Primeras damas para la seguridad

Esperamos que a Hochul y a James les vaya bien, para que todos podamos sentirnos seguros en casa, en el subway o en la calle 

Una de las principales preocupaciones de los votantes neoyorquinos es la seguridad.
Una de las principales preocupaciones de los votantes neoyorquinos es la seguridad.
Foto: Spencer Platt / Getty Images

La reelección de Kathy Hochul y Letitia James significa una gran victoria para la actual administración de New York por su triunfo en las elecciones de mitaca o medio término del pasado 8 de noviembre. 

Y aunque el candidato republicano Lee Zeldin amenazaba con aguarle la fiesta a Hochul, ella finalmente hace historia al convertirse en la primera dama en ser elegida para quedarse por otros cuatro años y continuar en su oficina de Albany, a donde reemplaza desde agosto del año pasado al entonces gobernador Andrew Cuomo.

James también fue reelegida con más del 80% de los votos para seguir al frente de la fiscalía general de Nueva York, tras derrotar al retador republicano, Michael Henry. 

Es decir que la fiscal podrá continuar su proceso de consolidación en temas clave como la investigación al ex magnate y ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, cuya organización ella ya demandó por $250 millones, argumentado que supuestamente infló el patrimonio de la organización que lleva su nombre, con la intención de engañar a los prestamistas durante 20 años.  

Pero la carrera de James, no se quedará allí, pues ya dijo que aspira al menos a ser la sucesora de Hochul, y ¿por qué no? podría postularse para una eventual campaña presidencial y ser así la primera dama de color al mando de la Casa Blanca y manejar los hilos de la capital mundial de la política desde Washington DC. 

La afroestadounidense comparte con Hochul honores entre las primeras mujeres en ocupar cargos por elección popular ganados en las urnas con el voto de confianza de los neoyorquinos. 

Y era de esperarse, pues según reporte de El Diario los electores del estado votaron en su mayoría como demócratas con 7 balotas por cada una de las depositadas por los republicanos.

Pero en su discurso de aceptación del triunfo de Hochul, Zeldin recordó la tarea pendiente de los demócratas en el poder político, ya que advirtió que los neoyorquinos estamos cansados de los problemas económicos, aunque sean atribuidos a la pandemia, y sobre todo, muy alarmados por la inseguridad que daña la calidad de vida de los residentes, inmigrantes o nativos.  

Y fue esa tarea de la seguridad la que por poco hace que el aspirante de Long Island hubiera sido elegido como gobernador; un cargo que los republicanos no han logrado desde los tiempos de George Pataki, quien gobernó entre 1995 y 2006. 

Por eso esperamos que a Hochul y a James les vaya bien, para que todos podamos sentirnos seguros en casa, en el subway o en la calle. 

Así que señoras, manos a la obra. 

Sofía Villa es la autora y escribe esta columna a título personal. Sus opiniones no representan a Televisa-Univision Inc. donde trabaja como Writer/Producer.