AT&T y Walmart lanzarán sus propias plataformas de streaming

Cuando Netflix comenzó a dejar atrás el negocio de distribuir películas y series físicas a domicilio y comenzó a apostar fuertemente por el streaming, pocos auguraban que esto iba a ser un éxito. Una década después y siendo el rey en todo el mundo, la compañía se ha tenido que enfrentar a nuevos competidores que ahora buscan hacer del streaming un nuevo negocio.

Esta semana se reveló que tanto AT&T como Walmart están planeando una dura competencia en este peleado mercado. Comencemos con AT&T que tras la adquisición de Time Warner, la compañía ha declarado buscar transformar a la empresa, y ha decidido lanzar un nuevo servicio digital de TV para 2019, mismo año en el que llegará el servicio de Disney.

Hasta el momento la empresa de telecomunicaciones ha informado que su caballo de batalla irá de la mano de HBO, de la cual también es dueña. Confirmando que la señal premium buscará ser un modelo de negocio más parecido al de Netflix, pero de acuerdo a declaraciones anteriores no se tiene pensado sacrificar el sello de calidad que hasta ahora tiene la empresa. Este nuevo servicio será lanzado en el último trimestre de 2019 y se desconoce el nombre y costos del mismo.

En el caso de Walmart, la empresa ha señalado apostar, nuevamente, por el contenido digital a través del servicio VUDU, el cual ya lleva años en el mercado, pero que ha sido descuidado. El nuevo plan es crear contenido gratuito para los usuarios de la plataforma y para ello se ha asociado con MGM para el desarrollo.

Las series estarán basadas en franquicias cinematográficas licenciadas por la productora entre las cuales se encuentran James Bond, Rocky, 21 Jump Street y el Hobbit. Aunque se desconoce si habrá series específicas de los títulos mencionados. Con esta estrategia se pretender llevar a VUDU a un gusto mayor del público, ya que hasta ahora se conoce que la gente pasa 1.9 horas al mes en ella en comparación con las 25 horas promedio que registra Netflix.

Estos servicios sin duda ofrecerán una gran oferta para el mercado consumidor de series, pero a su vez pueden causar un problema y no lograrían ser un negocio debido a los costos de inversión que sería para el usuario promedio tener todos los servicios.

Ya veremos que pasa con la batalla del streaming.