo. En muchos casos, han logrado dejar atrás horrores inimaginables, como conflictos armados; violencia económica, física y sexual; desastres ambientales, y mucho más. Se trata de seres humanos que merecen respeto, dignidad y compasión.

“Es desgarrador ver cómo los inmigrantes vulnerables que vienen a este país en busca de refugio son explotados con fines políticos. Después de arriesgar sus vidas para ponerse a salvo, estos inmigrantes son subidos a autobuses a destinos a los que no quieren ir, y a menudo sin comida, agua o atención durante el viaje de varios días. Mientras damos la bienvenida a estos recién llegados a nuestras comunidades, es fundamental que reciban los recursos legales y sociales urgentes que necesitan a medida que comienzan a hacer sus hogares seguros en los Estados Unidos”, comenta Elise de Castillo, Directora  Ejecutiva de CARECEN (Centro Centroamericano de Refugiados), que forma parte de nuestra federación.

Por su parte, Judit Criado Fiuza, Directora de Educación para Adultos de Mercy Center, otra agencia de nuestra red, señaló que los recién llegados “a menudo viven en refugios sin acceso a una cocina, y rara vez tienen dinero para poder mantener a sus hijos, lo que hace extremadamente difícil mantener un nivel mínimo de dignidad”.

 La Hispanic Federation y su red de organizaciones comunitarias, y los neoyorquinos en general, estamos listos para hacer lo que siempre hemos hecho: unir a las comunidades e instituciones para recibir y ayudar a los más necesitados.  A tal fin, nuestra Hispanic Federation ha establecido un fondo inicial de 100,000 dólares para ayudar a organizaciones sin fines de lucro que trabajan en pro de estos inmigrantes. Este fondo inicial ayudará a que esas agencias sigan brindando refugio, alimentos, ropa, atención médica, transporte y otras formas de asistencia a las y los migrantes que llegan a nuestra ciudad y estado.

Otras de las maneras en que respondemos a maniobras como las del gobernador de Texas es mediante nuestra Iniciativa Caminos de Esperanza, que pusimos en marcha en 2021 para apoyar a 12 organizaciones que atienden la creciente necesidad de asistencia jurídica de esos migrantes, en especial los que están en proceso de deportación, asilo afirmativo y defensivo y SIJ (Estatus Especial de Inmigrante Juvenil).

 Para obtener más información o colaborar con esta digna iniciativa, visiten www.hispanicfederation.org/caminosdeesperanza/

 Y para saber más sobre la Hispanic Federation en general, usen nuestra línea gratuita y bilingüe, (866) 432-9832, o visiten  www.hispanicfederation.org.

¡Celebren con nosotros nuestro 32do aniversario, y hasta la columna próxima!

Frankie Miranda es el presidente de la Hispanic Federation