Una segunda temporada que nos sorprende gratamente – Lost in Space

En diciembre del año pasado (suena muy lejos al escribirlo así), se estrenó en Netflix la segunda temporada del reboot de Lost In Space, concretamente el día 24, para que los espectadores pudieran hacer un maratón con su familia. Sin embargo, su debut pasó desapercibido a causa de otro gran lanzamiento del mes, The Witcher (y también por la nula publicidad que la plataforma roja le dio).

Aun así, debo decir que, tras tomarme el tiempo necesario, disfruté la nueva temporada, incluso más que la pasada, la cual llegó en 2018. Y es que en esta segunda entrega, la serie profundiza en el origen del Robot y su tecnología, así como en las historias de vida de varios de los personajes principales, haciéndolos aún más entrañables.

Vamos por partes. Esta temporada sigue a la familia Robinson mientras esquivan una serie de peripecias para escapar del planeta en el que están varados y así poder regresar a la nave Resolute, donde supuestamente se encuentran los demás colonos. A partir de ahí, se desarrollan otras subtramas, como la búsqueda de Will por el Robot, que enriquecen más la temporada.

En cuanto al desarrollo de los personajes, Judy es la que más resalta en la historia ya que la serie se toma su tiempo para contarnos qué fue lo que pasó con su verdadero padre y cómo desarrollo ese vínculo paternal con John. Esto da pie para entender mejor su personalidad y las decisiones que toma en el transcurso de la temporada y, sobre todo, en el episodio final.

También se estructura mejor el personaje de la Dra. Smith, quien lejos de ser la clásica villana desalmada, es un personaje con grises, no es ni 100% mala ni 100% buena: su pasado la atormenta y la persigue. En estos nuevos episodios, ella tiene momentos de vulnerabilidad y además demuestra el afecto que, a pesar de todo, le tiene hacia los Robinson.

Por otro lado, la dinámica familiar ha evolucionado y es algo que atrapa de inmediato. Cada uno de los miembros de la familia Robinson juega un papel fundamental dentro de la trama y cuando trabajan juntos no hay nadie que pueda vencerlos.

La producción tampoco se queda atrás. Es sorprendente el trabajo de CGI que se ve en los enfrentamientos con los robots o con los planetas, criaturas y paisajes que los Robinson visitan y conocen en su espacial travesía.

Por último, Lost In Space sigue hablando de la importancia de la unión familiar, el trabajo en equipo, el amor (en todas sus variantes), la amistad, la empatía hacia el otro al mismo tiempo que explora el miedo que tenemos hacia lo desconocido, analiza qué nos hace humanos y expone lo que somos capaces de hacer para sobrevivir.