Una mujer asegura que recibió un microfonazo de Axl Rose en pleno concierto de Guns N’ Roses

Una fan fanática de Guns N’ Roses que asistió al show que el grupo brindó en Adelaida, Australia, terminó con el tabique roto cuando impactó en su rostro un micrófono arrojado desde el escenario por Axl Rose

Axl Rose, líder de la banda Guns N’ Roses.
Axl Rose, líder de la banda Guns N’ Roses.
Foto: Mark Metcalfe / Getty Images

Desde que Axl Rose, Slash y Duff McKagan se juntaron y volvieron al ruedo, Guns N’ Roses se convirtió, en cierto modo, en la resistencia del rock en un milenio en el que las grandes bandas brillan por su ausencia. Ahora, en medio de su gira mundial, fans de todas partes del planeta celebran la fuerza y el talento que los tres despliegan en sus shows que rondan las tres horas y en los que repasan sus grandes éxitos. Sin embargo, la experiencia fue muy distinta para una fan, que asegura que fue lastimada en medio del concierto que brindaron en el estadio Adelaide Oval, en Australia.

Según relató Rebecca Howe a varios medios australianos, fue una de las miles de personas que asistieron al show del martes por la noche, y terminó con la el tabique quebrado y el rostro lleno de sangre.

“Ni siquiera estaba justo al frente del escenario, y era la última canción, ‘Paradise City’“, relató la mujer. Y continuó: “Entonces, Axl Rose hizo una reverencia y arrojó su micrófono a la multitud. Inmediatamente, sentí un golpe justo en el puente de mi nariz”.

El portal Adelaide Now publicó un video captado por alguien del público en el que se ve a Howe caer al piso mientras un hombre corpulento celebra haber recogido el micrófono y lo muestra, triunfante.

“Lo primero que pensé fue: ‘Oh, Dios mío, mi cara está hundida’, ¿Qué hubiera pasado si el golpe se da solo un par de centímetros hacia la derecha o hacia la izquierda? Pude haber perdido un ojo… ¿Y si me pegaba en la boca y perdía mis dientes? Si hubiera tenido la cabeza girada y me golpeaba en la sien, podría haberme matado”, reflexionó.

Después del incidente, Howe fue atendida por un policía fuera de servicio que se encontraba entre el público.