Niña hondureña vivió una pesadilla para llegar a NYC

Al igual que miles de menores centroamericanos, una pequeña que llegó recientemente al país, aspira a evadir la deportación

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

Niña hondureña vivió una pesadilla para llegar a NYC
Ana Rosa Martínez junto a su hija Katherine. Ambas cruzaron la frontera sur de EEUU el pasado de 26 junio, ayudadas por un "coyote".
Foto: Victor Matos / Especial para El Diario

ID_MIGRANTES

Nueva York – Con apenas 10 años, la pequeña Katherine Rodríguez ya vivió la odisea de su vida. Por dos semanas tuvo que recorrer tres países por tierra, desde que salió de Choluteca, en Honduras, para poder llegar a la ciudad de Nueva York. Ahora la niña espera que las autoridades aprueben su proceso de adopción y que a su madre la dejen quedarse como asilada para hacer de la Gran Manzana su nuevo hogar.

Katherine no habla mucho pero escucha con atención cuando Ana Rosa Martínez (41), relata la travesía en la que se embarcó junto a su hija el pasado 14 de junio. La niña sonríe cuando dice que quería venir porque le dijeron que Nueva York era “muy bonito”, y asiente con la cabeza cuando la madre asegura que se arriesgó a viajar para que Katherine pueda tener un futuro mejor y pueda estudiar.

“Fue muy duro, pasamos hambre, frío, calor…de todo”, dijo Martínez. “Pero ella es más fuerte que yo, y cuando yo me caía ella me levantaba”, agregó la madre refiriéndose a su pequeña.

Lee también: Nueva York recibe a niños migrantes

Aunque Katherine no hizo el viaje sola, hace parte de la ola de miles de niños que han entrando a EEUU en los últimos meses desde Centroamérica, muchos de los cuales ahora se albergan en Nueva York mientras las autoridades de Inmigración estudian sus casos para una posible deportación.

“Estamos tratando de evitar que eso suceda”, dijo el padre de la Iglesia Saint Peters de Manhattan, Fabian Arias.

El religioso, que ya tiene otros cinco jóvenes adoptados para regularizar su situación migratoria, dijo que tiene más casos de familias recién llegadas en su parroquia, incluida otra familia con dos niños cuya madre tiene un grillete en el tobillo. “Son casos muy tristes y estamos haciendo todo lo posible para evitar que estas familias sean separadas por una deportación”.

Según cifras del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), al menos 3,347 menores que cruzaron la frontera solos entre el 1 de enero y el 30 de junio han llegado a diferentes partes de Nueva York.

Ante esta realidad, la oficina de la Comisionada de Asuntos de Inmigración de NYC, Nisha Agarwal, informó recientemente de la creación de un grupo de trabajo para brindar a esos menores los servicios necesarios mientras permanezcan en la ciudad.

“Tomé la decisión porque hay mucha pobreza e inseguridad en mi país. Estaba pasando mucho trabajo”, dijo Ana Rosa, quien tiene otros tres hijos de 21, 16 y 9 años que se quedaron en Honduras.

Por ahora la madre y su hija Katherine se están quedando en Long Island con familiares y esperan poder regularizar su situación migratoria para poder trabajar, estudiar y llevar una vida digna. Una vida a la que no tenían esperanzas de acceder en su país.

Alrededor de 57,000 niños no acompañados han sido detenidos en la frontera con México desde octubre, y 8,778 continúan bajo custodia de HHS.

  • 14 de junio: Ana Rosa Martínez y su hija Katherine Rodríguez salen de su casa en Choluteca, Honduras, con destino a Nueva York.
  • 16 de junio: Llegan a la frontera entre Honduras y México y tienen que caminar toda una noche para poder cruzar.
  • 20 de junio: Finalmente logran entrar a México. Tienen que atravesar todo el país por tierra para llegar a la frontera.
  • 26 de junio: Cruzan la frontera y entran a Estados Unidos. Funcionarios de Inmigración las registran y las dejan entrar gracias a la presencia de una niña, Katherine, y a las leyes de Inmigración que protegen a los menores centroamericanos.
  • 28 de junio: El “coyote”, al que los familiares de Long Island le pagaron $4,000 por traerlas al país, las deja en Houston, Texas.
  • 1 de julio: Llegan a Nueva York a bordo de un autobus de servicio público.

Te recomendamos