Una comedia mexicana sobre las drogas con un gran reparto que te hará alucinar, pero…

El Viaje de Keta es una picante cinta mexicana dirigida por  Julio Bekhor y Fernando Sma, con guión de Beto Cohen. Producida totalmente de manera independiente, no fue candidata a recibir ningún apoyo de parte del gobierno por lo que tuvieron que recurrir a financiamiento crowdfunding a través de Kickstarter y esto solo fue el final de un camino de 7 años de producción (3 en filmarla y 4 de postproducción) ya que los productores tuvieron que usar de todo tipo de ayudas (rifas, tandas, ahorros, etc.) para poder terminar el filme. Todo este heroico esfuerzo por fin se pudo plasmar en la pantalla a partir de esta semana en 15 salas de Cinemex (ni Cinépolis ni la Cineteca aceptaron exhibirlo). Y es que hablar de lo que se habla y cómo se habla en la cinta es medio polémico…

https://www.youtube.com/watch?v=-nX1TnN3ztU

En la cinta se nos narra la historia de Keta, una chica que “además de grandes muslos y gran trasero, tiene grandes sueños” (sinopsis oficial) y como no puede tener un trabajo estable por su adicción a las drogas, se dedica a ser dealer en las inmediaciones de las colonias Roma y Condesa. Gracias a su servicio de entregas a domicilio ella recorre la ciudad en su bicicleta con vestido y tacones conociendo a toda clase de personajes quienes entremezclarán sus historias debido a sus adicciones.

La cinta cuenta con un gran reparto Leticia Huijara (Keta), Fabiola Campomanes, Patricia Reyes Spíndola, Mónica Huarte, Regina Orozco, Daniela Schmidt, Laura de Ita, Mónica Dionne, Angélica María, Gabriel Retes, entre otros.

Pero…

Aunque la labor de los involucrados fue titánica el resultado final en la pantalla es muy malo: la producción de la cinta parece en momentos que fue hecha con cámaras de video; no hay una correcta iluminación en varias escenas; en momentos se asemeja más a una producción para TV o para Youtube. Aunado a esto, las actuaciones de los protagonistas es también muy pobre; en momentos parece que están leyendo los diálogos de un teleprompter.

En cuanto al guión, se trataron de manejar varias historias que se unen o entrelazan con el personaje de Keta, pero sin embargo cada una de estas se siente aislada, siendo una colección de diferentes sketches que se unen para formar un largometraje.

Los personajes parecen ser totalmente estúpidos, lo cual se multiplica cuando están drogados, que es la mayor parte del film. Para agregar un elemento informativo entre cada historia se agregan clips sacados del canal de Youtube de Lucrecia (Madela Mada) y su perra Coca, y esto no agrega nada a la trama principal, parece que solo están ahí por el product placement.

https://www.youtube.com/watch?v=mlfEkJvthDk

En toda la cinta se trata de usar un estilo “retro” a través de disolvencias, efectos de cámara, música, etc. que por exageradas nos hacen perdernos totalmente de la historia principal.

Aunque los productores afirman que esta cinta es una comedia experimental, no tiene mucho de comedia, en momentos se vuelve hasta grotesca ya que, al parecer, uno de los efectos de todas las drogas es el aumento excesivo de la líbido, lo que termina en situaciones sexuales ridículas.

Se nota que todas las actuaciones especiales se grabaron después y se insertaron en la edición final, por lo que la historia bien podría prescindir de la gran mayoría del elenco que solo colaboró por la amistad que tiene con los involucrados.

En resumen

El Viaje de Keta para nosotros fue un mal viaje. Aunque no negamos el gran esfuerzo por parte de los productores, directores y actores que ahí participan, no podemos ser condescendientes a la hora de juzgar el filme, ya que lo único que ve el espectador de este esfuerzo es lo que se proyecta en la pantalla. Y en este sentido nos encontramos ante una de las peores películas mexicanas de los últimos años, una cinta incoherente, sin valor estético ni narrativo. Ni el mensaje de legalización y concientización del uso de las drogas está bien fundamentado.

Hagan el Viaje, consuman lo nacional y después nos dicen si fue alucinante o decepcionante.