Un duro retrato de la realidad de los nativos americanos que nos hará recapacitar, pero…

Babak Jalali es un director inglés de origen iraní que obtuvo fama global por su excelente cinta Radio Dreams (2016) en la que contaba las desventuras de un DJ de una estación de radio que quería llevar a la banda de rock Kabhul Dreams a un concierto al lado de Metallica en Kabhul, Afganistan.

Ahora, en Land (Land: Tierra de Nadie) Jalali se muda a los Estados Unidos (pero filma en México) la historia de una familia de indígenas americanos: los Denetclaw.

https://www.youtube.com/watch?v=6OjdEhJtiTo

Esta familia vive en la reserva india de Prairie Wolf. Son unos de los pocos habitantes nativos que aún habitan esas tierras. Al ser un grupo minoritario tienen escasas oportunidades de empleo y de subsistencia. Uno de los miembros de la familia, Wesley, es alcohólico y se pasa los días bebiendo afuera de una licorería, en las lejanías de la reserva. Todo cambia cuando les llegan noticias del hermano menor, quien estaba en el ejército de los Estados Unidos en Afganistan: murió en extrañas circunstancias.

Aunque la muerte del hijo menor les valdría una cuantiosa indemnización, el ejército se rehusa a dárselas por no considerar que el chico murió en combate. A esto se le suma el desprecio por parte de los habitantes “blancos ” de los alrededores de la reserva y la violencia con la que tratan a los nativos. El resultado es ver de manera más clara el profundo rechazo que hay contra los habitantes originales de esas tierras.

Con un estilo pausado y contemplativo, Jalali nos trata de sumergir en el estilo de vida de esta familia, centrándose en las historias de cada uno de los hermanos Denetclaw: por un lado el hermano mayor Raymond, quien trabaja en una granja industrial con su hijo ya adulto, y por el otro Wes, el hermano alcohólico. De esta forma Jalali intenta mostrarnos cómo es que la población ha sido segregada y aislada con escasas o nulas oportunidades.

Land se convierte en un retrato de las precarias e injustas condiciones que viven los nativos americanos, quienes ahora son confinados a una Tierra de nadie, a una gran extensión de tierra vacía en la que no florece nada, ni la esperanza de una vida mejor. Esto se ve en las acciones diarias que hace Wes: su madre lo lleva a la licorería y lo deja ahí para que, sentado, espere que algún extraño le compre una bebida. Este es parte del paisaje deprimente que nos quiere mostrar Jalali: toda la cinta este llena de ese pesimismo generado por el rechazo, la opresión y el racismo de la sociedad americana.

La cinta más que presentar un evento que sirva como punto de inflexión para el drama esta más centrada en la construcción de esta atmósfera deprimente y solitaria. Las actuaciones de los nativos americanos está hecha por actores no profesionales con la intención de darle más realismo.

No es una película feliz u optimista, al contrario: nos da cuenta de una terrible soledad provocada por la misma segregación que provocamos como sociedad.

Pero…

Tal vez el estilo pausado del director, la narrativa que al principio parece desconectada y la historia anticlimática dificulten un poco la experiencia para disfrutar el film. Sin embargo, una vez inmersos en la propuesta del director se puede encontrar el sentido del film.

En resumen

Land (Land: Tierra de Nadie) es una cinta pesimista, depresiva y anticlimática; una representación muy dura y necesaria de la realidad de los nativos de todas partes del continente; un fuerte retrato de la injusticia contra los verdaderos dueños de la tierra que pisamos.