El comercio de América Latina con Rusia viene desde la década de 1930.