Un paquete de siete leyes aprobadas en NYC gesta un plan de atención de cuidado infantil universal

Se conformó el grupo de trabajo 'Plan Marshall', el cual para el próximo año, debe tener listas políticas de financiamiento de guarderías y centros de cuidado para bebés, que alivien a la clase trabajadora

La concejal de origen colombiano, Jennifer Gutiérrez es una la patrocinantes de este esfuerzo legal.
La concejal de origen colombiano, Jennifer Gutiérrez es una la patrocinantes de este esfuerzo legal.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

Más de 375,000 padres de la ciudad de Nueva York tuvieron que dejar su trabajo, o tuvieron que cortar horas el año pasado, porque era imposible pagar por el cuidado infantil, de acuerdo con registros oficiales.

Esa tendencia creciente y complicada, especialmente para las familias inmigrantes y de color con hijos en la primera infancia, ha sido analizada por la Ciudad y el Concejo Municipal para “dar a luz” a siete leyes que en principio crea una comisión especial, que a mediano plazo, tendrá opciones concretas para la clase trabajadora de la Gran Manzana.

En concreto, lo que se activa de inmediato, es una nueva comisión que analizará cómo se ofrecerán a futuro, alivios a las familias más vulnerables.

En primer término, una nueva legislación patrocinada por la concejal de origen colombiano Jennifer Gutiérrez, ordena la conformación de un grupo de trabajo denominado Plan Marshall, que deberá diseñar un plan integral de financiamiento y sitios de cuidado infantil asequibles para las madres, padres y cuidadores. 

La legisladora del Distrito 34 de Brooklyn, destaca que ha sido “tocada” doblemente por abordar este tema tan “retador”, porque conoce de cerca los problemas que enfrentan las familias en su distrito. Y, además, su madre inmigrante fue cuidadora.

“Es una conversación que debemos tener. Miles de madres con bebés, no pueden esperar que sus niños tengan la edad para ir al kinder, para incorporarse a contribuir con la recuperación de nuestra economía”, remarcó Gutiérrez.

Hacia un plan universal

La intención es que el Plan Marshall incluya políticas claras de soporte de cuidado infantil a madres que trabajan en horarios complicados en servicios vitales de salud, emergencia y seguridad, cuando en la actualidad la mayoría de los centros de cuidado, no están disponibles después de las seis de la tarde.

Este grupo deberá presentar un informe con sus recomendaciones para crear un programa universal, es decir, que incluya a todas las familias, independientemente de su estatus migratorio. Estas ideas se publicarán en el sitio web de la Comisión sobre Equidad de Género (CGE), dentro de los 10 días posteriores a su presentación.

Actualmente para los padres con empleos que ofrecen poca o ninguna documentación, en donde conste que están trabajando, o para quienes enfrentan barreras en el idioma, es un verdadero reto los  largos tiempos de espera para recursos como vales de cuidado infantil y la cantidad de trámites requeridos para solicitar estas ayudas.

Históricamente está claro que menos del 10% de las familias hispanas de la Gran Manzana, pueden pagar cuidado infantil.

Para el 2023

Otra disposición con carácter de ley, especifica que antes del 1 de julio de 2023, debe estar listo el nuevo programa piloto de financiamiento para el cuidado infantil, que deberá ponerse en marcha por tres años.

“Los números están claros. No debería ser difícil criar una familia en nuestra ciudad y sabemos que este problema  frena las oportunidades mayormente para las mujeres. Esto afecta sus carreras y su capacidad para ascender. Estamos igualando el campo de juego para las más pobres”, destacó el Alcalde Eric Adams, al firmar el nuevo paquete de leyes.

En esta misma dirección, otra legislación obliga al Departamento de Salud y Salud Mental de la Ciudad de Nueva York (DOHMH) crear un sitio web con un directorio de programas de cuidado infantil, para permitir que se puedan identificar estos sitios de manera segura en cada vecindario.

Otra norma, ya firmada por el Alcalde, requiere que el DOHMH desarrolle una guía para los propietarios de bienes inmuebles, con respecto a los requisitos de las instalaciones para  guarderías y otros programas de cuidado infantil.

Las siete leyes:

  • Ley: 242-A: Requiere  la creación de un Grupo de trabajo del Plan Marshall para mamás para desarrollar recomendaciones para apoyar a las madres, padres y cuidadores que trabajan.
  • Ley 477-A: Establece un grupo de trabajo de cuidado infantil para estudiar cómo hacer que el cuidado infantil sea más asequible, cómo hacerlo más accesible para las familias en la ciudad y cómo brindar apoyo y financiamiento al cuidado de los niños.
  • Ley  485-A: Ordena al Departamento de Salud y Salud Mental de la Ciudad de Nueva York diseñar un sitio en línea con un directorio de programas de cuidado infantil en la Gran Manzana.
  • Ley 486-A:  Establece una junta asesora de cuidado infantil, que sería responsable de realizar estudios y emitir informes relacionados con los avances en esta materia.
  • Ley 487-A: Requeriría que una agencia u oficina designada por el alcalde para crear y mantener una línea accesible de información al público sobre los subsidios para el cuidado infantil.
  • Ley 488-A: Exige que una agencia administradora establezca un programa piloto de subvenciones para el cuidado infantil de tres años antes del 1 de julio de 2023.
  • Ley 489-A: Promueve que el Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York desarrolle una guía para los propietarios de bienes inmuebles, con respecto a las regulaciones mínimas para la construcción de centros  cuidado infantil.

Con pocas opciones:

41% de las mujeres con niños entre 25 y 54 años de Nueva York tuvieron en 2021 complicaciones para conseguir empleo con base a un informe del Citizens Commitee for Children.

55% informaron que aún encontrando una opción de empleo, no pueden tomarlo, porque los costos de una guardería o de los cuidados infantiles se devoraría sus ingresos.

29% de las madres consultadas tuvieron que cortar horas en su trabajo.

16% se vio obligada a abandonar sus puestos para poder cuidar a sus hijos.

19% decidió no buscar opciones laborales por la limitación de no tener quién cuidara a sus hijos