Ni En More: Proyecto de innovación social y marca de ropa, que fusiona el activismo político, la moda y el arte

Ni En More es una propuesta que apoya a mujeres en situación de violencia y comunidades indigenas en Mexico.

Ni En More: Proyecto de innovación social y marca de ropa, que fusiona el activismo político, la moda y el arte
Ni En More
Foto: Cortesía

La historia de Isabel Cabanillas, una joven madre, activista y artista de 26 años víctima de los feminicidios en Juárez, México que trascendió a nivel internacional  que ha hecho que el público empezara a buscar organizaciones en apoyo a mujeres del país vecino. Un proyecto que capturó el ojo de gente por la naturaleza de la misión de concienciar al público acerca de los feminicidios en México, concretamente en Juárez fue Ni En More.

Sin embargo, Ni En More fue creado hace 3 años y ha dado una oportunidad de avance profesional a las mujeres indígenas (en su mayoría rarámuri) de Juárez y una oportunidad de salir de los hogares violentos. “Nosotros [Ni En More] creamos un programa en el que las mujeres son entrenadas en técnicas de costura. Más tarde, producen prendas de vestir, huipiles, entre otras piezas de ropa“, comentó Janette Terrazas, cofundadora de Ni En More. 

Ni En More es una organización social con giro innovador y una marca de ropa. Fue establecida por tres mujeres de diferentes orígenes, una de ellas Janette Terrazas, la cofundadora, a quien entrevisté, es una artista visual, activista cultural desde hace diez años. Terrazas ha dedicado su carrera para hablar sobre problemas que se viven en la frontera, sobre todo la violencia de género persistente en la comunidad fronteriza.

Otra de las fundadoras es Verónica Corchado, quien ha sido organizadora y activista social por los derechos humanos en Ciudad Juárez por más de 25 años. Durante todo este tiempo Corchado ha estado defendiendo los derechos de las mujeres en Ciudad Juárez e inspirando conversaciones acerca de los feminicidios y violencia hacia la mujer. Lise Bjørne Linnert, una artista visual en Noruega quien durante diez años ha centrado su carrera en desarrollar proyectos en los feminicidios en México. Uno de los proyectos más populares de Linnert es “Desconocida Unknown Ukjent”, esta es una acción colectiva que borda etiquetas con nombres para protestar por los continuos asesinatos de mujeres en Juárez.

Foto: Manny Jorquera

Los antecedentes de los fundadores han servido de base para que Ni En More fusionen el arte con el activismo. El nombre en sí mismo refleja los orígenes y la diversidad de este proyecto, para plasmar la frase  “Ni una más,” al español. Terrazas describió el esfuerzo de combinar tres idiomas para este proyecto como, “una manera de  entrelazar esfuerzos a nivel intercultural y transnacional”. 

El proyecto beneficia a las mujeres rarámuri y a las víctimas de la violencia doméstica de Juárez para que encuentren una forma de desarrollar una carrera, así como proporcionar a las mujeres un conjunto de habilidades para que puedan iniciar sus propios negocios. La razón por la que los fundadores han apuntado a las mujeres rarámuri además de a las mujeres víctimas de la violencia doméstica es que, como describió Terrazas, las mujeres rarámuri han sido históricamente discriminadas por los “mestizos”. 

“Las mujeres rarámuri han sido discriminadas por su origen, por el color de su piel, porque viven en condiciones vulnerables. Ellas [las comunidades rarámuri] han sido víctimas de la privación de tierras años tras años…. este proyecto que nos permite hacer es crear lazos de confianza”.

Foto: Manny Jorquera

Ni En More es una organización civil establecida en los tres países: Noruega, Estados Unidos y México. Gracias a ello, las fundadoras de Ni en More han tenido la oportunidad de solicitar subsidios en los tres países. Estos subsidios, como señaló Terrazas, han ayudado a la organización a seguir creciendo y a la posibilidad de expansión.

“El año pasado recibimos una beca del gobierno mexicano, y con esta beca pudimos abrir el segundo estudio en la comunidad Rarámuri”, recordó Terrazas. “Ya tienen su propio estudio, y ya no sólo generan ropa para Ni en More. Generan otros artículos que benefician a sus comunidades”. “Estamos en el proceso de obtener otra subvención del Consulado [General de los Estados Unidos en México] para abrir un tercer estudio. Y va a ser dirigido por una de estas mujeres.”

La manera en que opera la tienda de ropa es mediante una asociación que tienen con tiendas como Communitie, una boutique con ubicaciones en Marja, Texas y Amagansett, Nueva York. 

View this post on Instagram

She is Lolita the artist behind the print 🌸🌺🌷💖 #botanicalprints #pinknocheztli #raramuriwomen #proudlyindigenous

A post shared by NIENMORE (@nienmore) on Jul 29, 2020 at 2:05pm PDT

La organización también cuenta con una tienda en línea donde la gente puede ordenar piezas únicas hechas por mujeres de comunidades rarámuri con materiales orgánicos y teñidos naturales. “Todo el dinero generado por la venta de estos productos vuelve al proyecto para sostener los salarios de estas mujeres, apoyarlas y apoyar a sus comunidades”. Terrazas también mencionó que, como organización, son conscientes de algunas condiciones inseguras y de la explotación en la industria de la moda. “Ofrecemos horarios flexibles a estas mujeres, seis horas al día para que puedan pasar tiempo con sus hijos.” 

Adicionalmente, Terrazas señaló que a las mujeres que se les da acceso este programa se les da una oportunidad de aprender cómo confeccionar una prenda, comenzar su empresa, y si en algún punto si alguna de estas mujeres decide dejar de ser parte de Ni En More, al menos tienen las suficientes herramientas para emprender su propio negocio. Desde que comenzó la pandemia, Terrazas expresó su preocupación ya que ella y su equipo piensan que no van a poder terminar el 2020. Algunos de los principales factores que han afectado las operaciones del negocio son los cierres de la frontera, y el cierre de las boutiques ya que devolvieron toda la mercancía cuando las órdenes de confinamiento fueron implementadas por en los Estados Unidos. “Hemos sobrevivido este último par de meses… Hemos sobrevivido de la venta de las prendas, eso no es suficiente ya que somos 15 personas, y todavía necesitamos pagar alquileres, servicios y demás”

Ni En More actualmente tiene una campaña abierta para cualquier persona que esté interesada en donar. Terrazas invitó a la comunidad a patrocinar uno de los salarios de las mujeres para que puedan estar trabajando de tiempo completo mientras siguen aprendiendo técnicas de costura y emprendimiento. Para concluir, Terrazas describió a la comunidad de la frontera como activistas que siguen luchando por las comunidades en riesgo, “la frontera es una sociedad que puede superar la adversidad al igual que las flores que nacen en el desierto”.

Entrevista realizada por: Estefania Mitre – Colaboradora de redes sociales para El Diario NY y La Opinión